lunes, 27 de octubre de 2014

Plum Cake con perlitas de chocolate




Ingredientes:
- 160 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
- 240 gr. de harina.
- 180 gr. de azúcar.
- 4 huevos.
- 2 gr. de sal.
- 4 gr. de impulsor químico.
- Ralladura de un limón.
- 100 gr. de perlitas de chocolate.
Elaboración:
   Lo primero que debes hacer es forrar un molde con papel de hornear, aunque también puedes untarlo de mantequilla y espolvorear con harina (te recomiendo lo primero).
   En un bol, pon la mantequilla junto con el azúcar y bate hasta que no notes los granos de azúcar. Ve añadiendo los huevos de uno en uno, mientras que vas batiendo para que se integren bien. Cuando lo tengas, añade la ralladura de limón y mezcla para que se reparta.
   En otro bol aparte, tamiza la harina junto con el impulsor y la sal. Ve añadiendo a la mezcla anterior poco a poco y cuando esté, añade las perlitas de chocolate y mezcla bien para que se repartan por toda la masa por igual.
   Echa la masa en el molde e iguala. No te asustes, porque queda muy espeso. Ten el horno precalentado a 190ºC. Cuando metas el molde deja sólo la resistencia de abajo puesta y deja 25 minutos. Pasado ese tiempo, pon la resistencia de arriba y hornea con las dos entre 15-20 minutos.
   Una vez que hayan pasado esos 40-45 minutos, saca del horno y deja que repose dentro del molde 10 minutos. Desmolda sobre una rejilla y deja enfriar.

Notas:
   Antes de que se me olvide, decir que la receta original va con fruta picada y con pasas, pero como los que me seguís desdes hace tiempo, sabéis que a Caco no le gustan las pasas, siempre que hago el plum cake para los dos, lo hago con las perlitas de chocolate, que eso sí le gusta. En el caso de que quisiérais cambiar y hacerlo como el original, tan sólo tenéis que cambiar los 100 gr. de perlitas de chocolate por 70 gr. de fruta picada (ojo, que no es fresca, que es de esa con la que se hacen los dulces) y 50 gr. de pasas, que deberéis macerar en ron. Y si no queréis poner fruta y os apetecen sólo pasas, pues le aumentáis un poco la cantidad... Anda que no me habéis salido especialitos!!!
   Pasemos a las explicaciones, aunque esto es más fácil que hacer la "o" con un canuto, que dicen por ahí...


   A ver, es muy poquito impulsor químico (a estas alturas de la película debéis saber que eso es lo que mal llamamos "levadura", pero es que estoy cansada de las equivocaciones de la gente) lo que lleva la receta, tan solo cuatro gramos de nada, e imagino que muchos no tendréis con lo que pesar esa cantidad, pero es poco más de una cucharadita de las de café. No os preocupéis si va un poco menos, o un poco más, que el "bicho" este os va a salir de la... Muy bueno, os va a salir muy bueno!!
   La cantidad de sal no la he puesto en foto, son dos gramos, lo que viene a ser en medida "abuela", dos pizcas!!! Ya lo he medido muchas veces y lo que pesa una pizca, es un gramo justo!! Venga va, si tenéis dudas me lo decís y le hago una foto a la pizca, ya me decís vosotros...


   Bien, como ya he dicho en los ingredientes, la mantequilla debe ir a temperatura ambiente, aunque me mola el término "pomada", así blandita. Si sabéis con antelación que vais a preparar el plum cake, nada más fácil que sacar la mantequilla la noche de antes de la nevera. Si por el contrario se trata de un antojo de última hora, aunque no sea muy ortodoxo, se le da un golpe de microondas y listo. No es que sea necesario echar los huevos de uno en uno, pero siempre es recomendable, puesto que de esta forma la masa no se "emborracha" con tanto huevo y lo va admitiendo a poquitos.


   Siempre me han gustado los buenos "ayudantes" de cocina y desde que un cocinero me mostró el rallador que tengo ahora, no lo cambio por ninguno, aunque ya los hay del estilo. A lo que voy, que me pierdo, cuanto mejor rallada esté la piel del limón, mejor. El momento en el que yo añado las perlitas de chocolate, es el momento en el que vosotros debéis añadir si os apetece la fruta y las pasas. Mezclar bien para que no se os queden por un lado y por otros sin nada.


   En la foto podéis ver que es una masa con una consistencia bastante espesa. Igualad con una lengua, o con una cuchara, con lo que os sea más cómodo o tengáis más a mano, eso sí, con mucho cuidado, sin apretar!!!
Explicación rápida de horno: En los apuntes os pongo la receta robada a mi pastelero favorito. En su receta son 35 minutos, pero es que él hacía unos plum cake más pequeños. Los 25 minutos con el horno abajo, lo quiero en todos los hornos, después, una vez que pongáis abajo y arriba las resistencias, quiero que estéis muy pendientes desde el minuto 10, porque como ya he dicho en más de una ocasión, cada horno es un mundo!!!



