lunes, 19 de diciembre de 2011

Kir Royale


Ingredientes:
- 9 cl. de Cava.
- 1 cl. de crema de cassis.
- 1 guinda.
Elaboración:
   En una copa tipo “flauta” ponemos la crema de cassis y a continuación ponemos el cava, como adorno, ponemos una guinda roja en el fondo de la copa.
Sencillo, verdad? Pues es un cóctel de lo más navideño!!!

    Recordáis lo que comentaba del cava la semana pasada?, que era preferible tomarlo con el aperitivo o durante la comida, pero no después de comer, por temas de pesadez de digestión, y en este cóctel tenéis el ejemplo más claro de lo que decía, porque es para antes de comer, en plan aperitivo.
   Por cierto, si en vez de cava ponéis vino blanco seco, en las mismas proporciones, tendréis el cóctel llamado “Kir”, que es el cóctel original. La crema de cassis es un licor de grosellas, por si tenéis dudas, y lo de las cantidades, ya sabéis, 9 de cava por 1 de cassis, y cuanto más frío esté, mejor.

    Lo sé, lo sé, se supone que hoy tocaba la receta de carne, pero he decidido cogerme un maravilloso mes de vacaciones en el blog, la razón es muy sencilla, llega la Navidad y todos, o casi todos, terminaremos saturados de comer y de beber, por lo que no creo que echéis de menos 4 recetillas de nada... Por cierto, para compensar esos excesos... ENSALADA!!! y un consejo, si váis a beber, llenad antes la barriga de comida, que así afecta menos...

    Os queréis creer que aun no sé donde cenaré en Nochebuena?, la Nochevieja está claro, será en casa de mi hermana pequeña, otra cosa es tener claro el menú, vamos a ver lo que pasa, me quedan unos días antes de que llegue el 31, da tiempo a discutir con mi padre, cambiar el menú, ver lo más cómodo, o lo más rápido, o a plantear algo complicado, pero para tenerlo casi listo para poder disfrutar de la gente todo lo que se pueda y pasar el mínimo tiempo en la cocina... Ya veremos...
   
   En fin, que no me enrollo más, nos volveremos a ver el día 22 de Enero, espero que paséis una felicísima Navidad y todas esas cosas típicas que se dicen en estas fechas, cuidado con las uvas, no os vayáis a atragantar y que los Reyes Magos os traigan lo que les habéis pedido... Me da que a mi este año me van a traer carbón...

   Nos vemos en nada... Paciencia con la familia y... Feliz mes a todos!!!

domingo, 11 de diciembre de 2011

Rape a la mostaza.

Ingredientes:
- 8 rodajas de cola de rape.
- 2 tallos de apio.
- 1 zanahoria.
- 1 calabacín.
- 1/2 cebolla.
- 2 cucharadas de mostaza.
- 1/2 vaso de nata.
- 1/2 vaso de vino blanco.
- Aceite.
- Un poco de mantequilla.
- Sal.
- Pimienta.
Elaboración:
   La cebolla y el apio, lo picamos en brounoise, y el calabacín y la zanahoria, en tiras. En una sartén con mantequilla, sofreímos las verduras salpimentadas a fuego lento y tapadas unos 5 minutos.
  Retiramos las verduras de la sartén, echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra, salpimentamos las rodajas de rape y las doramos a fuego fuerte por los dos lados.
   Añadimos la mostaza y el vino a la sartén y cocemos unos 5 minutos, incorporamos las verduras y la nata, lo mezclamos con cuidado y cocemos otros 5 minutos. Y directo al plato.

Notas:
   Lo mejor para sacar las tiras al calabacín y la zanahoria es un pelapatatas, de esa forma tendrán todas el mismo grosor.
   La cantidad de rodajas de rape dependerá de lo grandes que sean, como véis en la foto, el que yo utilicé era pequeño, por lo que debéis calcular vosotros.
   La mostaza que utilizo es la de Dijon Originale, valdrá cualquier marca, por eso ni me molesto en decir la que he utilizado yo, porque es la que tenía en ese momento en casa.

Apuntes:
   Bueno chicos, sigo de "vida contemplativa", pero qué menos que dedicar un ratito a la receta de la semana, no creéis?
  Bueno, os enseño con lo que acompañé este plato...

 
   Pues sí, un cavita, a ver, como la receta llevaba nata, decidí no arriesgar una noche dando vueltas en la cama con la digestión a medio hacer, y decidí beber esto... Tranquilos, el plato no es pesado, pero yo tenía que buscar alguna excusa para tomarme el PARXET, no?
   ¿Qué os puedo contar de este cava?, pues vamos a ver, el color es amarillo, un poco paliducho, aunque en la foto parezca que tiene más color, pero es una lucha la que tengo con las luces de mi cocina... Tenía un toquecín un poco verdoso... Diosssssss, necesito un fotógrafo profesional que me diga cómo hacer las fotos para que las veáis con el color lo más real posible!!!
   Tiene toques a frutos secos, y un poco a bollería, bueno, más que bollería, a levadura, para que nos vamos a engañar... Es bastante fresco y seco, aunque claro, lo de seco es evidente, porque es un brut nature, que a veces tengo cosas de "Perogrullo"... Bueno, no es que sea un cava para tirar cohetes, pero te deja un "buen sabor de boca".

   Por cierto, no olvidéis que el cava es digestivo, pero si se toma comiendo, lo digo por las fechas que se avecinan, en las que todos se empeñan en tomarlo al final, y de los que van cargaditos de azúcar, para terminar de rematar... Como aperitivo es genial, y para comer ya os digo que es de los mejores compañeros, probad, probad, y me contáis... Porqué no terminar la cena brindando con un buen "whiscazo"? Vale, lo sé, es la costumbre, pero también es costumbre para mi pasar la Navidad en mi pueblo, y este año me han cambiado los planes, por lo que queda claro que todo se puede cambiar.

   Lo último que me pasó con un cava fue hace unos tres días... Supermercado, veo la botella que quiero, alargo la mano para cogerla, pero claro, mientras, miraba otra cosa, pago, llego a la cocina que me acoge estos días, meto la botella en el frigo y al día siguiente voy tan feliz a abrirla, cuando antes de llegar al "descorche" veo horrorizada que era un "semi-sec"... Nooooooooooo... Nooooooooooooooooo... Me iba a dar algo, pero bueno, ya tengo la solución, haré un pollo "al cava"!!!

   Y poquita cosa más por hoy, solo recordar que debéis tener en cuenta el tema del tamaño de las rodajas de rape, no quiero culpas después...

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 5 de diciembre de 2011

Arroz salteado con verduras

Ingredientes:
- 150 gr. de arroz.
- 2 zanahorias.
- 75 gr. de champiñones.
- 1/2 cebolla.
- 100 gr. de guisantes.
- 3-4 cucharadas de salsa de soja.
- 1 lata de atún en aceite.
- Sal.
Elaboración:
   Para empezar, ponemos una olla con agua a hervir, cuando hierva, echamos el arroz y lo dejamos hasta que esté en su punto y refrescamos.
   En otra olla cocemos los guisantes y las zanahorias. En una sarten ponemos el aceite de la lata del atún y sofreimos la cebolla en juliana y cuando este pochada, echamos los vegetales cocidos y salteamos, echamos el atun, el arroz y la salsa de soja, salamos con cuidado, salteamos unos 5 minutos, hasta que este caliente y servimos.

Notas:
   Lo de salar con cuidado, es por una sencilla razón, la salsa de soja es salada, y debemos tener ese detalle en cuenta a la hora de echar sal a este plato.
  El tipo de arroz lo dejo a vuestro gusto, puede ser un arroz bomba, un basmati, un jazmín, ..., todos quedan bien, cada uno tiene una cosita, aunque yo lo suelo hacer con el arroz de toda la vida, eso sí, alguna vez me falló la "intendencia" y tuve que tirar de otros...
   Ni que decir tiene que podéis utilizar guisantes de lata, y entonces, el paso de cocerlos desaparece, también lo dejo a vuestra elección.

Apuntes:
   Bueno, con un día de retraso, andaaaa nooooooo... Dentro de plazo aun, que para algo es lunes, porque es lunes, no? Bufff... Esto de estar de vacaciones es lo que tiene, que no se sabe en el día en que se vive!!!

   Una cosita, el arroz no tenía ningún color raro, es que estaba de pruebas con la cámara de fotos y no sé que demonios hice con las que tenían un color normal, seguro que andan por algún rincón del ordenador, no, no de este, si no del PC odioso, porque mi querido Mac no hace esas cosas y no me esconde nada...

   Queréis ver algo?, porque chicos, con tanto lío, hoy, ni vino, ni nada,  demasiado que me siento delante del ordenador para poner la recetilla de la semana, y que conste que lo hago porque estoy esperando una llamada y mientras... Uisss, lo dicho, mirad, estuve dentro del gran árbol!!!



... Mola, verdad?, es que no me pude resistir, lo vi en la tele y dije... "Pilar, tienes que hacer una foto desde dentro", y mira, que la he hecho... A que parece un árbol de Ágata Ruíz de la Prada? Esa es la sensación que me dio al entrar.

   Bueno, no me lio hoy, sigo esperando esa llamada, pero por si... Cierro aquí y me despido por hoy, que seguro que se me ocurre algo para matar el tiempo... Uissss, mi querido Juan Antonio me llama... Tomaaaaaa... Por fin!!! Nooooo... Esa no es la llamada que espero... Bueno, es una de ellas, pero no la que me hace apagar el ordenador... Vale, ya os contaré otro día lo que pasa, hasta entonces...


