martes, 29 de marzo de 2011

Soplete de cocina.


 De nuevo una tarde tranquila en casa y ¿qué hacer mientras que me relajo tomando un té?, pues enseñaros otro de "mis imprescindibles".
   Como véis es un soplete de cocina, ¿para qué nos puede servir?, pues por ejemplo, para dar el toque final al arroz con leche que hice hace un par de días. También  lo podemos utilizar para fundir y dorar queso, para caramelizar cremas, para gratinar, ..., y para algo que a muchos os puede parecer una tontería, pero que para mí fue un gran descubrimiento.
   Os explico, me gusta la caza y una vez que desplumas los zorzales, tordos, perdices, ..., tienes que quemar las "plumitas" que quedan y ahí está el problema con el que me encontré en una ocasión, que tenía vitrocerámica, gran faena cuando te llevas los pájaros después de un fin de semana en el pueblo sin arreglar. Esa vez lo solucioné con la llama de una vela, pero es muy pesado a la par que poco práctico y desde que tengo el soplete, ese problema ya no existe.
   Hay muchos en el mercado, el mío es de la marca ICC, y me ha salido buenísimo, porque hace ya algunos años que lo tengo y jamás me ha fallado. Se recarga con gas azul y tiene una llama regulable. Os lo recomiendo.

   Bueno, y por ahora, nada más, porque el té ya se terminó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada