viernes, 17 de julio de 2015

Yemas de huevo curadas


Ingredientes:
- Yemas de huevo.
- Sal.
- Azúcar.
Elaboración:
   El primer paso es mezclar la sal con el azúcar. En este caso la proporción que he seguido es de un 60 % de sal y un 40 % de azúcar. No pongo cantidad en gramos, puesto que depende de la cantidad de yemas que quieras utilizar. Lo mejor es que antes de nada elijas el recipiente en el que se curarán y dentro de él hagas las mediciones, de esa forma no te vas a quedar ni corto ni largo en las cantidades.
   Separa las yemas de las claras (estas las puedes usar en algún bizcocho, tortilla, merengue o lo que más te apetezca, que no están las cosas para tirar).
   Empiezo con las explicaciones de como preparar unas yemas de forma diferente:


   En el recipiente que hayas elegido pon más o menos la mitad de la mezcla de sal y azúcar y con ayuda de una cuchara haz unos huecos, que será donde vayan las yemas. Colócalas en esos huecos.


   No lo pongo en los ingredientes de la receta, pero si apetece puedes aromatizar la mezcla con alguna especia o hierba. En este caso yo le he puesto un poco de pimienta de Sichuan.


   Una vez colocadas las yemas, cubre con la otra mitad de la mezcla, con mucho cuidado de no romper las yemas!!! Cierra el recipiente con su tapa y mete en el frigorífico 10 días. Importante ponerse una alarma o apuntarlo en la puerta para que no se nos olvide que tenemos allí las yemas curando.


   A la derecha están recién sacadas de la sal. Ahora viene un paso delicado. Con mucho cuidado y con ayuda de una brocha o paño se debe quitar el exceso de sal que tienen. A la izquierda puedes ver una yema que pasé por debajo del grifo de forma rápida (lo sé, después de 10 días esperando ya podía demostrar algo de paciencia, pero durante un momento me invadió el "gonzalismo" que llevo dentro...). Si ves que no sale bien, puedes humedecer un poco el paño, pero siempre con mesura. Aunque tranquilidad, que tampoco pasa nada si queda un poco pegado.


      Llega el momento de envolver las yemas en una gasa. Sí, lo sé, hay gasas más grandes, pero no las encontré!! Por eso las pongo de esa forma.


   Una a una se van envolviendo y atando con un hilo o lo que más te apetezca. No olvides hacer un nudo y dejar hilo suficiente en forma de lazada o lo que resulte más cómodo, ya que deben colgarse en el frigorífico durante otros 10-12 días para que sequen bien.


   Para colgar las yemas lo mejor es poner unos ganchos, pero si no tienes, siempre puedes atarlo a las barras de la rejilla, o buscarte algún truquillo casero, que los hay muy buenos por ahí.
   Pasados los días de secado en el frigorífico, descuelga los paquetitos, abre y saca las yemas, que estarán secas. Guarda en un tupper y de nuevo al frigorífico hasta que las vayas a usar.

   Para utilizarlas lo mejor es usar un rallador. Las puedes usar para subir la potencia de pastas, por ejemplo una carbonara, para dar un toque a una simple ensalada, para potenciar el sabor de unos huevos fritos con bacón... Eso ya al gusto de cada uno!!!

Apuntes:
   Hoy me salto el apartado de "notas", ya que lo he explicado todo en la elaboración de la receta. Me parecía mucho más sencillo hacerlo así, a la par de más rápido.

   Y seguro que alguno se pregunta de dónde sale la idea de curar yemas, no?? Pues simple, hace como un par de meses vi en Intagram a un tipo al que sigo poner una foto de yemas justo antes de curarlas y me llamó mucho la atención. Este chico nombraba a otro del que había cogido la foto y la idea y allá que me fui a verlo. Entre los comentarios y preguntas de la gente explicaba la forma de hacerlo. Él usaba la sal y el azúcar al 50 %, pero decía que quedaban demasiado dulces, por ese motivo cambié yo las proporciones y las puse al 60-40, acierto bastante grande, por cierto.
   También las tenía unos tres días menos tanto en sal como secando, pero yo probé a sacar una y me parecía que estaba demasiado tierna aún, por lo que decidí alargar un poco más el curado.

   Cuando las tuve listas lo primero que hice fue olerlas y la sensación fue tan buena que ese mismo día decidí estrenar el "invento" de este hombre (Lorenzo se llama) en una ensalada... Bestial!!! Tienen un sabor a yema muy potente, a la vez que algo salino. De esto ya ha pasado un mes y como después de usarlas no he tenido ningún efecto raro y sigo viva, pues me he atrevido a compartirlo con todos vosotros. Espero que seáis unos valientes y os animéis a prepararlas, aunque solo sea por probar. Siempre podéis curar una sola yema y en caso de que no os guste, será poca cantidad la desperdiciada.

   En fin, que no os entretengo más. Quizá hasta Septiembre no vuelva a publicar o quizá me dé la vena y publique la semana que viene, depende de las ganas, la verdad, para qué engañarse... Eso sí, prometo que en breve volverán las recetas "normales". Lo dicho, os dejo, que tengo que hacer una mezcla de especias, que no me queda y por fin ayer fui a comprar los ingredientes al barrio de Lavapiés (Madrid). Y ahora que lo pienso, no la tengo en el blog!!! Pues nada, toca hacer fotos para subirla, aunque Ander me mate, me diga en el Facebook un "no me gusta"...