   Nos vemos el domingo... Feliz semana a todos!!!

domingo, 27 de noviembre de 2011

Profiteroles



Ingredientes:
- 150 gr. de harina.
- 120 gr. de mantequilla.
- 5 huevos.
- 1/4 litro de agua.
- 1 vaina de vainilla.
- 1 cucharada de azúcar vainillado.
- Sal.
Elaboración:
   En una cacerola ponemos el agua, añadimos la mantequilla troceada, un poquito de sal y la vaina de vainilla, y lo dejamos hasta que hierva y en ese momento apartamos del fuego y echamos toda la harina de golpe, mezclandolo muy bien.
   Una vez que esté mezclado, lo ponemos de nuevo al fuego y con una cuchara vamos moviendo hasta que la masa se despegue de las paredes de la cacerola y forme una bola y lo pasaremos a un bol, añadiendo la cucharada de azúcar vainillado, dejandolo templar.
   Una vez que haya perdido temperatura, quitaremos la vaina de vainilla e iremos echando los huevos de uno en uno.
   Pondremos la masa en una manga pastelera con una boquilla lisa e iremos formando bolitas, más o menos del tamaño de una nuez, sobre la placa del horno, a la que previamente le habremos untado mantequilla y espolvoreado harina o, a la que habremos puesto una hoja de papel de horno (yo es lo que hago). Los hornearemos a 180ºC unos 20-25 minutos, hasta que se doren ligeramente y aumenten el volumen. Cuando estén listos, los sacáis del horno y dejáis enfriar por completo antes de rellenarlos.
   Así es como me quedaron... Por cierto, no estaban tan mal puestos cuando los metí en el horno, pero al sacar la bandeja bailaron, porque son muy ligeros!!!



Notas:
   Cómo saber cuando está la masa?, pues a ver, deberá hacer un ruidito parecido a como si se estuviera friendo.
   De nuevo recordar que los huevos que siempre utilizo son los de tamaño M, de esa forma siempre saldrá la receta más o menos igual, porque como sabéis, también influye el tipo de harina, por cierto, la que utilizo para esta receta es la de repostería.
   Cuando vayáis echando los huevos, primero echáis uno, y cuando la masa lo haya admitido, el siguiente, y así hasta que terminéis con todos.
   La forma?, pues esta vez los he hecho "redondos",  pero en otras ocasiones han sido alargados, un par de veces los hice con forma de cisne, lástima no tener fotos de eso, pero la próxima vez que los haga, os lo enseñaré.
   Para rellenar?, de lo que más os guste!!!, trufa, crema pastelera (podréis ver como se hace en la receta de mi Tarta de manzana, nata, ...
    Y por último, si le quitáis el azúcar y la vainilla, podréis utilizarla con rellenos salados, que también quedan geniales, o haciendo profiteroles enanos para echarlos de guarnición en un consomé (y si los hacéis así, y añadís a la masa un poco de queso parmesano rallado, el consomé quedará de vicio!!!)





Apuntes:
   Puede que la foto de presentación de la receta de hoy os parezca un tanto extraña, pero os explico, el día 22 fue el cumple de Caco... Y quien es ese diréis algunos, verdad?, pues quien me dio la idea de hacer el blog, ya le felicité al año pasado con otra receta, la del Brownie, y a pesar de decirle que este año no le felicitaría ( por el Facebook y esos sitios...), no me pude resistir, y el día de su cumple hice estos profiteroles rellenos de trufa para celebrarlo y, ni que decir tiene, que al igual que el brownie, esto tampoco lo ha probado, cuestión de distancias... Pero me los llevé al trabajo para compartirlo con los compis.

   Menos mal que ha nacido la semana que toca postre en el blog, porque si llega a nacer en la primera semana, hubiera tenido que clavar la felicitación de chocolate en un garbanzo!!!

   De nuevo Caco, desde aquí, felicitarte por tu cumple, y de paso, volver a darte las gracias por la idea del blog y por alguna cosilla más, queda pendiente la cena para celebrarlo y Dios, ahora que me acuerdo... No vale el "irlandés"!!!

   Y a vosotros os veo de nuevo en 7 días... Feliz semana a todos!!!

domingo, 20 de noviembre de 2011

Cochinillo al horno

Ingredientes:
- 1 cochinillo de unos 3 kg.
- Manteca de cerdo.
- Orégano.
- 4 ó 5 ajos.
- 1/4 litro de vino blanco.
- Perejil.
- 2 clavos.
- Sal.
- Patatas.
Elaboración:
   En una taza ponemos dos o tres cucharadas de sal y otras dos o tres de orégano.
   En un mortero machacamos los ajos junto con los clavos, y una vez que esté bien machacadito, lo ponemos en otra taza, añadiendo una cucharada de perejil y el vino blanco.
   Las patatas las pelamos y partimos en rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente.
   Y una vez que tenemos todo listo, comenzamos... Con una brocha untamos la bandeja del horno con manteca de cerdo y ponemos las patatas que tenemos cortadas en el fondo.
   Cogeremos las distintas partes del cochinillo y refregamos en ellas la mezcla de orégano y sal por todas partes.
   Después, con los dedos o con una brocha, daremos de manteca al cochinillo por todos lados y pondremos las piezas del cochinillo con la piel hacia abajo, es decir, en contacto con las patatas y añadiremos por encima la mitad de la mezcla de ajo, perejil, vino y clavo.
   Dejaremos reposar todo al menos un par de horas, para que la carne coja sabor, ya sabéis que cuanto más tiempo esté, más sabor cogerá.
   Pasado ese tiempo, encendemos el horno a unos 200º C, cuando alcance la temperatura metemos la bandeja con el cochinillo y lo tendremos 1 hora con las resistencias superiores e inferiores encendidas. Pasada esa hora, damos la vuelta al cochinillo, poniendolo con la piel hacia arriba, regamos con la mitad de la mezcla que nos queda de ajo, perejil, vino y clavo, y lo dejamos otra hora, pero esta vez, la primera media hora solo con la resistencia inferior y la otra media hora, de nuevo con las dos.
   Cuando la piel esté dorada, lo sacamos del horno y servimos con las patatas que han servido de "cama". Para acompañar, una ensalada de lechuga o tomate.

Notas:
   Primera cosita, no pongo la cantidad de patatas, pero deberá ser una cantidad suficiente para que cubra el fondo de la fuente donde horneemos el cochinillo.
   Segunda, yo parto el cochinillo para cocinarlo, pero, si os apetece, lo podéis hacer entero, aunque también depende del tamaño de vuestro horno. Lo hagáis como lo hagáis, quedará muy bueno.
   Por Dios,  no descuidéis el cochinillo la última media hora, porque sería desastroso que después de tanto trabajo se os quemase!!!

Apuntes:
   Antes de nada, os quiero explicar algo importantísimo, os cuento, el cochinillo no debe quedar con ese color paliducho de la foto que he puesto, peeeeroooooo quería comerlo en su punto, con la piel crujiente y dorada, y la única forma de hacerlo era sacando el cochinillo del horno, hacerle la foto y volviendolo a meter en el horno para que se terminase de hacer...
   Y ahora sí, os enseño el vino con el que distruté de ese cochinillo...




   Dudaba entre dos, ambos de la misma bodega, uno el Muga selección especial de 2005 y otro este, pero después de un pequeño empujoncito gracias a un comentario en el Facebook, me terminé decantando por este, y estaba bestial... Tenía un color rubí un poco atejadillo (eso se lo da el tiempo de crianza), con una capa muy buena, bastante limpio y resultó tener un "lagrimeo" precioso en la copa... En nariz encontré toques de café, algo de especias y un poco de cuero... Y en boca?, pues clavo, sí, sí, pero de especias, no de los que se ponen en la pared... 
   Aviso a navegantes, posiblemente el vino tuviera muchos más aromas, pero esos son los que yo encontré, y demasiado, teniendo en cuenta que ese día el olor que mandaba en casa era el del cochinillo haciendose al horno... Estoy salivando tan solo con recordarlo!!! Menos mal que tengo en el congelador un jamoncito y una paletilla aun, que por cierto, me da que algo de eso caerá esta semana, solo tendré que decidir si cuarto delantero o trasero...

   Por cierto, si la receta os parece muy engorrosa, siempre os queda ir a Segovia, a cualquiera de los maravillosos restaurantes que hay especializados en cochinillo y pedirlo allí...

   Y nada más, fin de la receta de hoy, es domingo, llueve en Málaga, hoy me pegué un madrugón de esos que hacen daño al cuerpo y sobre todo al alma y necesito relajarme un ratito, espero que disfrutéis de la receta, y si queréis ponerla en Navidad, aun tenéis tiempo de hacer una prueba, no?

   Nos vemos el domingo que viene... Feliz semana a todos!!!
 

lunes, 14 de noviembre de 2011

Salmón con endivias y naranja


Ingredientes:
- 4 rodajas de salmón.
- 2 naranjas.
- 3 endivias.
- 1 cebolla pequeña.
- 25 gr. de mantequilla.
- 1 cucharada de azúcar.
- 125 ml. de vino blanco.
- Sal.
- Pimienta.
Elaboración:
   Pelamos una de las naranjas, eliminando también la parte blanca interior y la cortamos a daditos. Sacamos tiras de la piel de la otra naranja y exprimimos para sacar su zumo.
   En una sartén ponemos la mantequilla y sofreímos la cebolla picada en brounoise (chiquitina, chiquitina), y cuando esté tierna, añadimos el salmón, salpimentado,  junto con el zumo de naranja que teníamos reservado y cocemos a fuego fuerte unos 5 minutos, dando la vuelta al pescado a mitad de cocción.
   Pasado ese tiempo, lo retiramos y en la sartén ponemos las tiras de naranja y el azúcar y caramelizamos. Cuando esté listo, echamos el vino e incorporamos las endivias cortadas en tiras y los daditos de naranja, cociendolo un poco para que reduzca, volvemos a incorporar el salmón y cocemos dos minutillos, para que el pescado coja temperatura y se impregne de los sabores y... Directo al plato!!!