   En esta foto de arriba, veis que el "palitroque" sale seco, ese es el momento de sacar el molde del horno. Hablando de molde...


   En la foto veis como suelo forrar los moldes, aunque hay mil formas posibles. Unas veces corto, otras veces doblo. Vosotros hacedlo de la forma que más cómoda os resulte.


   Y el corte, que esto parece el cuento de nunca acabar!!! Ahora vosotros decidís si lo tomáis solo, con leche, con té... Espero que lo disfrutéis!!

Apuntes:
   Llevaba mucho tiempo con ganas de poner esta receta en el blog, de hecho, hay varias amigas que ya la disfrutan desde hace tiempo. Es una receta que le "robé" a Juan, el que para mi, es el mejor pastelero de la Costa del Sol, aunque es de Mojácar (Almería). Le he llorado muchas recetas, algunas me las ha dado de su puño y letra, otras, como esta, me ha tocado robarla...


   Sí, son cantidades industriales, lo sé, pero es como yo la copié en su día... No, no me dió tiempo a recortar bien la hoja en la que la escribí, tuve que hacerlo como buenamente pude y salir corriendo, porque me pillaba robando la receta!!! Ainsss Juanito, cómo echo de menos tus dulces!!!
 
   Qué tal vuestro fin de semana? El mío genial!! El sábado quedé con unas amigas virtuales para tomar algo, pero esta vez de forma que nos pudiéramos tocar. Estuvo muy divertido, y eso que por culpa de la piojosa, que me echó una maldición, hasta la tarde no pude unirme a ellas. Charlamos de mil cosas, vamos, os podéis hacer una idea, seis cacatúas juntas... Pa'no parar!!!
    El domingo, como no se madrugó mucho, decidí ir al Mercado de Productores, bueno, no está mal, entretenido, pero no para tirar cohetes. Me traje a casa dos botellas de aceite, una de Arbequina y otra de Cornicabra, para las tostadas y las ensaladas. También un chutney de calabaza y un salchichón de venao (vale, venado para los finolis). Lo mejor de todo fue la pateada, 14 kilometrillos de nada entre ida y vuelta, porque a la ida decidí coger el camino largo... Llegué a casa muertecita!!!

   Y nada, poco más que contaros... Bueno, bueno, que mi querida Mayte ha sido hoy abuela!!! Es una cría preciosa!! A ver si un día deja que os la enseñe, pero ya cuando crezca un poquito, que ahora está demasiado "tierna".

   Y sin más, os dejo hasta la semana que viene. Espero como siempre, que os animéis a preparar este rico plum cake, ya sea con chocolate o con pasas y que me contéis qué tal os queda.

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 13 de octubre de 2014

Boquerones rellenos de Cabrales





Ingredientes:
- 1/2 kilo de boquerones.
- 100 gr. de queso Cabrales.
- 25 gr. de mantequilla.
- 2 huevos.
- Harina.
- Pan rallado.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
Elaboración:
   En un bol mezcla el queso Cabrales con la mantequilla y reserva a temperatura ambiente. Limpia los boquerones quitando la cabeza, las tripas y la espina central. Lavalos con cuidado y escurre el exceso de agua.
   Pon los boquerones con la parte interior hacia arriba, colocados sobre papel absorvente y pasa también un papel por encima para secarlos bien. Echa sal por encima. 
   Con ayuda de una cuchara, ve poniendo un poco de la mezcla de Cabrales y mantequilla en la mitad de los boquerones y tapa con la otra mitad, como si hicieras un bocadillo. Pasa por harina, huevo batido y pan rallado, que debes tener preparados en sus platos.
   Fríelos en una sartén con el aceite bien caliente y sirve mientras que estén bien calientes.

Notas:
   Lo primerito de todo, para esta receta os recomiendo utilizar boquerones de tamaño mediano o grande.
   Si se os hace pesado limpiarlos en casa, siempre podéis "engañar" al pescadero para que os haga el trabajo sucio. Recuerdo que en algunos puestos de los mercados de Huelín y Atarazanas en Málaga, los limpiaban para venderlos ya listos para preparar. De todas formas, no tiene ninguna complicación, se sujeta el boquerón con una mano, se agarra la cabeza con la otra y se tira, hacia la parte de la cola, de esa forma salen las tripas. Después, con cuidado, abrís el boquerón y le quitáis la espina central. 
   Es importante lavar los boquerones con cuidado, para que así los dos lomos queden unidos (si se rompen, siempre se pueden preparar de forma individual, o aprovechar y freirlos para ir comiendo mientras que se hacen los rellenos.


   Así es como lo hago yo. Como podéis ver, en la parte de abajo de la foto se ve alguno roto, y esos son los que utilizo para ir tomando la cervecita mientras que remato el resto.


   El tema del relleno lo podéis hacer como más cómodo os resulte. Yo lo suelo hacer de dos formas diferentes, unas veces con una cuchara, cogiendo porciones de queso y empujando con otra o con ayuda de los dedos y otras, dependiendo de la prisa que tenga, lleno unas mangas hechas con papel y voy colocando el relleno (también se puede hacer llenando una bolsa, abriendo un agujerito). Eso es al gusto del cocinero.