   Y por cierto, Maypi, Dani, Víctor, Sara (que también estás algo zángana, ejem, ejem)... Sigo con el blog!!!  Ahora tengo por lo menos un par de semana de cuartelillo para poner la siguiente sin que os metáis conmigo, no??.

   Nos vemos en unos días... Feliz semana a todos!! O verano!!! No vaya a ser que gane la pereza...

martes, 9 de junio de 2015

Kabsa de pollo


Ingredientes:
- 300 gr. de pollo.
- 60 gr. de cebolla.
- 50 gr. de pimiento verde.
- 100 gr. de tomate fresco.
- 160 gr. de arroz basmati.
- 2 dientes de ajo.
- 3'2 gr. de Baharat. (pinchando aquí tendrás la receta)
- 3'2 gr. de Cúrcuma.
- 1 cucharadita de jengibre fresco.
- 1 loomi.
- Unas hojas de cilantro fresco.
- Unas hojas de perejil fresco.
- 2 vainas de cardamomo.
- 1 clavo de olor.
- 1/2 rama de canela.
- Sal.
- 310 ml. de agua o caldo de pollo.
- Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración:
   Comienza preparando todos los ingredientes. Corta el pollo en trozos no muy pequeños. Pela y pica la cebolla, el tomate y los ajos. Pica el pimiento verde y el jengibre.
   En una olla pon un chorrito de aceite de oliva virgen extra y sofríe los trozos de pollo. Cuando estén dorados, aparta y reserva.
   Mientras que el pollo se dora, enjuaga el arroz con ayuda de un colador y ponlo en un bol cubierto de agua mientras que sigues haciendo el resto de la receta.
   En la misma olla en la que has pasado el pollo, pon la cebolla cortada, añade un poco de sal y deja que pierda el crujiente. Añade el pimiento y haz lo mismo. Saltea un poco el ajo y el jengibre.Añade el tomate en cubos y deja también que se haga un poco. Vuelve a incorporar el pollo que tenías reservado. Pon en la olla todas las especias (clavo, canela, cardamomo, loomi, cúrcuma y baharat), mueve para que se impregne todo de ellas y añade el agua o caldo (dependiendo de lo que pongas, así echas más o menos sal). Tapa la olla y deja cocer unos 15-18 minutos a fuego no muy fuerte.
   Transcurrido ese tiempo, escurre el arroz y añádelo a la cazuela, mezcla todo bien y vuelve a tapar, dejando de nuevo el fuego suave, para que se haga el arroz muy despacio.
   Pasados 15 minutos el arroz debe estar listo, destapa, comprueba y si está en su punto, añade el cilantro y el perejil picado. Mezcla bien todo antes de servir.

Notas:
   IMPORTANTÍSIMO: Las cantidades que pongo en la receta de hoy son para dos personas, no os vayáis a emocionar y hacer esto para más gente, que no quiero tener que pagar después unos postres para todos. Habitualmente no digo nada, ya que siempre doy por hecho que la gente que entra en el blog controla más o menos lo que come la familia y ya hacen la proporción que necesiten, pero por si acaso, hoy digo que son las cantidades que uso para Caco y para mi, como digo, dos.

   Y aclarado el tema cantidades, sigo con la receta. Ya os he hablado muchas veces de lo importante que es hacer una buena "mise en place" para llevar a buen puerto la receta que nos propongamos. Así evitaremos quebraderos de cabeza, olvidos y demás cosas que pueden llegar a hacer de nuestro plato un auténtico fracaso. En este tipo de recetas es muy recomendable y, para el poco trabajo que cuesta...
  

   Recomendación sobre el pollo: preferible que sea del contramuslo o del muslo. Podéis pedir al carnicero que os lo deshuese o hacerlo en casa (es por un tema de comodidad a la hora de comer, pero si preferís que lleve hueso, también quedará genial).
   El pollo se puede hacer de dos formas, como yo explico en la receta o hacer un pequeño cambio. Tenéis la opción de sacarlo de la olla una vez que haya cocido esos 15-18 minutos, ponerlo en una fuente que pueda ir al horno y hacerlo a 180º C mientras que se cuece el arroz. Pasado ese tiempo, se sirve el arroz y se pone encima el pollo. Reconozco que está bueno, más aún si ahumas el pollo con ayuda de un carbón, pero me puede la comodidad habitualmente y casi siempre lo hago todo del tirón.


   En esta foto se puede apreciar que los trozos de las verduras no son tan pequeños como otras veces. Esto hará que el plato tenga un aspecto más rústico. También se puede ver que las verduras no están del todo pochadas, ya que tienen que cocer mucho rato y queremos que se noten y no se deshagan.


   Es importante que una vez que se añada el agua o el caldo, se tape la olla y se baje el fuego (si aumentáis mucho las cantidades esperad a que arranque a hervir antes de taparlo y bajar el fuego).


   Además de la cúrcuma y del Baharat (pinchando aquí llegaréis a la receta), se utiliza clavo de olor (aunque parezca una tontería, especifico que es "de olor", porque no es la primera vez que veo preguntar a alguien si me refiero a la especia o a uno metálico), canela (ojo, respetad la cantidad de canela, es decir, para el doble, una ramita entera y así id subiendo la proporción, cardamomo (si queréis que suelte más aroma podéis pinchar con la punta de un cuchillo), loomi, que es como una especie de lima seca, si la conseguís, pinchadla con una puntilla para que suelte todo su aroma y sabor en el arroz, pero tranquilos, que si no sois capaces de dar con una de ellas, no pasa nada. A veces, cuando no tengo en casa y me apetece hacer "machboos", lo hago sin problema.
   Como siempre, si no encontráis algún ingrediente, recordad que aunque sean parte del plato, siempre se puede probar sin ellos y más adelante, cuando se tengan todos volver a hacerlo y ver las diferencias.
    Y no se os olvide, si no os gusta mucho el cilantro fresco, mejor que no le pongáis, no se vaya a echar a perder el plato ya que lo tenemos listo!!! Del perejil no digo nada, ya que es bastante menos potente.

Apuntes:
    Mira, mira, mira esta con lo que viene ahora esta, ¿kabsa?, y eso ¿¿qué es???. Pues  resumiendo mucho, no deja de ser un arroz muy especiado y con carne, en este caso de pollo, aunque también se puede utilizar cordero, ternera, incluso con pescado se puede hacer, pero no olvidéis que, si se cambia el ingrediente principal, también habrá que modificar tiempos.
   Es un plato muy extendido en toda la zona de Oriente Medio y, dependiendo de la zona en la que se prepara, puede tener diferentes matices e incluso diferentes nombres, como "Majboos" o "Machboos", que es como yo llamo a este plato habitualmente.


   Y seguro que alguno dirá: Pero vamos a ver, tú has ido a ese sitio para probarlo y apernder a hacerlo? La respuesta es NO, no he ido. Lo que me lleva a pensar que igual algún día ve alguien de por allí la receta y se echa las manos a la cabeza, de igual forma que me las llevo yo cuando veo que alguien hace "paellas" con chorizo, por poner el ejemplo más típico, pero es lo que hay...

   Hoy no me voy a extender mucho, pero como casi siempre, antes de despedirme hasta la semana que viene (eso espero, no me gustaría tardar más, puesto que tengo una receta muy rica casi preparada), os recomiendo que os animéis con este arroz. Aunque parezca muy lioso, se hace en un plis-plas. Solo hay que seguir la receta y en serio, hacer una buena "mise en place", o preparación previa antes de comenzar a cocinar. Que se pide el arroz remojado, pues pongo el arroz en agua después de enjuagarlo, no se me vaya a olvidar, que dice que pique las verduras, pues lo pico todo, que tengo que preparar especias, pues las pongo en un platito... Para que os hagáis una idea:


  Veis a lo que me refiero, no?? Que siiiiii, cansinaaaaaaaa!!! Valeeee valeeeeee, después no digáis al destapar la olla eso de: Dios, que no le puse...!!! Ojo, los ingredientes de la foto son de otra receta!!

   Si soy tan cansina es por un motivo muy simple, aún recuerdo unas barras de pan preciosas, de esas por las que sientes orgullo de madre, que se las podía haber comido sin problema un hiperhiperhiperhipertenso, puesto que no llevaban ni gota de sal... Madre del amor hermoso, qué cosa más mala!!!

   Pues nada, ahí os quedáis, que yo voy a ver como van mis garbanzos con chocos en la olla lenta. Aunque quedan un par de horas de cocción por lo menos.

   Nos vemos en unos días... Feliz semana a todos!!!

martes, 26 de mayo de 2015

Baharat


Igredientes:
- 4'5 gr. de pimentón ahumado de La Vera.
- 4'2 gr. de comino.
- 1'8 gr. de cilantro.
- 1'8 gr. de pimienta negra.
- 1'3 gr. de canela.
- 1'4 gr. de nuez moscada.
- 0'7 gr. de clavo.
- 1 gr. de semillas de cardamomo.
Elaboración:
   En un bote mezclamos todos los ingredientes y guardamos bien cerrado siempre que no lo estemos utilizando.

Notas:
   Es importante aclarar unas cosillas antes de hacer este mix de especias:
- Todos los ingredientes de la mezcla son molidos.
- Cuando hablo del cilantro, no me refiero a las hojas verdes que todos conocemos, si no a las semillas.
- Del cardamomo se suelen comprar las vainas, que deberéis abrir y sacar las semillas, que es lo que se utiliza.


   Esta foto es para los que aún no me habéis hecho caso con el tema de comprar una báscula de precisión. En ella podéis ver el volumen aproximado de las diferentes especias que forman este sazonador, pero por favor, compradla!!!

Apuntes:
   Os recomiendo a todos esta mezcla de especias. Creo que cuando la tengáis en casa se convertirá en un imprescindible en muchos platos. Al cordero le va de vicio, también le podéis dar un poco de alegria a una crema o sopa, animar un pescado, o siguiendo la receta del kebab (pinchad aquí para verla) quitar el comino y el cilantro y añadir un poco de Baharat.
   Este mix se utiliza mucho en la zona de Oriente Medio, teniendo algunas variaciones de unos lugares a otros, tanto en cantidad de especias, como en número de ellas. En algunos sitios se le añade pimienta de Jamaica, menta... Como en todo, si os apetece, podéis ajustar cantidades e ingredientes a vuestro gusto.
   Aquí os dejo una receta en la que podéis usar el Baharat:
- Kabsa de pollo (pinchando aquí llegaréis a la receta)

   Hablando de todo un poco, este fin de semana ha tocado "morder chaparros" de nuevo. He disfrutado mucho con la pequeña Carlota. No os hacéis una idea de lo que disfrutó en la viña jugando con la tierra!!


   Siempre he dicho que los niños tienen que ser niños y "emporcarse" (ensuciarse, que dirían algunos) y en este caso, ni os cuento como acabó la torreznilla... Disfrutó como una enana y se ve que ya ha probado la tierruca, puesto que en ningún momento hizo el amago de llevársela a la boca, a Dios gracias!!