Notas:
   Ni que decir tiene, que si no os gusta cocinar con mantequilla podéis cambiar por aceite de oliva virgen extra. Yo cocino muy poco con mantequilla, pero a este plato le da un toquecito bastante apetecible, y que conste que también la he hecho con aceite, pero me gusta más de esta forma.
    Las tiras de naranja las podéis hacer cortando la piel y con un cuchillo bien afilado ir cortando muy fino, o hacerlas con un aparatito como este, que es como lo hago yo...

... Es mucho más sencillo, y solo saca las tiras de la parte naranja de la piel, es decir, de la que no amarga, pero vamos, que no es imprescindible, aunque sí muy cómodo para estos menesteres...
   Y ahora a explicar más o menos lo de sacar los gajos de naranja eliminando la parte de la piel, es muy sencillo, cuchillo y tenedor, y se va cortando por el filito, para que lo veáis mejor, os pondré una foto...

    No sé si lo véis bien, pero se trata de ir haciendo eso con todos los gajos de la naranja y después partirlos en cuadraditos, y por supuesto que el zumo que suelte lo aprovecharemos en la receta!!!

Apuntes:
   Y para acompañar este plato?, pues un vino blanco fresquito, el que más os apetezca, o agua, que tampoco está nada mal... Yo lo tomé con una copita de Gran bazán , un Rías Baixas que me gusta bastante, y decidí terminar la botella antes de abrir otra. La última vez que abrí una botella de este vino fue hace poco más de un mes, si no recuerdo mal, ya os lo comenté en la entrada de la merluza a la gallega, por lo que no me voy a repetir, no hay cambios de una botella y otra, o al menos yo no los encuentro, si no sabéis que vino es, os podéis pasar por la receta que os he dicho y la véis, ya os digo que es un vino bastante aceptable...

   Ya sabía yo que con todo el jaleo que tenía ayer no iba a poder poner la receta como casi todos los domingos, menos mal que desde un principio dije que lo haría domingos o lunes, así no falto a mi palabra.

   Y no me quiero despedir hoy sin enseñaros el amanecer del que disfruté esta mañana, aunque sé que algunos de vosotros ya habéis visto la foto, porque la puse esta mañana en el Facebook, no me pude resistir, no eran ni las ocho de la mañana y os aseguro que al bajarme del coche y después de hacer la foto, me quedé tan embobada mirando los cambios de tonalidades que tenían las nubes que casi llego tarde a trabajar!!!

    Sé que el día que me vaya de Málaga echaré esto de menos, pero seguro que donde vaya encontraré cosas que también me hagan desconectar un poco y disfrutar de vistas tan fantásticas como estas y si no, pues nada, vendré de vez en cuando para ver más amaneceres como este....

   Y por hoy nada más, voy a rematar el té que me estoy tomando y a empezar a pensar en la receta del domingo que viene, aunque tiene muchas papeletas una de "hocico redondo" al horno...

   Nos vemos en unos días... Feliz semana a todos!!!

domingo, 6 de noviembre de 2011

Olla de trigo

Ingredientes:
- 200 gr. de trigo.
- 250 gr. de garbanzos.
- 100 gr. de espinazo.
- 250 gr. de carne magra de cerdo.
- 100 gr. de tocino salado.
- 100 gr. de morcilla de arroz.
- 1 rabo de cerdo.
- 1 trozo de hueso de jamón.
- 250 gr. de judías verdes.
- 1 tomate maduro.
- 1 hinojo.
- 2 patatas medianas.
- 6-8 dientes de ajo.
- 1 cucharada de café de pimentón dulde de La Vera.
- Sal.
- Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración:
   La noche anterior ponemos los garbanzos en remojo y cocemos el trigo unos 40 minutos en una olla con agua a fuego medio. Una vez que esté cocido, tapamos la olla y la dejamos en un sitio templado para que engorde el trigo.
   Al día siguiente ponemos en una olla 1 litro y medio de agua y añadimos el hueso de jamón, el espinazo, el rabo, la morcilla, la carne y los garbanzos y cocemos una hora aproximadamente. Escurrimos el trigo y se lo añadimos, junto con el hinojo limpio y las judías verdes troceadas y 15 minutos más tarde, la patatas peladas y troceadas, dejando que cueza otros 15-20 minutos.
   En una sartén haremos un sofrito con el tomate pelado y picado y los ajos muy picaditos, y cuando esté hecho, añadiremos la cucharada de pimentón dulce de La Vera con cuidado de que no se nos queme. Esta mezcla la añadiremos en el momento en el que añadamos las patatas.
    Una vez que lo tengamos hecho, lo apartaremos del fuego y dejaremos deposar unos 15 minutos.

Notas:
   También le podéis añadir oreja a la receta, yo no la utilizo, no me va mucho la textura que tiene, lo dejo a vuestra elección.
   El tema del trigo... Si lo compráis en el mercado, lo normal es que no esté limpio, y deberíais separar la cáscara del grano, ¿cómo hacerlo?, sencillo, ponéis el trigo en un mortero, lo regáis con agua y majáis, lo extendéis encima de un paño y cuando seque estará listo para separar el grano de la cáscara. Si os queréis evitar este paso, podéis comprarlo en tiendas de dietética, suelen tenerlo siempre. 

Apuntes:
   De nuevo me tocó conducir después de comer este riquísimo plato, por lo que no me tomé ningún vinito para acompañar... Lo siento, la seguridad es lo primero, quiero mucho mi vida y también la de los demás...

   Importante, si la receta de hoy no os gusta, por favor, la reclamación, a una mujer que viste de negro que va todos los jueves al Mercado Central de Almería, ella fue quien me la dio. Ya sabéis algunos que viví en esa fantástica provincia dos años de mi vida, yo iba dos veces en semana al mercado, jueves y sábado, y siempre me sorprendía ver el trigo en algunos puestos, más que nada porque en mi tierra no se suele utilizar, y al preguntar al tendero que se podía preparar con eso, la mujer vestida de negro contestó... "Pues una olla de trigo"!!!... Ahhhhhhhhhhhh, miraaaaaa, y eso cómo se hace?, y me lo explicó, bueno, me explicó su forma de hacerla, porque me comentó que había gente que en vez de garbanzos, le ponía judías blancas, y que ponían también morcillas de la zona, pero que a ella, no le iban mucho, por el sabor que tenían y por eso ponía la de arroz....
   Totalmente de acuerdo con ella, las morcillas de esas zonas me saben un poco a polvorones, al menos las que probé, no sé si será porque le ponen anís, porque estoy acostumbrada a las de mi pueblo, o... Que no, que no me van, creo que es lo único que no me gustó de Almería, lo demás, de 10!!!

    Y ahora os tengo que contar lo que pasó el fin de semana pasado, porque como sabéis, estuvo uno de mis sobrinos en casa, me ayudó a hacer pan, y también una pizza, aunque le costó un poco cojer el truquillo al rodillo...
... Madre mía lo que he disfrutado con el enano... Bueno, a lo que iba, que el sábado me encontré con un niño de casi 6 años, y sin saber que ponerle por delante en la mesa, y pensé... Anda, ¿porqué no un poco de olla de trigo?, y triunfé, o eso me hizo creer. Le hice probar el trigo sin nada más. y al preguntarle... Nene, qué te parece?, me dijo... "Tita, por dentro está tierno, y por fuera tiene una textura crujiente que ummmmmmm..."... Me asusté, y muchoooooo!!!, no me esperaba esa respuesta!!! La prueba de que comió la riquísima olla de trigo...

    Ainsss, cómo echo de menos a mis sobris!!!, espero, dentro de muy poco, poder compartir muchos ratitos con ellos, porque aun no sé porqué, pero me da que me adoran, y yo a ellos, y hasta que no sean un poquito más grandes, creo que no se darán cuenta.

   En fin, que no me enrollo más, es domingo y os merecéis un ratito de tranquilidad, solo os digo que... Hagáis la receta y punto!!!

    Feliz semana a todos y no os olvidéis de mi el domingo que viene!!!


    

domingo, 30 de octubre de 2011

Alexander

Ingredientes:
- 1/3 de nata.
- 1/3 de crema de cacao.
- 1/3 de brandy.
- Canela molida.
Elaboración:
    En una coctelera ponemos todos los ingredientes, menos la canela, añadimos unos hielos, tapamos la coctelera y movemos bien, para que todos los ingredientes queden bien mezclados.
   Una vez que lo tenemos bien agitado, ponemos la mezcla en una copa de cóctel y espolvoreamos un poco de canela.

   Es sencillo, verdad? Es una golosina, lo reconoco, aunque también tengo que avisar que es un poco fuertecillo, por el brandy que lleva, pero seguro que habéis probado alguna vez bebidas más fuertes.

   Y no me enrollo mucho más hoy, tengo a mi sobrino en casa y me reclama, dice que deje el ordenador, que quiere jugar un rato conmigo, y claro, ante eso, no me queda nada más que apagar esto y decidir a qué jugamos!!!