   Y el rebozado es el de toda la vida, primero los pasamos por harina, no olvidando quitar el exceso. En este paso es importante apretar los dos cuerpos de boquerones, para que se queden bien unidos y no se salga el relleno, después por huevo batido y por último, por pan rallado. Yo lo que hago es prepararlos todos y después es nada más que freír.

Apuntes:
   Lo sé, otra receta sencilla, pero no os imagináis la que he liado hasta que he visto la foto de los boquerones hecha!!!. Por cierto, que tengo la cabeza a las tres menos cuarto, si os apetece cambiar el relleno, quedan también buenísimos con pimientos de piquillo.

   Madre mía, esta ha sido la receta que más he hecho este verano cuando fui a pasar unos días con mis padres a Matalascañas. Ya mi pobre padre decía que podíamos variar un poco, pero es que es un aperitivo que me encanta con la cervecita. 

Qué tal vuestro fin de semana del Pilar?, pues al mío genial!! En el pueblo, para no perder las buenas costumbres. Ha tocado sacar el vino y hacer el aguardiente. Madre mía, a poquines a poquines, cómo se pone la barriga de calentita con ese destilado... Eso sí, ya tengo para hacer kilos y kilos de mantecados, porque han salido unos pocos de litros. En breve, haré licor de hierbas, también crema de orujo y todo lo que se me vaya ocurriendo.

   Me encantaría poder poner fotos, pero hice una con el teléfono, que es lo siguiente a mala, por lo que mejor no os castigo con ella. Es importante que las tradiciones no se pierdan, en casa se ha hecho aguardiente toda la vida, y al igual que en casi todas las casas del pueblo, en el alambique se ponen granos de anís, lo que hace que tenga un toque diferente al aguardiente que se suele tomar por otros sitios. Pero este año he conseguido convencer a mis padres y a mis tíos y no echarlo, así puedo hacer licores a mi antojo, sin el sabor anisado que caracteriza a los que se hace en el pueblo. El año que viene prometo hacer fotos para que veais el proceso, que por cierto, necesita de un poco de paciencia, puesto que lleva varias horas hacer una "alambicá", pero el resultado bien merece la pena.

   En fin, no os voy a entretener más. Espero que os animéis a preparar estos boquerones!! Espero vuestras noticias y vuestras fotos por el Facebook.

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!



lunes, 6 de octubre de 2014

Bocadillo Caprese


Ingredientes:
- 6 rodajas de pan.
- 1 tomate.
- 1 bola de mozzarella.
- 3 cucharadas de salsa pesto.
- Mantequilla.
Elaboración:
   Corta en rodajas el tomate y la bola de mozzarella (para retirar el suero, envuélvela en un papel de cocina).
   Pon las tres cucharadas de pesto en tres rodajas de pan (una en cada una), extiende y lo que te sobre, ponlo en las otras tres. Coloca las rodajas de tomate y las de mozzarella en tres de los panes y cubre con el resto del pan.
   Unta los bocadillos con mantequilla por una cara y pon en la plancha o sartén no muy caliente, para que se vaya dorando y el queso se vaya derritiendo. Mientras que se hace, unta con mantequilla las otras partes del pan. Cuando estén dorados por una lado, dales la vuelta y deja que se hagan por la otra cara.
   Una vez que veas que el queso se ha derretido y que están bien dorados, aparta y sirve acompañado de unas patatas fritas, una ensalada o solos, que están tan ricos que no necesitan acompañamiento.

Notas:
   Sencillo, ¿verdad?. De todas formas, vamos con unas poquitas de fotos, por si hubiera dudas, aunque no lo creo....


   Evidéntemente, en la foto están los ingredientes del bocadillo, exceptuando la mantequilla, que no sédónde he metido la foto, pero bueno, es mantequilla, aunque sí es importante que esté un poco atemperada para que se pueda untar bien. Está claro que con las cantidades que doy salen tres bocadillos, es lo que nos comemos en casa. Caco suele comerse dos y yo uno, aunque a veces compartimos el tercero, dependiendo del hambre que tenga cada uno.


   Una cosa, para que no empape mucho la salsa pesto (pinchando aquí veréis la receta), lo mejor es que la extendáis rápidamente por los panes. Si queréis aligerar un poco el plato, podéis untar tan sólo una cara y la otra dejarla sin nada, aunque cuanta más "pringue" tenga, más rico estará. Al gusto de cada uno queda el ponerle más o menos tomate y mozzarella.


   Yo los bocadillos estos los hago en una plancha, así me entran todos de golpe, aunque evidéntemente se puden hacer en sartén. Como veis en la foto de arriba y como he dicho en la elaboración de la receta, fuera de la plancha se untan por una cara, que es la primera que va tocando la plancha y mientras que se hace, se pone la mantequilla en la cara superior, para terminar de hacerlo.





   Y esta foto es para que veáis como se derrite el queso con el calor de la plancha. Espero que os animéis a preparar este sencillo, pero a la vez rico bocadillo.