   En fin, lo dicho, ya os pondré la receta con el baharat, vais a probar una cosa rica, rica. Llevará pollo y ya no doy más pistas. Mientras que la pongo y no, podéis ir haciendo la mezcla. No digáis después que no encontráis los ingredientes necesarios, que os conozco y alguno es capaz de decirlo!!!

   Nos vemos en unos días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 4 de mayo de 2015

Salsa Ketchup


Ingredientes:
- 800 gr. de tomate triturado.
- 130 gr. de azúcar blanca.
- 120 ml. de vinagre de vino blanco.
- 40 ml. de vinagre de manzana.
- 120 ml. de agua.
- 11'5 gr. de sal.
- 1'8 gr. de ajo en polvo.
- 2 gr. de cebolla en polvo.
- 0'5 gr. de pimienta molida.
- 0'5 gr. de mostaza en polvo.
- 0'2 gr. de clavo molido.
- 5 gr. de apio fresco.
- 1 ajo.
Elaboración:
   Para hacer esta receta tienes dos opciones, hacerla del modo tradicional, es decir, en olla y al fuego, vitro, o similar, o hacerla en una olla de cocción lenta (ármate de paciencia, que vas pa'rato...)
1.- Slow Cooker:
   Pon el tomate en la olla y con la cantidad de agua que doy en los ingredientes, "limpia" las latas y añade también a la olla. Echa el resto de los ingredientes (si no tienes báscula de precisión, en el apartado de "Notas" pongo una foto con las cantidades, aunque la sal no se ve muy bien).  
   Cuando tengas todo dentro, mueve para que se mezclen los ingredientes, pon la olla en "High" y deja que se haga, con la OLLA DESTAPADA, durante 10-12 horas, que es lo que tardará en reducir a la mitad, dependiendo del tipo de tomate triturado que utilices. Es importante que cada hora más o menos vayas moviendo la salsa. 
   Una vez que haya pasado el tiempo, puedes pasar la salsa por una batidora de mano y después por un colador, o directamente por un colador. Deja enfriar por completo antes de rectificar algún ingrediente.
2.- Modo tradicional:
   Es básicamente igual, con la diferencia de que se hará mucho antes. El modo de poner los ingredientes es el mismo, pero en este caso te recomiendo que tengas la olla con una tapadera, pero sin cerrar del todo. No olvides ir moviendo de vez en cuando, para que no se agarre al fondo y el fuego, por supuesto, siempre al mínimo.
   Al igual que si lo haces en la slow cooker, debes pasar la mezcla por un tamiz para que te quede fina. También espera a que enfríe por completo para rectificar alguno de los ingredientes.
   Cuando esté a tu gusto, la guardas en un bote y la conservas en el frigorífico, al igual que harías con un ketchup comercial.

Notas:
   Como podéis ver, esta es una receta para tener paciencia, nada recomendable para "cagaprisas" y similares. Ni que decir tiene, que las cantidades que doy son para la olla pequeña, es decir, la de 1'5 litros de capacidad. Si tenéis una más grande, debéis adaptar todos los ingredientes.
   Primera aclaración, no es imprescindible usar vinagre de manzana o vinagre de vino blanco, se puede usar el total de la cantidad de cualquiera de las dos clases, pero a mi me gusta como queda así, es decir, que podéis poner los 160 gr. de uno de los dos. Eso sí, recordad que el de manzana es más suave, por lo que tal vez al final os apetezca poner un puntito más.


   Por si os quedaban dudas, en la foto de las latas podéis ver el fin que tiene echar el agua en ellas. Es una forma de aprovechar todo el contenido, sin desperdiciar ni una gota de tomate, que para eso lo pagamos.


   A riesgo de parecer pesada, vuelvo a comentar la importancia de tener en nuestra cocina una báscula de precisión, que, como ya he dicho en muchas ocasiones, no es cara y nos puede ayudar a la hora de calcular los ingredientes cuando se trata de pequeñas cantidades. Mientras que vais a comprarla y no, seguiré poniendo fotos para que se vean las cantidades y de esa forma os podréis aproximar bastante.


   En serio, no desesperéis haciendo esta receta, al final os prometo que reduce y ahí tenéis la prueba de ello. No olvidéis que dependiendo del tomate triturado que se use, tardará más o menos, pero vamos, las 10 horas me da que no os las quita nadie (en este caso hablo de la slow cooker)


   El momento batidora os lo podéis ahorrar, de hecho, yo casi nunca lo paso por ella. Va directo a un colador (que por cierto, voy a tener que ir cambiando, ya que va estando algo perjudicado). Os aconsejo que os ayudéis de un cazo, puesto que si el tamizado lo hacéis con una cuchara, os vais a eternizar. Importantísimo rebañar la parte de abajo del colador una vez que esté todo pasado. De nuevo, no queremos desperdiciar ni una gota.


   Y por fin tenemos nuestro ansiado tomate ketchup!!! Como veis, yo hago el paso anterior en un plato, pero después lo paso a un bol para dejar enfriar antes de rectificar, si hiciera falta, la sal, pimienta... Está claro que directamente se puede hacer en el bol, con lo que después nos evitamos fregar el plato. Lo he dicho más arriba, IMPORTANTÍSIMO dejar que enfríe bien antes de rectificar cualquier ingrediente!!!
   Para conservarla lo mejor es tenerla en un bote de cristal o en un viejo bote de salsa que podáis reutilizar.