   Nos vemos el domingo que viene con una nueva receta, que por cierto, será de cuchareo, entra el frío poco a poco y van apeteciendo platos contundentes, pero para eso habrá que esperar siete días, mientras tanto...

    Feliz semana a todos!!!

domingo, 23 de octubre de 2011

Cookies

Ingredientes:
- 200 gr. de mantequilla en pomada.
- 150 gr. de azúcar blanquilla.
- 200 gr. de azúcar moreno.
- 3 gr. de vainilla líquida.
- 400 gr. de harina.
- 100 gr. de huevos (2 huevos).
- 6 gr. de sal.
- 4 gr. de impulsor.
- 300 gr. de gotas de chocolate.
Elaboración:
     En un bol mezclamos la mantequilla con los dos tipos de azúcar, añadimos la vainilla y los huevos, mezclandolo todo bien, pero sin trabajar mucho la masa.
   Añadimos la harina tamizada con la sal y el impulsor, uniendo todo, y por último, las gotas de chocolate, mezclando para que se repartan por toda la masa. Reposamos unos 15 minutos.
   En la bandeja del horno ponemos una lámina de papel y vamos formando las galletitas, no muy grandes y un poco separadas unas de otras, porque crecen un poco al hornear, y metemos al horno a 180ºC unos 8-10 minutos, dependiendo del tamaño, y del horno (nunca olvidéis ese detalle, que es importante!!!) y  cuando estén doradas, sacamos y dejamos enfriar. Para guardarlas?, en una lata de galletas...

Notas:
   La mantequilla en pomada, para los que no lo sepáis, es la mantequilla a temperatura ambiente, con una textura similar a eso, a una pomada. 
    Otra forma de poner la masa en la bandeja del horno es metiendola en una manga pastelera e ir escudillando (echando, para que todos lo entendáis) puntos de unos 15 gr. más o menos.
    El tema del peso de los huevos creo que ya lo he comentado, yo utilizo los del tamaño "M", y suelen pesar unos 50 gr. cada uno.
   Que no hay vainilla líquida?, pues no os preocupéis, un poco de vainilla en polvo y solucionado el problema.
   Cuando digo impulsor, me refiero a levadura química, estilo Royal, o también podéis poner bicarbonato, lo dejo a vuestra elección, aunque yo le pongo levadura.

Apuntes:
   Ni que decir tiene, que lo mejor para acompañar estas galletas, es un vaso de leche bien fría, sí, sí, sin dudarlo ni un momento, eso es lo que hice casi sin darles tiempo a enfríar, me comí 5 galletas seguidas, creo que me entró un complejo de Coco y lo único que sabia decir era... Galletaaaasssss!!!

   Vuelve el frío, que dicho sea de paso, ya iba apeteciendo, porque este año ha sido criminal con el calor, negativo?, que los gin-tónic van apeteciendo menos, positivo?, que de nuevo apetece tomarse un fantástico whisky, y en eso estoy...


   ... Tarde de domingo, manga larga y una ligera mantita por encima, porque el aire entra fresco por la ventana, y delante, un whisky que es una exquisitez, "The Glenlivet 18 años"... Sí, lo de la foto tiene su explicación, los que me seguís, sabéis que aunque para muchos sea un crimen, con lo que realmente disfruto es con un whisky acompañado de hielos, de ahí que tenga el vaso de la derecha a la espera...
   En el vasito ese que véis a la izquierda es donde he visto el color, ambar, muy parecido al color que tengo en uno de mis anillos... Es muy limpio, y con un brillo alucinante (hablo del whisky), con una textura media. Aromas a caramelo, con un ligerísimo toque a clavo y en boca, pues tiene un final largo y seco...
   ... Y sintiendolo mucho, lo que queda, va de cabeza al vaso con hielo, no os hacéis una idea de lo que cambia el cuento!!! El color ya no importa, porque al ir derritiendo el hielo, va cambiando de color, y lo bueno llega con los retronasales, nada más echarlo en el vaso con esas piedrecitas heladas, miel, un ratito después, nueces y algo de naranja, y ahora, que va quedando poquito hielo, parece que a cada trago, estoy mordiendo una pera de agua... Sublime, perfecto para una tranquila tarde de domingo como la que disfruto en este momento...

   Y no os hago perder más tiempo, que seguro que tenéis cosas que hacer, como por ejemplo, ir planteando el día que haréis la recetilla, que por cierto, se hacen en un momento, por lo que no necesitáis un día sin trabajar, ni una tarde entera... Ahhhh, se me olvidaba, no olvidéis cerrar bien la caja de las galletas!!!

   Hasta dentro de 7 días... Feliz semana a todos!!!

domingo, 16 de octubre de 2011

Hamburguesas de ibérico

Ingredientes:
- 600 gramos de secreto ibérico.
- 2 huevos.
- 2 cucharadas de pan rallado.
- Sal.
- Pimienta.
- Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración:
   En un bol, ponemos la carne de secreto ibérico picada, añadimos los huevos sin batir, y las dos cucharadas de pan rallado, salpimentamos y mezclamos todo muy bien. Lo tapamos y dejamos reposar unos 20 minutos en el frigorífico. 
   Una vez que ha reposado, vamos cogiendo porciones de carne y le vamos dando la forma a las hamburguesas.
   Ponemos la plancha a calentar ( si no tenéis plancha, la sartén ), añadimos un poquito de aceite, y cuando esté bien caliente, echamos las hamburguesas y las hacemos a nuestro gusto.

Notas:
   La carne la podéis picar en casa con un cuchillo bien afilado, con el robot de cocina que tengáis o decir al carnicero que os la pase por la máquina cuando la compréis.
   Una forma sencilla para dar forma a las hamburguesas... Cogéis un molde de tartaletas, le ponéis papel film (de plástico transparente...), y echáis una porción de carne, rellenando el molde, cerráis con el papel y sacáis, así quedarán listas para congelar si hacéis más de la cuenta y las manipularéis lo justito.
   Y por último, cuidadito con el aceite que ponéis para hacerlas, recordad que son hamburguesas de secreto, y soltarán parte de esa grasilla tan rica que tiene el secreto...

Apuntes:
   Pues no, no hay vino recomendado "este viaje", aunque no digo que no le vaya bien, pero como tenía que conducir después de comer, me comí las hamburguesitas con una Coca-Cola fresquita, una de las hamburguesas, sin nada, para saborearla bien, la otra, porque fueron dos, con un poquito de mostaza, y para acompañar, la ensaladita de tomate y lechuga. A vuestra elección dejo el "acompañamiento", pero no os compliquéis mucho, porque solas están deliciosas y como dije antes, lo bueno es que se pueden hacer más de las que vayáis a utilizar y congelarlas para comerlas cuando se os antoje...
 ... Estas son las que yo tengo en el congelador, las saqué un momentín para hacerles la foto y de nuevo al congelador, aunque no creo que tarden en caer...

   Y ahora, para los que no lo sepáis, decir que el secreto, es una pieza que encontramos al separar la paletilla, dentro del tocino del cerdo. Es una carne con grasita infiltrada en la masa muscular, lo que hace que sea muy jugosa. bueno, y sabrosa.
   El motivo por el que el secreto es más caro que otras piezas del cerdo es muy simple, y es que solo se sacan dos de cada animal.
   A la hora de cocinar, además de hacerlo con la receta de hoy, lo podéis hacer a la parrilla, con un poquito de sal irá listo, no le harán falta más "adornos", porque sola está buenísima.

Y nada más por hoy, tan solo desearos una fantástica semana y recordad, nos vemos la semana que viene por aquí, espero que no me falléis...

A disfrutar de la receta!!!

domingo, 9 de octubre de 2011

Merluza "a la (mi) gallega"

Ingredientes:
- 4 rodajas de merluza.
- 4 patatas medianas.
- 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera.
- 3 ajos.
- 1 hoja de laurel.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
- Agua.
- Un chorrito de vinagre.
Elaboración:
   Pelamos y picamos las patatas en rodajas de un centímetro apróximadamente. En una sartén echamos el aceite y lo ponemos al fuego, cuando esté caliente, echamos los ajos pelados y enteros y doramos, apartandolos. Salamos las patatas y las añadimos al aceite, friendolas a fuego lento durante 15-20 minutos más o menos. 
   Cuando estén tiernas, retiramos el aceite (que reservaremos), añadimos la hoja de laurel, una pizquita de pimentón  y el agua, un vaso más o menos, y lo dejamos hervir 5 minutos.
   Ponemos las rodajas de merluza encima de las patatas, dejandolas cocer unos 8-10 minutos, dependiendo del grosor, dandoles la vuelta a mitad de cocción.
  Mientras, en una sartén, echamos el aceite de freír las patatas que teníamos reservado, calentamos y con cuidado de que no se queme, salteamos la cucharada de pimentón dulce de La Vera  y añadimos el chorrito de vinagre, dejando que evapore un poco.
   En un plato, ponemos una "cama" de patatas, la merluza encima y regamos con el aceite de pimentón, y listo para comer.

Notas:
   El secreto de freír unos ajos en el aceite, es para que cuando las patatas se estén friendo, vayan tomando el sabor del ajito.
     Cuidado con las patatas, si las picáis muy finas, se desharán, de ahí que tengan que tener un grosor bueno, y por eso el hacerlas a fuego lento, para que se hagan bien por dentro.
   Lo de la puntita de pimentón al añadir el agua es, porque así, las patatas irán cogiendo sabor.