Apuntes:
   Y alguno dirá que si tanto tiempo sin publicar para ahora venir con esta receta, ¿verdad?, pues sí, me fui sin avisar con un sandwich Club (pinchando aquí veréis la receta), y vuelvo con esto, utilizando la misma plancha.

   Ante todo, espero que todos hayáis disfrutado de unas buenas vacaciones. Yo he estado entretenida con mil cosas, entre ellas el bautizo de Carlota, que fue por lo que me entró la pereza a la hora de volver al blog, ya que fue en Junio y el verano estaba en puertas... En fin, sé que son excusas, pero antes de inventar otras, esa creo que puede colar, ¿no?.


   Ahí está la torreznilla el día del bautizo, no sé lo que le estaría contando mi tía, pero chicos, no perdía puntá!!! Es cierto que los niños crecen y no te das cuenta, porque dos meses después de esa foto estaba tan pancha en Matalascañas comiendo, bueno, más bien rechupeteando una galleta de chocolate...


   Sí, es una comilona!!! No os hacéis una idea del berrinche que se dio cuando la galleta estaba blanduzca y se la quitó mi hermana...

   Por cierto, esta nueva temporada, vengo con novedades, sí, novedades tontas, pero novedades al fin y al cabo... La primera, que es la que voy a contar hoy es la siguiente, me voy a convertir en una bloguera olvidadiza. ¿Y eso?, simple, estoy harta de ver como algunos compañeros blogueros (gracias a Dios no todos) muchas veces ponen una receta que se ve claro que la han copiado de otro sitio y con la frase "ainsss, no recuerdo del sitio que la copié", evitan poner su fuente. Vale, a veces es cierto, yo tengo mil recetas sacadas de mil sitios en papel y si ahora me tuviera que poner a buscar de dónde las saqué me volvería más loca aún!!! Pero cansa un poco leer siempre la misma historia.
   Eso sí, podéis estar tranquilos blogueros españoles, que nunca pongo en este blog recetas de gente de aquí, pero no porque no me gusten, que hay muchas que me encantan y hago en casa, no, es que me parece una tontería ponerlas en mi blog cuando ya las tiene otro compi subidas a la red.

   Para que sirva de ejemplo, la receta del falso paté de centollo me encanta, lo hago mucho, pero no la tengo en el blog, hago la receta de Las Salsas De La Vida. Siempre que alguien me pregunta por esa receta les remito a ese blog, para mí, el mejor blog de salsas con diferencia. Por supuesto que podría copiarla tal cual aquí, mencionando al blog de origen, pero es tontería, prefiero mandar a la gente a la fuente original. Eso sí, también podía cambiar el peso de alguno de los ingredientes y hacer pasar la receta por mía, práctica también extendida en el mundo bloguero...

   En fin, que ya estoy de vuelta. Sabéis que los días de publicar suelen ser los Domingos o Lunes, dependiendo de lo que haga el fin de semana, pero ya aviso que posiblemente alguna semana se retrase un pelín más, pero aquí estaré. Espero que también estéis vosotros!!

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 9 de junio de 2014

Sandwich Club


Ingredientes:
- Pan de molde.
- Pollo asado.
- Mahonesa.
- Tomate.
- Lechuga.
- Jamón de York.
- Bacón.
- Queso en lonchas.
- Mantequilla.
Elaboración:
    Pica el pollo asado, parte el tomate en rodajas y la lechuga en juliana. En un cuenco mezcla el pollo, la lechuga y la mahonesa. Reserva.
   Unta las rodajas de pan con mantequilla y tuéstalas en una plancha. Aparta y haz el bacón hasta que esté hecho al gusto.
   Monta el sandwich del siguiente modo: Pon una cucharada de la mezcla de pollo en una rodaja de pan, extiende y pon encima las rodajas de tomate y el jamón de York. Tapa con pan, pon otra cucharada de la mezcla de pollo, extiende y coloca el bacón y el queso. Tapa con el tercer trozo de pan.
   Parte el sandwich en dos o cuatro trozos y sirve. Lo puedes acompañar de patatas fritas.

Notas:
   Como podéis ver, no he puesto cantidades, ya que va un poco al gusto, pero calculad 3 rodajas de pan por cabeza, unas 3-4 rodajas de tomate, dos lonchas de bacón, una de York y una de queso. Con respecto al pollo, yo suelo hacer este sandwich cuando hago pollo asado, y suelo utilizar una pechuga de pollo (que es lo que nos suele sobrar cuando lo comemos), pero si vosotros no soléis asar pollos, no los compráis asados o sencillamente, no os sobra, siempre podéis hacer las pechugas a la plancha y picarlas.
   Vamos con unas fotos, así veis un poco los pasos, aunque es sencillo...





   Ahí podéis ver la cantidad de lechuga y pollo que utilizo para dos Club. Con respecto a la mahonesa, con seis cucharadas la mezcla debe quedar estupenda. Aviso que siempre suele sobrar un poquito, pero siempre se le da salida pronto.