Apuntes:
   Y ahora viene mi hermana y dice: tía, tanto tiempo para hacer una cosa que vas a la tienda y lo puedes comprar?? Claro, no dice eso de los panes que le hago...

    Pues sigo dando uso a la olla de cocción lenta que me compré (compró y pago padre, la verdad). Os puedo asegurar que para este tipo de recetas va genial. Esta de hoy, reconozco que es un poco "tostón", puesto que debes estar pendiente cuando la haces, pero ayer hice unas judías bien ricas durante ocho horas mientras que dedicábamos el día a zanganear y comer filloas con nata montada y dulce de leche, todo hecho en casa, of course.
   Esta es la olla, es pequeñita, como podéis ver comparando el tamaño del bote de ketchup. La capacidad que tiene es de un litro y medio, por lo que va genial para salsas, chutneis, mermeladas... Si sois muchos en casa se queda corta para cocinar otras cosas, pero para dos es ideal a la hora de preparar ciertos platos, como las judías "simples", que hago solo a base de verduras y que están para rechupetearse los dedos. Si queréis otra receta hecha en ella tan solo tenéis que pinchar aquí para verla. (Es la receta de la semana pasada, la salsa "Coney Island" para perritos calientes).


   Bueno, qué tal vuestro puente de mayo? Nosotros al final decidimos no ir al pueblo, ya que mi hermana hizo un cambio de planes y lo ha retrasado un par de semanas. Creo que hicimos bien, puesto que dicen las malas lenguas que los atascos han sido hermosos. El viernes, que fue día 1, planificamos para estar en casa de tranquis, puesto que es uno de los poquísimos días que cierra todo en la Comunidad de Madrid.
   Por el contrario, el sábado decidimos ir al centro, ya que, aunque en los madriles seguía siendo festivo, las tiendas sí abrían y en el centro había bastante vida... Cuando llegamos no es que hubiera vida, es que creo que estaba allí toda la vida del mundo!! Todo hasta la bandera, pero como somos dos, siempre te puedes hacer un hueco en cualquier sitio. Iba con idea de localizar una tienda de especias que hay por Tribunal, aunque me la encontré cerrada, ya sé exactamente donde está, por lo que a la siguiente iré derechita a ella. Compra en ECI a última hora y a cenar a casa, que ya no podíamos con el cuerpo (a ver, es que vamos andando al centro cuando hace buen tiempo).
   Y el domingo tocó de nuevo estar en casita, de relax. Aunque por la tarde salimos a dar un paseo para deshacer las filloas de las que he hablado más arriba. Descubrí que algunas de las tiendas tienen hojas de plátano, por si las tengo que comprar de urgencia (que no creo). Al final fueron dos horas caminando por las calles del barrio.

    Y tan feliz que me despido hasta la siguiente recetilla, no sin antes volver a enseñaros la foto del bote de ketchup casero. Para mi es "LA RECETA", pero como todo, va en gustos. Una vez que la hagáis la primera vez, ya podréis decidir si la queréis con un toque más de pimienta, o tal vez clavo, aunque puede que alguno quiera echarle incluso un poco de cayena, para darle un toque picante.


   Por cierto, ahora que veo el bote, comentar que sale más cantidad, pero es que ayer ya le dimos un buen tiento, puesto que del anterior no quedaba ni gota y parte del menú de fueron unas patatas fritas, entre otras cosillas...

   Nos vemos en unos días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 27 de abril de 2015

Salsa Coney Island


Ingredientes:
- 600 gr. de carne de ternera picada.
- 250 gr. de ketchup.
- 50 gr. de cebolla.
- 35 gr. de azúcar.
- 40 gr. de mostaza.
- 40 ml. de vinagre de vino blanco.
- 2'6 ml. de salsa Perrin's.
- 12 gr. de apio.
- 5'5 gr. de sal.
- 1 gr. de pimienta molida.
- Aceite de oliva virgen extra.

Para el perrito completo:
- Pan para perrito.
- Salchichas.
- Cebolla picada en cuadrados.
- Queso rallado.
- Mostaza.

Elaboración:
   Pica la cebolla y saltea con un poco de aceite de oliva en una sartén. Cuando esté más o menos dorada, añade la carne de ternera y saltea hasta que pierda el color a crudo. Es aconsejable que vayas moviendo con una cuchara a la vez que separas los trozos, para que quede bien suelta.
   Una vez que esté lista, pasa a un bol y con ayuda de una batidora de mano, pica bien la carne, hasta dejarla como una pasta. Añade el vinagre, ketchup, azúcar, apio y mostaza, mezclando todo bien. Sazona con la salsa Perrin's, la sal y la pimienta y mueve para que se reparta.
Llegado a este punto tienes dos opciones:
1ª.- Modo tradicional:
   Vuelve a poner toda la mezcla en una olla o en la misma sartén en la que salteaste la carne y deja cocer a fuego lento unos 30 minutos. No te olvides de mover de vez en cuando para que no se pegue.
2ª.- Slow Cooker:
   Pon todos los ingredientes en la olla de cocción lenta, tapa y deja en "Low" durante dos horas y media. Pasado ese tiempo destapa, apaga la olla, mueve bien y deja templar media hora dentro de ella.

   Independientemente de como lo hagas, una vez que esté la salsa lista, haz las salchichas al gusto (cocidas o la la plancha), abre el pan para perritos y tuesta un poco si te gusta así. Pon una salchicha, cubre de la salsa "Coney", añade la cebolla, el queso rallado y termina con un poco de mostaza.