Apuntes:
   Bueno, bueno, bueno... antes de nada, mis disculpas a todos los gallegos que piensen que esta receta no tiene nada que ver con la receta que aprendieron de sus abuelas, pero es la receta que yo hago, de ahí el "mi" del encabezamiento... Me perdonáis si os pongo esto...?

Pepe Vaamonde Grupo – Monte Pindo 

   Bien, nos vamos entendiendo... Ahora os enseño el vino con el que cené la merluza... A ver, estaba claro, por supuesto que me incliné por el Rias Baixas que tenía en el frigo, sabía lo que tocaba de cena y por eso puse el día de antes el vino a enfriar!!!


   Fantástico, maravilloso, buenísimo!!! Aunque la foto no lo "diga", tenía un color oro, aunque muy clarito, de oro de 24 kilates, para que nos entendamos... Brillante y limpio, vamos, una pasada... Al llevar la copa a la nariz, me encontré  con un vino muy "floral", curioso el toquecín de melón, perfecto el mango que encontré y una sorpresa el hinojo, otras veces que he tomado este vino no lo encontré. Tiene la acidez perfecta (seguro que a papi, por eso, no le gustaría...), con sus toquecillos cítricos, lo que le da mucha frescura, y un final en boca ideal.
   Os lo recomiendo al 100%!!!
   Vengaaaa, que aun no habéis hecho las paces conmigo los gallegos que pensáis que la receta no es así? Jooo, es que es la mía, si todos hiciéramos las cosas del mismo modo, la vida sería muy aburrida, pero como digo, si aun estáis enfadados, os pondré un enlace a otro temita gallego... Suenan genial estos chicos...

 Pepe Vaamonde Grupo – Xota de Vilarón - Xota de Coruña

   Ehhh?, algo en contra?, vamos, no os podéis quejar, que la entrada de hoy, más gallega no puede ser!!!

   Por cierto, no os he dicho que los Reyes Magos, sí, sí, habéis leído bien, pues eso, que los Reyes Magos me han traído un MacBook Pro y estoy encantadísima con él, ahora solo me queda acostumbrarme a mirar la hora en la esquina superior derecha y no en la inferior... Pero porqué nadie me avisó de este gran cambio!!!... Por lo demás, no hay mucha diferencia con respecto a mi querido PC, que se bloqueaba cada dos por tres, que me dejaba tirada a mitad de una entrada del blog o en medio de una interesante conversación en el MSN, o cuando escuchaba música, o cuando... Queridos Reyes Magos... Os quiero!!!

   Y otra semana más que pasa... Increíble, el tiempo vuela, por eso, un pequeño consejillo, disfrutad de la vida al máximo, yo, desde hace tiempo, intento hacerlo...

   Y poco más por hoy,  como siempre digo, nos vemos el domingo que viene sin falta... Anda, que se me olvidaba, el miércoles es mi santo!!! Otra cosa para celebrar...

   Feliz semana a todos!!!

lunes, 3 de octubre de 2011

Huevas aliñadas.

Ingredientes:
- 200 gramos de huevas de merluza.
- 1 tomate.
- 1 pimiento verde.
- 1/2 cebolla.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Vinagre.
- Sal-
Elaboración:
   Cogemos las huevas y las salamos. En un papel film las envolvemos, cerrando bien por los laterales y las ponemos en agua a hervir, dejandolas unos 10-12 minutos.
   Una vez que haya pasado el tiempo, las sacamos del agua y dejamos enfriar, mientras, pelamos el tomate y lo picamos, y también el pimiento y la cebolla, poniendolo en una fuente.
   Una vez frías, sacamos del papel film, y partimos en rodajas, las ponemos en la fuente con las verduras y aliñamos con sal, vinagre y aceite.

Notas:
   Empecemos por las huevas, yo, el plato lo hago con huevas de merluza, pero seguro que con otras, también quedará estupendo.
   Lo del papel film es para que no se deformen mucho, es muy sencillo, las envolvéis y dáis vueltas sobre ellas mismas, como si estuvierais envolviendo un caramelo. Este paso no es imprescindible, pero sí ayuda a que no se rompa la membrana que las recubre, aunque hay un pequeño truquito si no usáis el papel film y es echar un chorrito de vinagre en el agua y ponerlas a cocer partiendo del agua fría.
   Una cosa buena, se pueden congelar una vez cocidas, así solo las tendréis que sacar el día que os apetezca preparar el aliño, aunque con mahonesa están muy buenas también.
   El tomate, os recomiendo que además de pelarlo, le quitéis las semillas, así el aliño quedará menos aguado.

Apuntes:
   De nuevo el vinagre entra en juego en un plato y por eso dejaremos los vinitos para otras recetas a las que les vaya mejor. ¿Qué bebida gana?, sin dudarlo ni un segundo, la cerveza, y más, con el calorcito del que disfrutamos estos días, al menos por Sevilla, que es donde estoy preparando esta entrada, y lo de calorcito es una forma de hablar, porque mirad, ni un vivo se ve por el puente...
   El veranillo de "San Miguel" ha hecho que desee  con ganas que llegue el frío, bueno, tampoco me pondré tremendista, pero sí que ha hecho que me tome esas cervecitas casi heladas con unas ganas locas.
   Este viaje no he conocido ningún sitio nuevo, pero sí que he ido a uno de los sitios más conocidos de Triana, se llama Casa Ruperto, ¿su especialidad?, las codornices, buenísimas, si un día pasáis por Sevilla y os apetece conocerlo está en la calle Santa Cecilia, muy cerquita de la calle San Jacinto, si váis, ya me decís lo que os parece, y para muestra...
   Claro que tienen más cosas para comer, pero yo voy a comer esos ricos pajaritos, ahhh, por cierto, los camareros muy simpáticos, al menos conmigo.

   No os hago perder más tiempo, y no olvidéis nuestra cita del domingo que viene, aunque esta vez ha sido el lunes... Es lo que tiene la familia...

      Feliz semana a todos!!!

domingo, 25 de septiembre de 2011

Flores



Ingredientes:
- 3 huevos.
- 6 cucharadas de agua.
- 6 cucharadas de harina.
- 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
- Miel.
- Aceite de oliva virgen extra para freír.
Elaboración:
   En un bol ponemos los huevos y batimos, añadimos la harina, el agua y el aceite y mezclamos todo muy bien, dejando reposar la mezcla una media hora.
   En una sartén con profundidad, ponemos el aceite a calentar, metiendo el molde dentro, para que vaya cogiendo temperatura. Cuando el aceite esté bien caliente, metemos el molde en la masa hasta sus 2/3 partes, sacamos y lo metemos en el aceite para freír, levantando con cuidado el molde para que se suelte y no se rompa, dejandolo dentro del aceite para que coja temperatura de nuevo. Dejamos la flor para que se dore y le damos la vuelta, dejandola unos segundos por el otro lado, para que se hagan los bordes, la sacamos con una espumadera y la dejamos escurrir boca abajo sobre papeles absorventes. Repetiremos la operación mientras que quede masa...
   En un cazo pondremos la miel a calentar y cuando suba una vez, la apartaremos del fuego, pasando las flores de una en una por ella, cogiendolas por la base y metiendo el borde. Y así de nuevo de una en una, poniendolas en una fuente.

Notas:
   Empecemos con la masa, si al meter el molde en la sartén una vez que tenga la masa pegada se deshace la flor, será que le falta un poco de harina, con lo que tendréis que añadir un poquito más, y si por el contrario se queda pegada al molde, será que le falta un poquito de agua.
   Os dejo unas fotos para que veáis en un simple golpe de vista los pasos para hacer las flores...


   Y los pasos de la miel, que no tiene mucho misterio, pero como tengo las fotos las pongo, jejeje...


   Con la miel hay que tener cuidado, porque si sube más de una vez quedará muy "pegajosa", y cuidadito con quemarse...
   El aceite deberá estar bien caliente, para que la flor se suelte cuanto antes, pero cuidado, al ser tan fina se quema con mucha facilidad. Yo, en mi cocina, que es una vitrocerámica, lo tengo en el número 7, pero depende de la potencia de los fuegos que tengáis en casa.
   Lo mejor para dar la vuelta a las flores y para sacarlas del aceite, es una "araña", bueno, espumadera, para los neófitos (nuevos, jejeje...) en esto de la cocina, pero de alambre, lo que hará que escurran mejor el aceite.
  
Apuntes:
   Muchos son los que me han preguntado como es el molde de las flores, y para que no haya dudas, os pongo la foto, espero que lo aprecieis bien.

    El molde lo podréis encontrar en ferreterías, no en todas, pero sí en algunas, y una vez que terminéis de hacer las flores, lo guardáis recién sacado de la sartén, envuelto en un papel, para que no se oxide.

    Diossss, parece mentira que una receta tan secilla de hacer cueste tanto explicarla, pero claro, es lo que tienen esas recetas que llevas haciendo y viendo hacer toda la vida, que como el Catón, las haces de "carrerilla", en fin, espero que no tengáis muchas dudas, pero como ayuda, en el Facebook pondré el "casi" paso a paso, como ya he hecho con alguna que otra receta, y si aun así seguís teniendo dudas, estaré dispuesta a solucionarlas, o al menos a intentarlo...
   Ese es el papel que siempre tengo en el cajón de la cocina, la receta resumida, bueno, super reducida, pero con eso sobra si un día falla la memoria, es sencillo, no? Por cierto, con esa cantidad salen un par de docenas, es la cantidad justa para disfrutarlas y no cansarse de comerlas.