   Yo tengo una plancha medianeja, en la que entran bien las seis lonchas de pan del tirón, eso sí, siempre dejo dos con una de las caras sin tostar, así, cuando monto el sandwich, lo hago en ella y siempre sale templado, porque al terminar de montarlo, la cara que de la plancha está tostada, y al darle la vuelta, para que se haga la otra cara, el queso, al ir el último en el orden del montaje, se derrite un poco, lo que hace que esté más delicioso. El bacón es al gusto del consumidor, en casa gusta dorado, vamos, bien hecho.


   Primera capa, la mezcla del pollo, el tomate en rodajas y la loncha de York. Ya vosotros decidís si le ponéis más o menos cantidad de cada cosa...


   Segunda capa, más mezcla de pollo, el bacón y el queso. Entendéis ahora porqué digo que dos caras de los panes se dejen sin tostar?? Como he dicho antes, una de ellas se irá tostando mientras que montamos nuestro sandwich y la otra lo hará al darle la vuelta, lo que hará que el queso se derrita un poco.

Apuntes:
   Y ahora alguien preguntará... Y cómo es que pones el Club de receta?? Pues muy simple, hace unos días hablaba yo con Loreto (Pon) y dice... Ayer hice Club para cenar y a estos les encantó!!! Y yo pensando... Anda que no llevo tiempo yo con ganas de poner el Club en el blog y no acabo de hacerlo!!! Pues le hice saber que me había solucionado la papeleta de la receta semanal. Tenía otra cosa en mente, pero como tenía que hacer fotos y de esto ya las tenía (sólo me quedaba organizarlas), ni me lo pensé!!!

   Ella hizo el clásico de toda la vida, en su página podéis verlo (pinchado aquí os lleva directos). Seguro que más de uno se ha comido un Club en una famosa cadena de restaurantes. Ellos lo hacen con cuatro unidades de pan, todos los pisos llevan mahonesa y ponen, un piso con jamón de York y queso, otro con lechuga y tomate y otro de bacón y pollo a la plancha. Para que lo veáis, y no sea que no tengáis Facebook, pues se me ha ocurrido que lo mejor es "robar" una foto de la página y ponerla, así veis las capas.


   Gracias Loretín por la foto!!! Jijijijiji...

   Espero que no me pegue un pescozón cuando nos veamos el sábado, porque hemos vuelto a quedar para echar unas risas y daros una vuelta por la que ya os he comentado muchas veces, es mi tienda favorita de especias en Madrid... Espero que esto no lo lea Yuli, porque si lo hace, seguro que cierra por no aguantarnos!!

   En fin, espero que disfrutéis de la receta, la hagáis de la forma que la hagáis. Ya os enseñaré otro día un Club distinto que también está de vicio, pero eso, ya digo, será en otra ocasión...

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 26 de mayo de 2014

Pan de hamburguesa


Ingredientes:
- 450 gr. de harina.
- 225 gr. de agua templada.
- 1 huevo.
- 15 gr. de levadura fresca de panadería.
- 40 gr. de mantequilla.
- 40 gr. de azúcar.
- 7 gr. de sal.
Para el glaseado:
- 1 huevo.
- 2 cl. de leche.
- Sésamo.
Para el cuenco:
- Aceite de oliva.
Elaboración:
   En primer lugar, deslie en un cuenco con el agua templada la levadura. Añade 70 gr. de harina, mezcla todo muy bien y deja reposar tapado con papel film unos 20 minutos.
   Pasado ese tiempo, añade el huevo, la mantequilla derretida (pero no caliente), el azúcar y la sal. Mueve con unas varillas hasta que todo esté bien mezclado y añade la harina. Si te resulta más cómodo, lo puedes hacer en dos o tres veces. Mezcla todo bien, pasa a la mesa de trabajo y amasa hasta que se despegue de las manos y de la encimera. Pon en un bol aceitado y deja reposar tapado hasta que doble el volumen. Podría llevarte entre una hora y media o dos, dependiendo de la temperatura de la cocina.
   Cuando haya fermentedo, pasa la masa de nuevo a la encimera, desgasifica y forma bolas  de unos 90 gr. (una vez que pasen por el horno, perderán unos 10 gr. del peso total.). Aplasta con las manos o con ayuda de un rodillo y ve poniéndolo en una bandeja con papel de hornear. Tapa y espera a que vuelvan a doblar su volumen.
   Una vez pasado ese tiempo, bate un huevo y añade la leche, mezcla todo bien y, con ayuda de un pincel, pincela la superficie y espolvorea el sésamo. Mete en el horno, que tendrás precalentado a 190ºC y deja que se hagan entre 15-17 minutos, hasta que veas que se han dorado.
   Saca del horno y deja enfríar sobre una rejilla.