Notas:
   Comenzamos con las explicaciones, aunque no creo que hagan falta. La carne, de ternera, sin más historias. Partiendo de esa pequeñísima explicación, absurda por otro lado, puesto que lo pone bien claro en los ingredientes, paso a decir que la cantidad de cebolla viene a ser como un cuarto más o menos de una cebolla de tamaño mediano.


   Ahí la tenéis en crudo en la primera foto y una vez doradita (sin llegar a dorar demasiado, puesto que tiene que seguir haciendose con la carne. Y hablando de la carne, pasemos a ella:


   Por supuesto que podéis hacer la receta sin pasar la carne por la batidora, pero no tendrá esa textura de salsa espesa. Claro que se puede picar con otro tipo de picadora, pero con la batidora de mano queda bien, eso sin contar lo rápido que se friega...


   En esta foto podéis ver la cantidad de sal y pimienta que lleva para esa cantidad de carne. Como siempre digo, con una basculita de precisión (que valen bien baratas, por cierto), podéis hacerlo del tirón. La foto es para que os hagáis más o menos una idea de la cantidad que el pongo, pero como en todo, eso va en gustos.


   Y en esta otra veis la cantidad de vinagre y de apio que lleva. Aviso, la salsa queda el punto "vinagrosilla", pero cuando se une con el resto de ingredientes se equilibra. Si os apetece que quede más suave, podéis cambiar el vinagre de vino blanco por un vinagre de manzana.





   Con estas fotos explico dos cosas, antes de que algún graciosillo diga "que poca salchicha para tanto pan"... Es preferible que la salchicha sea más pequeña, de esa forma, la salsa que se le pone se va "acoplando" por el pan que queda libre y conseguimos que no se nos caiga ni una gota de nada. Os aconsejo que le pongáis cebolla fresca picada y queso rallado (ya está en vosotros el gratinarlo o no, para que el queso funda y por supuesto queda a vuestra elección el queso a utilizar. Esta vez lo he hecho con Enmental, que es el que tenía en casa, pero con Cheddar queda impresionantemente bueno). Para acompañar por encima le va bien un poco de mostaza, aunque Caco suele tomarlo con mostaza y ketchup.

Apuntes:
    Pues ya tenéis una de esas recetas americanas de "hot dog" hasta la bola de cosas, que pueden agobiar al verlas, pero que son una delicia. Por cierto, una cosilla, no vayáis a confundir esta salsa con un chili. Esta salsa es dulzona y no tiene nada que ver.
   Sí, Ander, antes de que lo digas tú, lo digo yo, el pan de perritos lo he comprado. Pero si os animáis, podéis preparar la receta del pan de hamburguesas (pincha aquí para ver la receta), pero dando forma de pan alargado.

   Esta receta siempre la he hecho en plan tradicional, vamos, en sartenes y ollas, pero allá por Navidad en un grupo de Facebook apareció una olla de cocción lenta y me dije que tenía que probar. Es la que popularmente se conoce como "la mini", una ollina de un litro y medio, que para estas cosas va genial. Ni me molesto en poner el enlace de la página en la que la venden, puesto que siempre suele estar agotadísima. A mi me la compró padre en la tienda física que tienen en Sevilla y creo que desde ese momento no han vuelto a llevarlas. Eso sí, una cosa está clara, iré poniendo más recetillas para esta renacuaja, aunque a Víctor se le va a quedar pequeña esta receta, ya que como no conseguía la mini, se ha comprado una "bañera" de ocho litros, en la que posiblemente pueda bañar a su futura hija... Pero Maypi, Amaia y unas cuantas de "frikicocinillas" la tienen y están la mar de contentas, lo siento por Sara y Mollete (Dani), que van a tener que esperar!!!

   Ya os iré contando cosillas de ella. En la próxima entrada os pongo una foto de la olla, para que la veáis, que si la pongo ahora me tengo que andar levantando, hacer la foto, descargarla... Y estoy perrísima!!!

   Y no quiero despedirme sin felicitar a Alonso, que hoy cumple años... Felicidades!!!


   No se lo digáis, pero le acabo de robar su foto de perfil del Facebook... Cómo que quién es Alonso?? Pues el de Talavera!!! Que seas muy feliz, que cumplas muchos más y que yo siga en este mundo para poder seguir felicitandote!! Un abrazo analógico!!

Nos vemos en unos días... Feliz semana a todos!!!


lunes, 23 de marzo de 2015

Alas de pollo especiadas "a la japonesa"