   No sé la cantidad de flores que habré hecho a lo largo de mi vida, pero han sido muchas... Hace años, era temible cada vez que mi abuela llamaba a casa y decía... "dile a las niñas que bajen, que voy a hacer unos dulces y quiero que me ayuden". Eso significaba estar toda la mañana al lado de la lumbre, porque claro, ella no lo hacia en la cocina, lo hacía en la "cocinilla", en una sartén gigante. Era raro el día que no discutía con ella, porque se empeñaba en hacer dulces para toda la familia, cosa que me cabreaba enormemente, mi frase era siempre la misma... "si los titos quieren dulces, que se los hagan ellos!!!", y ella siempre amenazaba con no volver a hacer ni un dulce más, amenaza que jamás cumplió...
   Con el paso del tiempo lo veo de otra forma, eso me dio la oportunidad de pasar con ella ratos interminables, charlando, disfrutando de ella y de sus historias... Ahora desearía poder hacerlo de nuevo...

   En fin, espero que os guste la recetilla de esta semana, es una de mis favoritas en cuestión de dulces típicos, en mi casa se hacen en cualquier época del año, aunque sé que en otros sitios son un dulce típico de la época de Carnaval, pero es que están tan buenas que no podría comerlas una vez al año...

   Nos vemos sin falta el domingo que viene... Feliz semana a todos!!!

  

lunes, 19 de septiembre de 2011

Perdices en escabeche

Ingredientes:
- 4 perdices.
- 3/4 partes de aceite de oliva virgen extra.
- 1/4 parte de vinagre de vino blanco.
- 1 chorrito de vino blanco.
- 1 cebolla grande.
- 1 cabeza de ajos.
- 2 hojas de laurel.
- Pimienta en grano.
- Sal.
- Pimienta molida.
- Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración:
   Para empezar, bridamos las perdices para que no pierdan la forma durante la cocción y las salpimentamos. En una olla ponemos un chorrito de aceite y sofreímos las perdices, con cuidado de que no se quemen.
   La cebolla la picamos en juliana y la añadimos a la olla, dejándola un ratito para que poche, y añadimos el vino blanco, dejando que evapore y que impregne las perdices y la cebolla.
   Cuando ha reducido un poco, añadimos 3 partes de aceite por 1 de vinagre, la cabeza de ajos partida al medio, unos granos de pimienta y las dos hojas de laurel.
   Cuando empiece a cocer, bajaremos el fuego al mínimo y tapamos la olla, pero no del todo, dejando que cueza entre una hora y media a dos horas.

Notas:
   El tiempo de cocción dependerá de si son perdices de campo o perdices de criadero, estas últimas serán más tiernas y necesitarán menos tiempo de cocción.
   El bridado ( atado del pájaro ), siempre lo empiezo atando las patas entre ellas, y después voy subiendo... Haced pruebas en casa y veréis la que os resulta más cómoda.
   Esta receta también queda muy buena con codornices, hasta con las compradas de granja!!!, es una solución si no tenéis cazadores en casa o amigos a los que engañar para que os regalen las preciadas patirrojas.

Apuntes:
   Por segunda semana consecutiva no voy a hablar del vino para este plato, ¿el motivo?, sencillísimo, bebí agua mientras que comía, la verdad es que no me gusta beber vino con ciertos platos y los escabeches son de esos.
   Un pequeño detalle, que tal vez a muchos os parezca una tontería, pero que es importante, si cocináis un plato de caza matado con plomo, cuidadito a la hora de masticar, no sería la primera vez que se "estropea" una comida por un mordisco mal dado...

   Pues sí, esa soy yo, la de la coleta, y justo el que está delante de mí, mi padre, esa persona que me ha enseñado lo importante que es compartir cada momento con las personas a las que más quieres...
   Entiendo que a muchos de vosotros no os guste la caza, entiendo que no comprendáis el "rollo" de matar a un animalito, pero cuando lo has mamado desde que eras una niña, cuando tus familiares te han enseñado a amar y respetar la caza y el campo, pues lo ves de otra manera... En mi casa, cuando llegaba más tarde de la cuenta, no me castigaban con no salir el sábado siguiente, me castigaban no dejandome ir a la siguiente montería...

   Mi recuerdo desde aquí a los "González", Manolo, Pedro y Mariano ( sé que falta uno, pero no le iba el rollo de la caza... Flores, el que yo digo que era el más normal de los González... ), el primero era mi abuelo y los otros sus hermanos, ellos me han hecho pasar algunos de los momentos más inolvidables de mi infancia y adolescencia... Ainsss, mejor me despido o me pondré tontorrona...

   Feliz semana a todos y hasta el domingo que viene!!!

domingo, 11 de septiembre de 2011

Gambas al ajillo

Ingredientes:
- 100 gr. de gambas peladas.
- 4 ajos.
- 1 guindilla cayena.
- Sal.
- Aceite.
Elaboración:
   En una cazuela de barro ponemos el aceite y los ajos fileteados, lo ponemos al fuego junto con la guindilla, y cuando estén dorados, añadimos las gambas y salamos, moviendo para que se hagan por todos lados por igual, apartamos del fuego después de 4 ó 5 minutos y a comer.

Notas:
   Si no tenéis una cazuela de barro, se puede hacer en una sartén ( os contaré un secreto, yo lo he hecho en una, a ver, tengo vitro y la cazuelita esa de la foto no es para eso, pero pensé que quedaría más vistoso )
   Cuidado con dos cosas, una, que no se quemen los ajos, porque pasan de estar doraros a directamente achicharrados... Y otra, muchísimo cuidado con las guindillas, en los ingredientes puse una, porque no sé lo que picarán las que tenéis en casa, yo le puse 3, pero es que a mi el picante me flipa...

Apuntes:
   Una semana más, una receta menos... Una semana menos, una receta más... Como podréis comprobar, la receta de esta semana no tiene mucha complicación, pero tenía ganas de ponerla.
   Una variante de esta receta son las gambas al pil pil, que además de los ajos y de la guindilla, lleva pimentón ( ni que decir tiene que si es de La Vera, mucho mejor... ), y perejil picado, que se hará igual, pero añadiendo al final una cucharadita de pimentón, y al sacarlo del fuego, el perejil picado. Lo mejor de esta receta es la salsa, eso sí, siempre que haya un buen pan para mojar en ella.
   Y con qué acompaño yo tanto las gambas al ajillo, como las gambas al pil pil? Con una fresquita...

... Era evidente, con una cerveza bien fría, la marca la elegís vosotros, aunque una cosa sí que os digo, que no sea una cerveza con mucho cuerpo, aunque eso, es un gusto personal...

   Y por hoy lo dejo, no sin antes recordar que nos veremos el domingo que viene de nuevo, toca poner algo de carne, y aprovechando que la temporada de caza está muy cerca, prepararé algo para ir dando alguna idea.

   Feliz semana a todos y hasta dentro de siete días!!!

domingo, 4 de septiembre de 2011

Rollitos de California

Ingredientes:
- 200 gr. de arroz para sushi.
- 200 cl. de agua.
- 2 cucharadas de vinagre preparado para sushi.
- 2 láminas de alga nori.
- 1 aguacate partido en tiras.
- 1 pepino pelado y sin semillas en tiras finas.
-  6-8 palitos de cangrejo partidos en dos, o en cuatro.
- Semillas de sésamo.
- Pasta de wasabi.
- Salsa de soja.
- Jengibre encurtido.
Elaboración:
   Para empezar, debéis lavar muy bien el arroz, hasta que el agua salga totalmente clara y lo escurrís. Lo ponéis en un cazo junto con el agua y a fuego fuerte lo lleváis a ebullición, cuando empiece a cocer, bajáis el fuego al mínimo, tapáis y dejáis 20 minutos, retirandolo del fuego (no destapéis el cazo en ese tiempo!!! ).
   Una vez cocido, echáis el arroz en un cuenco y le añadís las dos cucharadas del vinagre para sushi, moviendo con una cuchara para que se mezcle todo muy bien, abanicando mientras para que enfríe cuanto antes. El arroz deberá estar a temperatura ambiente al utilizarlo.
   Bien, teniendo esto preparado, vamos a intententar hacer los rollitos perfectos... Para empezar, explicar como se hacen los que tienen la lámina de alga por fuera... Ponemos una lámina de alga, con la parte brillante hacia abajo en la esterilla para hacer sushi, y con las manos humedecidas en agua, ya que el arroz es muy "pegajoso", extenderemos la mitad del arroz, dejando un poco sin cubrir, con 2 cm. bastará, por la parte más alejada a nosotros. Y en sentido horizontal, ponéis una o dos tiras de aguacate, una o dos de palitos de cangrejo y una de pepino, que vayan de extremo a extremo. Con ayuda de la esterilla, empezaremos a enrollar, levantando la esterilla según vamos avanzando y presionando mientras. Debéis humedecer con un poco de agua el extremo del alga, para que selle bien. Y hecho todo esto, lo cortaremos con un cuchillo humedecido en agua ( no diré que tiene que estar muy bien afilado...).
  