Notas:
    Empezaré diciendo algo muy importante, así me aseguro de que lo leeréis. La cantidad de levadura que he puesto para hacer estos panecillos es muy alta. Normalmente, con la mitad irían bien servidos, aunque habría que aumentar algo los tiempos de levado. Si estáis familiarizados con las masas, os aconsejo que le bajéis la cantidad, pero si es la primera vez que los hacéis, aunque parezca una barbaridad, ponedle esos 15 gr., así veréis que crece y que todos podemos hacer nuestros panecillos en casa. Eso sí, la segunda vez que los hagáis, me gustaría que se fuera bajando la cantidad de levadura, vais a ver el cambio que pegan de sabor.

 


   Pues bien, el aspecto que debe tener la mezcla de levadura, agua y harina es el de la foto superior antes de seguir con la receta.


   Una vez que la primera mezcla haya fermentado, añadiremos el huevo, la mantequilla, el azúcar y la sal, moviendo todo muy bien.



    Una vez que tengamos la mezcla anterior lista, es el momento de añadir la harina y mezclarla muy bien antes de ponerla en el sitio en el que amaséis. A continuación os pongo un pequeño vídeo, para que veáis la forma de amasado que utilizo. Siempre pongo un enlace a vídeos de Bertinet, pero ayer era domingo y ya se sabe que cuando el diablo no tiene nada que hacer... Ya haré alguno un poco más en condi...
   Posiblemente penséis que eso nunca se separará de vuestras manos o de la encimera, pero os aseguro que con un poco de paciencia lo conseguiréis!!! No olvidéis ir recogiendo con una rasqueta de vez en cuando , para tener todo juntito. Si os empezáis a desesperar, amasar unos minutos, tapad, dejad que repose un rato y vuelta a empezar!!



video

  
   Una vez que esté lista, hacéis una bola y la ponéis en un bol un poco aceitado, para que no se pegue, la dejáis en un lugar templado hasta que doble el tamaño.


   Ha crecido, verdad?? Pues es el momento de volver a ponerla en la encimera y seguir con la operación "pan de hamburguesa"...


   Con la cantidad de masa que hay, dará para hacer ocho panecillos, de unos 90 gr. de peso cada uno y os sobrará para hacer dos minis. Os recomiendo que primero dividáis toda las masa en porciones y después ya forméis los panes. Podéis poner un poco de harina en la encimera para que os resulte más cómodo.


   Para estirarlas tenéis dos opciones, con ayuda de la palma de la mano, o con un rodillo. El ancho y la altura del pan os lo dejo a vuestra elección. A mi me gusta que sean anchos y no muy altos, pero eso al gusto.


   En la foto podéis ver lo que ocupan. Tanto antes de levar, como después. Ahhh, sí, en la foto de la izquierda no aparecen las dos minis, porque la foto se hizo antes de ponerlas.


   Pues vamos acabando... Tan sólo queda dar con la brocha la mezcla de huevo y leche, espolvorear con el sésamo y meter en el horno. Recomiendo poner 15 minutos y una vez que pase el tiempo, si os apetece tenerlos un poco más dorados, los dejáis un minutillo o dos más, eso sí, en esos dos minutos no os separéis del horno, porque no estaría bien que se os quemasen en el último minuto, después de tanto trabajo.


   Espero que os animéis a hacer este pan de hamburguesas en casa, es muy sencillo, os lo puedo asegurar. Y no dejéis en el olvido, una vez que hayáis cogido confianza, lo de bajar la cantidad de levadura, porque aunque os parezca una tontería, eso contribuirá entre otras cosas a que vuestros panes tengan más sabor y un aroma inmejorable.
   Si no los vais a gastar todos, se pueden congelar, tanto enteros, como partidos al medio. Cuando los vayáis a utilizar, se sacan un rato antes y como recién hechos!!

Apuntes:
   Esta semana no tengo mucho que contar... Este fin de semana, en principio lo iba a pasar en Sevilla, pero unos planes de última hora han hecho que me tenga que quedar "castigada" en los madriles... Es curioso, el sábado salí a comprar sobre las ocho y media de la tarde y estaba la gente como nerviosa, entrando y saliendo en el super a la carrera, y claro, era porque jugaban la final de la Copa de Europa los dos equipos de la capital. Al final el trofeo se lo llevó el Real Madrid. No sé si visteis el partido, no es que fuera un partidazo, pero os aseguro que cuando el Atlético de Madrid marcó el primer gol, mi casa tembló!! Después algunos "uiiiissss" y cosas de esas, de pronto la casa empezó hasta a moverse... El Madrid había marcado en el tiempo de descuento y creo que de la emoción alguno casi se cae por el balcón al cantar el gol una y mil veces... Cosas del fútbol.

   Y volviendo a la cocina, si os apetece una hamburguesa especiada y diferente, pinchando aquí os encontraréis una muy rica.
   Por supuesto, también podéis acompañar vuestra hamburguesa con una mermelada de bacón (pinchando aquí).
   O sencíllamente acompañandola de la salsa estilo "Big Mac" (pinchad aquí).
   Pues con esas opciones os dejo. Espero, como ya he dicho más arriba, que os animéis a preparar estos panes, creo que os van a encantar!!

Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 19 de mayo de 2014

Pollo frito estilo "Kentucky"


Ingredientes:
- 8 contramuslos de pollo.
        Para la salmuera:
- 3 litros de agua.
- 200 gr. de  sal gorda.
- 10 hojas de laurel.
- 20 dientes de ajo.
- 130 gr. de miel.
- 2 ramas de romero.
- 2 ramas de tomillo.
- 1 manojo de perejil.
- 2 limones.
      Para el rebozado:
- 350 gr. de harina. 
- 20 gr. de ajo molido.
- 10 gr. de cebolla en polvo.
- 5 gr. de cayena.
- 12 gr. de sal.
- 0'5 gr. de pimienta molida.
- 250 gr. de leche.

- Aceite de oliva virgen extra para freír.

Elaboración:
   Lo primero que hay que preparar es la salmuera. En una olla grande pon todos los ingredientes. Los ajos no hay que pelarlos, tan sólo darles un golpe con un cuchillo para que abra la piel. De los limones saca la ralladura de la piel por un lado y el zumo por otra. Los demás ingredientes irán tal cual. Lleva todo a ebullición con la olla tapada. Hierve hasta que veas que la sal se ha disuelto. No debe llevarte más de un minuto. Apaga y deja enfriar.
   Una vez que la salmuera haya enfriado, mete los contramuslos (te recomiendo que los metas deshuesados, porque después serán más fáciles de partir. Deja en la salmuera al menos ocho horas, para que cojan bien el sabor. Si hace mucho calor, es preferible que estén en frío.
   Para hacer el rebozado, mezcla todos los ingredientes, excepto la leche, en un plato (o cuenco, lo que te resulte más cómodo). Pon la leche en otro plato.
   Cuando pase el tiempo de macerado, parte los contramuslos en trozos y ve rebozando primero en la mezcla de harina y especias, después en la leche y de nuevo en la primera mezcla. Ve poniendo en una fuente y deja secar de una a dos horas.
   Con el aceite a 170ºC, ve friendo los trozos de pollo unos tres minutos aproximadamente, hasta que veas que están dorados. Escurre en un papel absorvente y echa por encima un poquito de sal fina.

Notas:
   No es que necesite mucha explcación la receta, pero como digo en muchas ocasiones, las fotos que hago tienen que tener alguna utilidad, por lo que vamos a ello...


   Veis los ajos?? No están pelados. En el caso en el que os apeteciera pelarlos, en vez de echar 20, con 10 iría más que sobrado. No olvidéis echar la ralladura y el zumo de los limones. Y por supuesto, dejad enfríar bien la salmuera antes de meter el pollo.


   En la foto de arríba podéis ver las cantidades aproxímadas de especias que lleva (la sal está mimetizada con la harina). Aviso importante, con la cantidad de cayena que pongo, queda picante, no rabioso, pero sí puede estar por encima del gusto de algunos. Si os apetece, la primera vez que lo preparéis, echad un poquito menos y así le iréis encontrando vuestro gusto.


   Como ya he dicho antes, lo más cómodo es que cuando compréis los contramuslos, sea el carnicero el que los deshuese, aunque en casa seguro que también conseguís dejarlos perfectos. En la foto os muestro el tamaño aproximado de los trozos. Debéis tener en cuenta, si los hacéis más grandes, que necesitarán más tiempo de fritura para que se hagan bien.


   En esta foto tenéis los ingredientes del rebozado. Siempre podéis tener preparada la mezcla de harina y especias, aunque para ser sincera, se hace rapidísimo, por lo que no os llevará mucho tiempo el prepararla cada vez que queráis hacerla.


   Los pasos del rebozado son claros y sencillos, primero harina, escurrir bien, echar a la leche y de nuevo a la harina, para que así se quede una buena capa antes de echarlos a la sartén o freidora.


   El cuanto a la colocación de los trozos rebozados, aconsejo que hagáis una capa en la fuente en la que vayáis poniendo los trozos, encima un papel de aluminio y seguir colocando. Sí, lo sé, en la foto de la derecha aparecen todos amontonados, pero una cosa es lo que veis y otra lo que yo recomiendo y casi siempre suelo hacer. Al separar por capas, siempre se secarán mejor los trozos. Eso sí, no es imprescindible esperar las dos horas para que se sequen, pero sí es muy recomendable, puesto que aguantará mejor la fritura.
   Por cierto, ni qué decir tiene, que el pollo, una vez que lo tengamos rebozado, se puede congelar, con cuidado de que estén bien separados los trozos, para tenerlos listos cuando os apetezca comerlos.

Apuntes:
   Bueno, espero que os guste la receta de esta semana. Hace mucho tiempo, que trasteando por los blogs del otro lado del mar, me encontré este pollo frito estilo "KFC" y cuando vi los ingredientes sencillamente me encantó!!! Mirad, os pongo el enlace de la página. Veréis que hay algún cambio, pero nada importante a la hora de preparar la receta. Eso sí, el cambio más gordo es que yo lo frío en aceite de oliva... Pinchando aquí, iréis de cabeza a la receta que os comento.
   Os aseguro que a todos y cada uno de los que han comido el pollo cuando lo preparo así, les ha encantado!! Lo único es que es algo entretenido el doble rebozado, pero merece muchísimo la pena. Y si sobra, al día siguiente está buenísimo sin necesidad de calentar!!