Ingredientes:
- 1200-1500 gr. de alas de pollo.
Para la marinada:
- 1 ajo.
- 4 gr. de jengibre fresco rallado.
- 30 ml. de salsa de soja.
- 15 ml. de aceite de oliva virgen extra.
- 15 ml. de salsa de pescado.
- 2'5 ml. de mirin.
- 3 gr. de sal.
- 1 gr. de pimienta molida.
Para el glaseado:
- 250 ml. de mirin.
- 30 ml. de salsa de soja. 
- 15 ml. de salsa de pescado.
- 1 gr. de pimienta.
- 10 ml. de zumo de limón.
- 1 ajo.
- 8 gotas de tabasco.
- La piel rallada de 1/2 limón.
- Sésamo.
Elaboración:
   Lo primero que debes hacer es preparar la marinada. En un bol pon todos los ingredientes (el ajo lo mejor es que vaya bien machacado) y mueve hasta que veas que se han mezclado bien. Echa en esa marinada las alas de pollo, tapa con un papel film y pon en la nevera al menos ocho horas.
   Precalienta el horno a 180 ºC. Una vez pasadas esas horas macerando, pon las alas en la rejilla del horno y deja a media altura entre 20-30 minutos. Importante poner una bandeja debajo para que recoja los jugos que suelte el pollo y no te ponga la solera del horno muy sucio. Si quieres, puedes dar la vuelta a las alas a mitad de cocción.
   Mientras que se hacen, prepara el glaseado. Para ello, pon en un cazo todos los ingredientes (de nuevo, intenta que el ajo vaya bien machacado), menos el sésamo, que lo reservas para el final y pon en el fuego, primero a fuego fuerte, hasta que empiece a hervir y una vez que hierva, baja la intensidad del fuego para que se vaya caramelizando el líquido. Mueve de vez en cuando. El tiempo que tarda la salsa en estar es más o menos el tiempo que tardan en estar las alas de pollo.
   Una vez finalizado el tiempo, pasa las alas a un bol y echa la salsa por encima, moviendo para que todo se mezcle bien y añade el sésamo, moviendo de nuevo, para que todas las alas tengan algo.
   Sirve rápido, para que no se enfríen.

Notas:
   Aunque parezca a simple vista un plato complicado, no lo es, es más difícil encontrar algunos ingredientes que hacer el plato, que es casi todo mezclar y poco más. Vamos a las fotos con explicación, por si hay dudas.


   En la foto de la izquierda está el jengibre a punto de pasar por el rallador. Con un centímetro más o menos es suficiente. A la derecha arriba está ya rallado, así veis la cantidad total. Y el ajo, lo que hago es pasarlo por un prensa ajos en vez de machacarlo, ya que así queda mucho mejor.


      Ahí tenéis las salsas, para que sepáis las que son. El aceite lo tenéis en casa seguro. La salsa de soja se encuentra fácilmente en todos o casi todos los supermercados (ojo, cuidado con la salsa de soja, que las hay muy dulces y son capaces de estropear cualquier plato) y, tanto el mirin, como la salsa de pescado, los podéis encontrar en tiendas en los que vendan productos japoneses.


   En esta foto podéis ver las alas en la marinada y una vez colocadas en la parrilla. Tenéis dos opciones, una, poner las alas enteras y otra, que es como yo lo hago, partirlas en dos, de esa forma se pueden manejar mejor a la hora de mezclarlas tanto con la marinada con la glasa. También será más cómodo a la hora de comer. Pero podéis hacerlas de las dos formas.


   Esta foto es para que veais la razón de poner una bandeja debajo, ya que como se puede ver, cae el jugo que sueltan y si no lo hacéis así, pondréis el horno "hecho unos zorros"... Como he dicho en la elaboración de la receta, tenéis la opción de dar la vuelta a las alas a mitad de horneado para que se doren por todos lador por igual, aunque no es realmente necesario.


   Ya os he dicho en varias ocasiones que es bueno tener una báscula de precisión y un juego de cucharas y tazas medidoras, puesto que nos facilita mucho la vida a la hora de elaborar algunas recetas. Pero como sé que muchos no me hacéis caso, en la foto podéis ver la cantidad de ralladura y de zumo de limón. Sí, ese hielo es limón. Tengo por costumbre tener siempre ralladura y zumo de limón congelados, así voy más rápida cuando hago ciertas recetas.


   Aquí veis la salsa antes de poner en el fuego (izquierda) y una vez pasados los 20 minutos de tenerla al fuego. Como se puede ver, la salsa espesa y se queda como si fuera una melaza. No se os olvide mover de vez en cuando. La salsa estará cuando al moverla, la espuma que hace se mantenga un tiempo y tarde en bajar, pero cuidado, que si nos pasamos de cocción quedará muy espesa. El truco de la cuchara "velada" es una opción para saber el punto justo.


   Tal vez en esta foto se ve mejor el punto del glaseado. Ya sabéis, primero se añade la salsa y una vez que están bien impregnadas, se echa el sésamo, ya que de esa forma se quedará bien pegado.

Apuntes:
   Llevaba tiempo con ganas de poner esta receta en el blog, mucho tiempo y por fin los he conseguido después del parón que he tenido. Es una de esas recetas que amas o que odias, aunque por el momento aún no he encontrado a nadie que las odie cuando las he preparado.
   La receta me la encontré un día navegando por internet, de pura chiripa y me gustó tanto que la apunté en mi libreta para hacer. Buahhhhh... Cuando la hice la primera vez decidí que se quedaba a vivir conmigo!!!

   Como ya he comentado, las salsas necesarias no son muy difíciles de encontrar. En Sevilla hay un super con productos asiáticos y con seguridad que, tanto el mirin como la salsa de pescado, los podéis encontrar allí. La calle está a espaldas de la plaza del Duque, si no recuerdo mal, se llama calle Aponte, hay un restaurante chino y justo al lado, el super del que hablo. En Madrid debe haber mil sitios en los que comprarlos, por ejemplo en "Tokio-ya", que está en la avenida Presidente Carmona. Creo que también tenían tienda en Barcelona, de todas formas tienen web. Y hablando de web, como la gran mayoría de cosas, también se puede comprar por internet. Mumumio las tiene con seguridad (acabo de verlo en su web). Ya no tenéis excusa a la hora de preparar este plato.
   Para que no haya sorpresas, os comento que es una receta con un toque dulzón, pero no dulce, que aunque parezca lo mismo, no lo es, os lo aseguro.