Y ahora, toca hacer esos rollitos, pero "invertidos"... Misma operación, lámina de alga sobre la esterilla, con el lado brillante hacia abajo, y encima, de nuevo con las manos humedecidas, ponemos la otra mitad el arroz, sin dejar huecos. Encima, pondremos una capa de papel film transparente ( para evitar que se pegue ) y le damos la vuelta, de manera que quede el arroz del lado de la esterilla, y hacemos la misma operación, ponemos las tiras de aguacate, de palitos de cangrejo y de pepino, empezando a enrollar por el lado de los ingredientes, retirando con cuidado el papel film mientras que vamos enrollando. En un plato, ponéis las semillas de sésamo tostado y pasáis por ellas el rollito y con el mismo cuchillo afilado de antes, y nuevamente humedecido, lo cortáis en porciones.
   Para acompañar, ponéis en un bol, salsa de soja, en otro, pasta de wasabi y lo acompañáis de jengibre encurtido.

Notas:
   Si no encontráis el vinagre preparado para sushi, podéis utilizar dos cucharadas de vinagre de arroz, mezclado con una  cucharada de  azúcar y media de sal.
   La esterilla tampoco es que sea necesaria, lo único que hace es facilitar la "creación" del rollito, pero si no tenéis, con papel film se puede solucionar, aunque deberéis tener más cuidado.
   Otra cosita, la pasta de wasabi, la podéis poner en el interior, junto con los otros ingredientes, con moderación, porque pica bastante, aunque es un picor que desaparece rápido. Yo no lo hice, porque a mí, me gusta mezclarla con la salsa de soja, así queda buenísima...

Apuntes:
   Una cosa tengo clara, casi nunca suelo hacer caso a las recomendaciones de los vinos, que si uno blanco para el pescado, que si uno tinto para la carne, que si el comodín del rosado, ... Pero esta vez lo he hecho...

... En mi última visita a la tienda de licores donde suelo comprar mi querido Lagavulin 16, mi amada Hendrick's y alguna otra cosita más, encontré este vino de tierras malagueñas, un botani 2010, elaborado con uva moscatel, de la zona de la Axarquía malagueña.
   Es, para empezar, un vino muy brillante y limpio, glicérico, es decir, que al mover la copa crea un fantástico lagrimeo cuando vuelve a su ser...
   Tiene  un color amarillo pajizo fantástico, con un toque verdoso, los aromas, bufff, a ver, me recuerda un poco a los lichis, no sé si alguna vez los habréis probado, son una fruta "diferente", con un toque dulzón muy característico, por supuesto que canta que está elaborado con uva Moscatel, me he comido muchas y ese "sabor" lo tengo en la memoria olfativa ( un día os explicaré el tema del retronasal... A los que no sepáis lo que es, claro )
   En boca es un poco dulzón, tal vez algo licoroso, pero fantástico... Sabéis, es cierto que al plato que he preparado hoy le va fenomenal, son sabores que casan muy bien, en definitiva, me encanta que en la propia botella lo recomienden para acompañar al sushi, un acierto de pleno.

   Pues si, chicos, ese vino es el que me ha animado a preparar esta comida, ahhh, una cosita, cuidadín con el wasabi, no es que pique mucho, nada comparable con un pimiento de Padrón asesino ( aun se me caen las lágrimas al recordar uno que estuvo a punto de terminar conmigo...), pero tiene un picor de esos que se meten en el fondo de la nariz..., aunque tomado en su justa medida es muy agradable.

   Una cosita, seguro que habéis observado que en el plato hay más cosas, claro, es que la foto quedaba un poco tristona solo con los dos rollitos, además, era mi comida, por lo que tenía que hacer algo más si no quería morir de hambre..., por eso hice tres barritas de arroz, una con atún, otra con salmón y otra con un langostino, buenísimos también...

   Y estamos ya en septiembre, el verano toca a su fin, y os diré algo que seguro que muchos sabéis ya, y es que no he conseguido pasar de un ligero tono de leche de soja en mi piel... Es lo malo de vivir en la playa, que como está ahí, pues lo vas dejando para otro día, y así pasan las semanas y llega septiembre y te das cuenta que llevas más de un mes sin pisar la playa... Seguro que el día que viva alejada de ella, estaré deseando ir... En fin, esto de la playa es para muchos como el gimnasio para otros, que te haces el propósito de ir "después de..." y al final, nada de nada.

   Y nada más por hoy, como siempre, espero que os guste la recetilla y ya sabéis, si hay cualquier duda, preguntad, que gustosa os intentaré ayudar...

   Feliz semana a todos y hasta el domingo que viene a más tardar!!!
  

jueves, 1 de septiembre de 2011

Bacardi cóctel.

Ingredientes:
- 4.5 cl. de ron Bacardi.
- 2 cl. de zumo de limón.
- 0.5 cl de granadina.
Elaboración:
   En una coctelera ponemos los tres ingredientes, añadimos unos cubitos de hielo, tapamos la coctelera y agitamos muy bien, para que los 3 ingredientes se unan.
   Servimos en una copa de cóctel.

   Buenísimo y refrescante cóctel, que aun apetece en estas fechas, la granadina le da un toque característico, pero si no tenéis en casa, podéis utilizar como sustituto una cucharada de azúcar, aunque ni el sabor, ni el color, y por supuesto el colorido serán el mismo.´

   Y nada más por hoy, nos vemos para no perder la costumbre el domingo, o como muy tarde el lunes... Tranquilos, que ya está el finde en puertas!!! Anda, qué mejor momento para disfrutar de este cóctel...?

domingo, 28 de agosto de 2011

Tiramisú

Ingredientes:
- 3 yemas.
- 75 gr. de azúcar.
- 75 ml. de vino Marsala.
- 100 ml. de vino Marsala para remojar los bizcochos.
- 75 ml. de café.
- 250 gr. de queso mascarpone.
- 125 ml. de nata.
- 1 clara.
- 150 gr. de bizcochos.
- Cacao para adornar.
Elaboración:
   En un bol al baño María, ponéis las yemas de huevo y el azúcar, batiendolo con unas barillas hasta que la crema quede de un tono más o menos marfil. Echáis el vino Marsala y a mezclar con suavidad hasta que la mezcla espese, y se deja enfriar.
   El mascarpone lo mezcláis con el café.
   Batís la nata hasta que esté bien montada.
   Batís la clara hasta que esté a punto de nieve, y la mezcláis con mucho cuidado con la mezcla de las yemas y azúcar.
   En un plato hondo, ponéis el resto del vino Marsala, y váis empapando los bizcochos, colocandolos en un molde. Ponéis encima la mezcla de mascarpone, después, la crema de yemas y azúcar y para terminar, la nata montada.
   Y directo al frigorífico, para que coja cuerpo durante unas horas. A la hora de servirlo, espolvoreáis el cacao en polvo y ya tenéis un riquísimo tiramisú.

Notas:
   Recomiendo que el queso esté a temperatura ambiente, el motivo?, muy simple, será mucho más fácil mezclarlo con el café, y quedará más cremoso.
   Otro punto, el vino Marsala que se utiliza para la mezcla con las yemas y el azúcar se puede cambiar por brandy, y le dará un toque diferente.
   Más cositas... sí, el bizcocho tenéis dos opciones, o hacerlo en casa, o comprarlo, eso depende de las ganas o el tiempo que tengáis para estar en la cocina, yo, en este caso los he comprado, tenía tiempo, vale, pero no había ganas, básicamente porque me apetecía dedicar ese tiempo a otras cosas...
   Y si por cualquier cosa, no encontráis el vino Marsala, podéis cambiar todo por brandy, eso si, a la hora de remojar los bizcochos, no olvidéis mezclarlo con café, y por supuesto que esté frio, porque si no, los bizcochos se quedarán demasido blandos y será muy complicado manejarlos.

Apuntes:
   Esta vez no comentaré ninguna bebida con la que acompañar este riquísimo tiramisú, por un par de razones, una, que hasta que no remate las dos ginebras ( es lo que apetece después de comer demasiado tiramisú ) que tengo en casa, no pienso comprar ninguna nueva, aunque sí os puedo recordar que la que nunca falta en mi armario de las bebidas es la riquísima Hendrick's, lo recuerdo porque en poco más de un mes es mi santo, sí, el día del Pilar, y si no sabéis que regalarme, os aseguro que con eso no váis a fallar..., la otra?, pues no me regañéis, pero es que la lasaña que voy a cenar hoy está casi en su punto, y aun tengo que poner la mesa...

   Nos vemos el domingo que viene, o como ya sabéis, y si hay un ratito o algo que contar, tal vez entre semana, mientras tanto, os deseo una feliz semana a todos, algunos sé que tal vez llena de nervios, porque se casan en 6 días...
   A Nagore y Curro les dedico este postre y aunque aun no dieron el "sí quiero", desearles toda la felicidad del mundo y decirles que el sábado me acordaré mucho de ellos... Os deseo lo mejor!!!

   Feliz semana a todos!!!

martes, 23 de agosto de 2011

Caipirinha

Ingredientes:
- 1 lima.
- 2 cucharadas de azúcar moreno.
- Hielo.
- Cachaça.
Elaboración:
   En un vaso "on de rock", ponemos la lima cortada en pedacitos, el azúcar moreno, y con un mazo, lo machacamos... ( yo sigo machacando con mis claves...), sacando el jugo de las limas.
   Llenamos el vaso de hielo... Podéis poner hielo pilé o hielos de toda la vida, os recomiendo esos... Y llenamos el vaso con cachaça, no olvidéis mover el cóctel de abajo a arriba... Cuestión de mezclar aromas y sabores...  una cuchara mezcladora y a mezclar todo, sin prisas...
   Una pajita, cañita o sorbete, como queráis llamarlo y a disfrutar!!!