   Y qué tal vuestro fin de semana?? El mío genial, he vuelto a ir al pueblo, pero no por ser San Isidro, he ido al pueblo porque mi hermana volvía con mis sobrinos y me apetecía estar de nuevo con ellos, además era importante seguir "castigando" a mi tito "Tala"para que me regalase una olla a la que tenía muchas ganas y lo he conseguido!!! Hoy voy a ir a comprarla, pero no al precio normal de la olla, que es carísima, voy a la tienda en la que las tienen más baratas, tan sólo porque han cambiado los colores de la colección... Tú verás la tontería, qué me importará el color a la hora de cocinar!!!

   En fin, que ya os la enseñaré la semana que viene, a ver lo que os parece. Me queda decidir la receta con la que la estrenaré, aunque lo veré cuando la tenga en casa...

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 12 de mayo de 2014

Cebiche tropical de langostinos


Ingredientes:
- 500 gr. de langostino crudo.
- 60 gr. de cebolla.
- 60 gr. de pimiento verde.
- 400 gr. de tomate.
- 50 gr. de mango.
- 60 gr. de piña natural.
- 125 ml. de zumo de limón.
- Un manojo de cilantro fresco.
- 1/2 aguacate.
- Sal.
- Pimienta.
Elaboración:
    Pela y pica los tomates en trocitos (yo les quito las semillas, pero no es necesario). También corta todos los demás ingredientes, a excepción del aguacate. Pela los langostinos y pártelos en rodajas no muy grandes.
   En un cuenco pon todos los ingredientes picados, añade la sal, la pimienta y el zumo del limón. Deja macerar unas ocho horas en el frigorífico (si quieres, puedes mover cada dos horas, para que se impregne todo bien), hasta que los langostinos hayan "cocido" en el zumo de limón.
   Antes de servir, pica el medio aguacate y mézclalo con el resto de los ingredientes. Sirve frío, acompañado de nachos o de rebanadas de pan tostado.

Notas:
   Antes de que se me olvide, decir que con la cantidad de ingredientes que hago, tendréis un aperitivo para unas cuatro personas. También os digo que algunas veces, cuando lo preparo, aunque no lo pongo en los ingredientes, le suelo poner un chorrito de aceite de oliva virgen extra.




   No he pesado el cilantro, pero en la foto que he puesto se ve más o menos la cantidad que yo utilizo para hacer esta receta. Aviso de algo, si no gusta esta hierba, no recomiendo el plato, ya que el cilantro tiene un sabor potente, aunque con los calores que se avecinan, es muy refrescante.




   Os pondría una foto de cada ingrediente cortado, pero creo que con la foto del pimiento y del mango, además de la foto principal, es suficiente para que veáis el tamaño del corte que recomiendo para este plato.
   La cantidad de langostinos parece mucha, pero una vez que estén limpios, se quedarán en unos 300 gr.. Si os apetece, con las cabezas y pieles podéis hacer un caldo, que podeís congelar una vez frío y lo tendréis listo por si un día os apetece preparar un arroz negro (pinchad aquí para ver la receta) o un bogavante con patatas (aquí la receta).
   Y por último, también podéis, si os apetece, echar menos cantidad de langostino y compensar con carne de vieira, también queda espectacular, pero a veces no es fácil encontrarla, aunque en algunos sitios la suelen tener congelada.
   Por cierto, aunque algunos digan que se escribe "ceviche", de las dos formas es correcta, pero yo me quedo con "cebiche", que la "b" me mola más!!


Apuntes:
   Qué tal vuestro fin de semana?? El mio ha estado genial, nos ha tocado estar en el pueblo disfrutando de la familia. La falta de costumbre ha hecho que tenga agujetas en el brazo de tener a mi sobrina Carlota cogida casi todo el tiempo. Está cada día más guapa, os lo puedo asegurar!!
   Esta vez no hemos hecho nada especial, tan sólo estar en casita, disfrutando del patio y de la piscina, aunque el sábado tocó salir un ratillo por la noche con mis tíos a tomar algo por ahí.


   Bueno, en el pueblo, como en otros muchos sitios en los que la economía se basa en la agricultura, se celebra mucho San Isidro, se hace una romería el día 15 de Mayo y este fin de semana ha tocado ir a por el santo a la ermita del río y trasladarlo al pueblo hasta que el 15 vuelva al río acompañado de casi toda la gente.





   Este año no puedo ir, pero seguro que la romería sale genial y la gente disfruta un montón. Menos mal que con la historia de las redes sociales, al menos estaré enterada de las carrozas que hacen y de las cervezas que se beberán algunos...

   En fin, voy a recoger la maleta, que ayer llegamos tardísimo del pueblo y lo único que apetecía era sentarse un rato en el sofá y no hacer nada más.

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!