   Y como casi siempre, retomando de nuevo las buenas costumbres, otro lunes más por el blog, que es el mejor día para publicar, así disponéis de toda la semana para ir buscando los ingredientes y de ese modo, preparar la receta en fin de semana, que es cuando la mayoría de la gente tiene tiempo libre. Habéis hecho algo especial este finde? Yo, esperar... Y con la coña al final no he quedado con Víctor, que venía de Castellón a casa de unos primos a pasar el puente (afortunado él, que lo ha tenido). Pero no hay problema, puesto que entre Maypi y yo estamos intentando convencerle para que desayune con nosotras el día 11 antes del bautizo que tiene. Creo que con paciencia y haciendo un poco de presión, lo conseguiremos, ya os lo contaré!!

   Y poco más por hoy, ahora voy a ver si amaso algo y a probar una receta de kepchup en mi olla enana de cocción lenta, que siempre la hago al mínimo en el fuego y no sé como quedará en este nuevo trasto. Si funciona os lo cuento. Parece que se llevan ahora esas ollas por estas tierras, aunque en Estados Unidos las tiene casi todo el mundo en casa. Yo soy muy de cocinar a fuego lento, pero antes de gastarme un pastizal en una olla que no sé si voy a usar, he preferido probar con esta que tengo, que ha costado la friolera de 10 euros!! Juuaaasss... Engañé a padre para que la comprase en una tienda de Sevilla y ya está estrenada, con resultados fantásticos.

   Nos vemos en unos días... Feliz semana a todos!!!

jueves, 19 de marzo de 2015

Sazonador tex-mex


Ingredientes:
- 4.9 gr. de comino.
- 1.8 gr. de chile en polvo.
- 1.5 gr. de pimentón.
- 0.7 gr. de cebolla en polvo.
- 1.8 gr. de pimienta molida.
- 0.5 gr. de cayena molida.
- 1    gr. de ajo en polvo.
- 6    gr. de sal.
Elaboración:
   Mezcla todos los ingredientes y guarda en un bote, preferiblemente de cristal, para usarlo en diferentes recetas.

Notas:
   Es muy sencillo, pero sí me gustaría hacer un par de aclaraciones. Habitualmente siempre pongo la coletilla "de La Vera" cada vez que uso la palabra "pimentón", pero esta vez no, hay que usar del que no es ahumado, para que no enmascare el sabor y el aroma del resto de los ingredientes.
   También decir que si tostáis tanto el chile, como el comino, tendréis un subidón de aromas. Cuidado si lo hacéis, no los vayáis a quemar.
   Lo sé, son cantidades muy pequeñas y alguno seguro que sigue sin báscula de precisión en casa... Vamos a intentar solucionarlo hablando de "cucharadas y cucharaditas" (ojo, hablo de las de medir en plan receta americana, es decir, las que se calculan en ml., en la que la cucharada tiene 15 ml. y la cucharadita tiene 5 ml.). Si aún no las tenéis, os recomiendo un juego, las hay muy baratas y en serio que merecen la pena. La receta en cucharadas sería:
- 2 cucharaditas de comino; - 1 cucharada de chile; - 1/2 cucharadita de pimentón; - 1/4 de cucharadita de cebolla en polvo; - 1 cucharadita de pimienta molida; - 1/4 de cucharadita de cayena molida; - 1/4 de cucharadita de ajo en polvo; - 1 cucharadita de sal.
En la receta del sazonador cajún (pinchando aquí veréis la receta), tengo puesta la foto de lo que sería una cucharadita o "teaspoon".

Apuntes:
   Vuelvo al blog, sí, que lo tenía abandonadísimo!! Lo haré con tranquilidad, poniendo cosillas de vez en cuando, hasta que vuelva a coger el ritmo y a volver a publicar los días que tocaban, que eran los domingos o lunes. La verdad es que lo echo de menos, hay gente que me da la paliza diciendo que si creían recordar que yo tenía un blog, como es el caso de Maypi, o Sergio, que me regaña por no actualizar la página de Facebook, o Ander, que ayer me mandó un precioso mensaje que decía algo así como "triste dejar morir así un blog"... Mira, que me vino una mezcla entre risa y pena, risa por, como hubiera dicho mi abuela, el acuerdo, pena por ser una realidad, pero ya estoy aquí!!!

   Volviendo al tema de las cucharas de medición, tengo varios modelos, hace ya tiempo que las colecciono, al igual que las "cups", lo dejo caer, por si lo habéis olvidado...


   De todas, a las que más cariño tengo es a las metálicas de la derecha, me las trajo mi "Lamparito" de Estados Unidos, al igual que un juego de tazas medidoras que molan mogollón!! Las más castigadas son las de plástico, esas son de la tienda Casa, creo que costaron la friolera de 2 euros, por lo que ya podéis estar "ajilando" a por unas!!!

   Por cierto, a modo de información, para los que seguís a Carlota, decir que ya anda, parece un perdigoncino, a ver si en cuanto la vea le hago un vídeo y os la enseño, está para comérsela!!!

   Y ahora me despido, pero tranquilos, que no tardaré tanto en volver, seguro que la semana que viene estoy de nuevo de vuelta con otra receta simple para retomar el contacto!!

   Madre del amor hermoso, que me voy y no os digo ni para qué sirve el sazonador de hoy!!!! Veis como aún no estoy en plena forma?? Por ejemplo lo podéis usar si os preparáis unas fajitas, burritos, para añadir a una carne... Ya os iré poniendo aquí recetas en lo que darle uso.

   Ahora sí, nos vemos en unos días... Feliz semana!!!