   Espero que os guste, la receta es para uno... Ahhhhhh, no olvidéis quitar la parte blanca a la lima, porque amarga como los mil demonios... 
   Jamás escuché tantas versiones de la "chica de Ipanema" como hoy... Cuestión de ambientación....
   Nos vemos el domingo, con una receta nueva, esta vez de postre, lo sé, el domingo no publiqué ninguna, pero sé que me váis a comprender, después de casi un año poniendo mis recetillas, necesitaba unas pequeñas vacaciones...
  
   Espero que disfrutéis de estos días, yo, os aseguro que lo haré...

   Feliz semana a todos, nos vemos en nada...

domingo, 14 de agosto de 2011

Carrillada de ibérico a la vainilla.

Ingredientes:
- 4 carrilladas de cerdo ibérico.
- 1 cebolla grande.
- 1 zanahoria grande.
- 1 hoja de laurel.
- 1/4 litro de vino tinto.
- 1/4 litro de caldo de carne.
- 1 vaina de vainilla.
- Sal.
- Pimienta.
- Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración:
   Salpimentamos y enharinamos las carrilladas, sofriendolas en una olla a la que habremos puesto un chorrito de aceite de oliva y lo apartamos.
   Picamos las verduras en brunoisse y las salteamos en la misma olla ( si hace falta, añadís un poco más de aceite ). Cuando estén un poco pochadas, ponéis de nuevo las carrilladas y añadís el vino tinto, y dejáis que reduzca.
   Añadimos el caldo de carne, que habremos calentado antes, la hoja de laurel y las semillas que están en el interior de la vaina de vainilla, y salpimentamos.
   Habrá que dejarlo cocer unas dos horas, y antes de servir, os sugiero que paséis la salsa por un chino, así quedará mas suave.

Notas:
   La única nota es que no hagáis lo que hice yo, no sé las veces que habré hecho esta receta, pero siempre hay una primera vez para meter la pata en algo. Si observáis, la salsa parece que se puede cortar con cuchillo, y tiene una explicación, después de casi rematar la receta, saqué mi chino del mueble y antes de pasar la salsa, fui a cambiar la música que tenía puesta y al volver a la cocina qué hice?, pues volver a abrir el mueble, sacar la batidora y pasar por ella la salsa!!!... Mi cara tuvo que ser digna de una foto al mirar al lado y ver el chino, y por supuesto lo que grité fue digno de ponerle 2 rombos...
   En fin, un desastre tras otro, porque no contenta con eso, puse la salsa en la olla y qué hice?, pues echar las carrilladas dentro, con lo que terminaron embadurnaditas de esa espesa salsa!!! En ese momento dije, se acabó, hago una foto para que se vea el gambazo del siglo y me pongo a comer!!!
   La foto no hace justicia al sabor, os lo aseguro, el día que la hagáis no olvidéis que la salsa va pasada por un chino, no por una batidora...

Apuntes:
   Menos mal que el vino me hizo olvidar el gran desastre mundial ( por el aspecto digo, porque el sabor era insuperable.. )
   Lo primero que me gustó de este vino fue el color "picota" que presentaba ( la picota, por si alguien no lo sabe, es una cereza, y que no se enfade nadie si digo que las mejores están en Extremadura... ), y al volcar la copa se aprecia un color granate precioso.
   En nariz, lo que más resalta es su toque de ciruelas en compota y un toquecito de café, los demás aromas los dejaremos para otra vez que lo beba, apuntados los tengo en mi libreta, para ver si se repiten en la próxima botella...
   Y en boca, es un vino muy suave, con unos taninos que no "raspan", seguro que os gusta, incluso si no sois muy amantes del vino, tal vez para mí pecó de dulzón, pero el conjunto muy bueno. Ahhh, esta vez, la vainilla estaba en el plato, por lo que ni me preocupé de ella en la copa...

   Y ha pasado una semana más, y con ella estamos ya a mediados de Agosto, el verano pasa volando, tal vez demasiado deprisa para mi gusto, básicamente porque sigo teniendo un color de mes de Marzo, pero bueno, mi piel lo agradecerá... Y eso que empecé con muy buenos propósitos, pero entre los días de trabajo, que son 5 a la semana, que llegas a casa y lo que apetece es relajarse, mis días de descanso, que si  he ido a un sitio, he ido a otro y tal, blanquita estoy...
   Y este nuevo descanso tampoco creo que vaya a la playa, voy otra vez a Matalascañas, tenemos "quedada de hermanas", y la verdad, a no ser que mis sobrinillos me lleven arrastrando a la playa o a la piscina, no creo que me de mucho el sol... Me podréis encontrar, o en La Bodeguita, o en la terraza de mi casa... Por cierto, desde aquí pido perdón a mis vecinos, porque me da que hasta que nosotras no nos vayamos a dormir, ellos tampoco dormirán...

   Un saludo enorme a todos y nos vemos la semana que viene, que toca de nuevo receta, por cierto, aun no sé la receta que pondré, todo depende de lo que me apetezca comer durante la semana... Ahhh, cuando vuelva a hacer esta receta, prometo poner un "anexo" con la foto de como debe quedar ...

   Hasta pronto!!!

lunes, 8 de agosto de 2011

Salmonetes con piñones


Ingredientes:
- 4 salmonetes de ración.
- 2 cebolletas.
- 1/2 vaso de vino blanco.
- Piñones.
- Perejil fresco.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
- Agua.
Elaboración:
   Limpiamos bien los salmonetes, sacamos los filetes y los salamos. Pondremos una olla al fuego y haremos un caldo con las cabezas, espinas, unas ramitas de perejil, sal y agua.
   Las cebolletas las cortalemos en juliana y la pocharemos a fuego suave, y cuando esté transparente, añadimos el vino blanco y reducimos.
   Untaremos una placa con un chorrito de aceite, pondremos la cebolleta pochada por encima y le añadiremos los piñones. Lo regamos con un chorrito de caldo de pescado y lo meteremos en el horno, a 200º unos 8 minutos más o menos y directos al plato.

Notas:
   Los salmonetes os los pueden arreglar en la pescadería, eso sí, no olvidéis decir que os den también las cabezas y las espinas, porque serán necesarios para hacer el caldo, aunque si no os queréis complicar, siempre os queda comprar uno de esos brick con un contenido de color raro, al que llaman "caldo de pescado".
   Algo raro?, pues claro, si se reduce algo la salsita queda mucho mejor, pero si observáis la foto, yo no lo hice, por un sencillo motivo, era muy tarde y como iba un poco acelerada, se me pasó, ya he dicho en alguna ocasión que las prisas no son buenas consejeras en la cocina.

Apuntes:
   Y para este plato, un rico vino blanquito de Somontano, con una de mis uvas preferidas, la Chardonnay...
 
   Aunque en la foto no se aprecie, tenía al observarlo un color amarillo pajizo, con un ligero toque verdoso al "volcar" un poco la copa.
   Un vino sin aromas complejos, de esos que no llegas a encontrar, por mucho que te insistan, un poco floral y un toque de fruta, manzana, para ser más exacta, con un toque algo "meloso", aunque tengo que decir algo, os queréis creer que, una de las veces que me llevé la copa a la nariz, me trasladó al patio de mi casa cuando mi padre corta el cesped? Vale, permito que penséis que soy rara, pero es cierto...
   En boca, pues un vino muy agradable a la hora de beber, con una acidez que no molesta en ningún momento y equilibrado. Es otro de los vinos que recomiendo a todos ( eso sí, si esto lo estáis leyendo en el año 2018, no os olvidéis de algo importante, el beber una añada más actual... ).

   Bueno, es tardísimo, estamos a caballo entre el domingo y el lunes y mañana me toca madrugar, por eso creo que es hora de dar al "publicar entrada" y retirarme a mis aposentos. Como siempre, no olvidéis que el domingo que viene nos vemos de nuevo por esos lares... Mi gin-tonic ha tocado a su fin, ya no hay excusas, voy a descansar unas horitas.

   Feliz semana a todos y... Hasta el domingo que viene!!!

P.D.- Hasta el domingo si no me da por poner algo antes, claro, que nunca se sabe...

jueves, 4 de agosto de 2011

Margarita

Ingredientes:
- 3 partes y media de tequila.
- 2 partes de Cointreau.
- 1 parte y media de zumo de limón.
Elaboración:
  Ponemos en un plato zumo de limón exprimido, y mojamos la copa, en otro, ponemos sal y pasamos el borde de la copa. En una coctelera ponemos todos los ingredientes ponemos unos cubitos de hielo y la agitamos muy bien. Servimos y a disfrutar!!!

   Ayer disfruté de unos Margaritas en Matalascañas, acompañada con la mejor compañía que se puede tener... Los papis... Me lo pasé "bomba" con ellos, mi padre, al principio, dijo que no le gustaba, pero según bebía, más le iba gustando, eso sí, dijo que le quitaría la sal del borde de la copa, mi madre, no puso pegas, es de las mías, no le hace ascos a casi nada, a eso hemos salido a mi abuela, materna claro, que siempre está dispuesta a probar cosas nuevas... Un beso desde aquí lala, aunque seguro que esto no lo verás...
  
   Un fantástico cóctel, ideal para antes de comer, eso sí, cuidadín, porque como os coléis, no llegaréis a comer, a mí me costó trabajo, y la siesta que me pegué fue de órdago!!!

   A disfrutar del verano, ya estéis cerca de la playa como yo, o no.

   Mil saludos desde Málaga, aunque todo sea dicho, no me importaría lo más mínimo estar aun en Matalascañas con mis padres... Nos vemos el domingo con la nueva receta?
   Un saludo a todos!!!