domingo, 10 de abril de 2011

Ajoblanco de espárragos


Ingredientes:
Para el ajoblanco:
- 400 ml. de agua.
- 200 gr. de espárragos trigueros
- 100 gr. de pan.
- 1 huevo.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Vinagre.
- Sal.
Para la tortilla:
- 4 patatas.
- 3 huevos.
- 1 cebolla.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
Elaboración:
Del ajoblanco:
   Picamos los espárragos y los freímos en aceite, los sacamos de la sartén y reservamos. Ponemos el pan en agua, para que ablande. En el mismo aceite donde hemos frito los espárragos, freímos el huevo, que echaremos junto con el pan ( escurrido del agua en la que se ha puesto blando) y el agua en el vaso de la batidora, añadimos un poco del aceite en el que hemos frito los espárragos, vinagre y sal y con una batidora lo pasamos todo hasta que esté todo bien deshecho. Lo ponemos en una fuente y añadimos los espárragos que teníamos reservados. Ponemos en el frigorífico mientras que hacemos la tortilla.
De la tortilla:
   Pelamos y picamos las patatas y la cebolla muy finitas y ponemos en una sartén, pochandolas a fuego suave, hasta que estén tiernas, unos 20 minutos más o menos, depende del grosor que tengan.
   Batimos los huevos, salamos y añadimos las patatas y la cebolla bien escurridas de aceite. Mezclamos bien. Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite y cuando esté bien caliente añadimos la mezcla, vamos moviendo la sartén con movimientos circulares para que no se pegue al fondo y cuando esté el huevo sellado por la parte que está en el fondo de la sartén la damos la vuelta ayudandonos con un plato, y dejamos que se termine de hacer.
   Servimos el ajoblanco en un plato y acompañamos con la tortilla.

Notas:
   Empecemos por el ajoblanco, cuando aparto los espárragos de la sartén, siempre dejo algunos mientras que frío el huevo y también los añado al vaso de la batidora.
   El punto de vinagre y sal se lo doy una vez que lo tengo en la fuente, ¿cual es el punto?, sencillo, cuando dices... "Esto está de muerte!!!".
   El pan de la receta, como todas las recetas de antes, es pan duro, por el tema de aprovechar y no tirar, yo siempre guardo lo que me sobra, por si un día me apetece hacer esta receta, aunque con pan del día quedará igual.
   La tortilla tiene dos secretos importantes, que las patatas y la cebolla estén bien pochadas y que el huevo esté muy bien batido para que quede esponjosa. Hay gente que añade leche, levadura o nata, pero no es necesario, una buena forma es batir las claras a punto de nieve y añadir las yemas batiendo todo muy bien.
   Si hacéis una tortilla muy gruesa y queréis que se haga bien por dentro, podéis pinchar su superficie con un tenedor, para que haga de "chimenea".

Apuntes:
   Empezaré dicendo la forma que tengo yo de comerlo, la tortilla la echo dentro del plato del ajoblanco, me encanta la mezcla esa, también lo hago con el gazpacho, tal vez parezca una extraña mezcla, pero os invito a que la probéis.


   Esta es la foto de una de las "esparragadas" con la que mi padre me dio envidia un día, se las gasta así. Una cosa importante, no vale cualquier espárrago para la receta esta, bueno, se puede hacer, pero no sabe igual, y lo digo con conocimiento de causa, porque en los dos años que viví en Almería lo hice una vez con los espárragos que cogí allí un día, pero no, no quedó igual, ahora en Málaga ni me molesto en ir a buscarlos, lo que hago es engañar a mi padre para que él los coja en Extremadura, los pique, los sofría y me los congele, para que yo me los pueda traer cuando voy al pueblo. Si tenéis la oportunidad, recomiendo un tranquilo paseo por el campo buscando este fantástico manjar, seguro que las primeras veces os dejaréis muchos atrás, pero es cuestión de acostumbrar la vista y ¿dónde buscarlos?, pues en el campo, en las esparragueras, porque como es natural no pienso decir los sitios a los que yo voy, no quiero que nadie se adelante y me deje sin espárragos.
   Sí, la mejor manera de congelarlos, porque el espárrago tiene mucha agua y si los congelamos en fresco, al descongelar quedarán demasiado blandos, es sofreirlos antes y congelarlos con el aceite que hemos utilizado para sofreirlos.
  
   Curioso que hace unos días, hablando con un amigo de esta receta me dijera que soy "rara" comiendo, porque aquí en Málaga hacen un ajoblanco de almendras, y de guarnición le ponen uvas, y se atreve a decir que yo soy rara porque pongo espárragos a mi receta!!!. En mi pueblo no se le pone espárragos, se come con pan migado y con tomate fresco picado, incluso hay mucha gente que no fríe el huevo, pero tengo que reconocer que ese ajoblanco no me gusta nada, a mí me gusta la receta que se hace en mi casa desde hace años y años, receta que dio Maribel Gallego a mis padres en Don Benito aunque no sé si es exactamente como ella la hacía. Si algún día coincido con ella se lo preguntaré.

   Por cierto, pondré un paso a paso en la página de Facebook del paso a paso, aunque es fácil de preparar me encontré las fotos y ya que las hice...

    Y por esta semana nada más, ahora estoy pendiente de comenzar mis vacaciones, sólo me quedan 5 días, pero el domingo que viene estaré de nuevo por aquí para explicaros otra recetilla de mi libreta, hasta entonces, desearos algo y es que tengáis una feliz semana!!!
  

8 comentarios:

  1. Esta mezcla de sabores parece interesante, desde luego tiene una pinta de aupa. Mi má lo hace como tu amigo, con alemdras y uvas, te lo recomiendo. Se sirve frio con las uvas.

    ResponderEliminar
  2. El ajoblanco de almendras con uvas de guarnición es el que se hace por estas tierras malagueñas, alguna vez lo he comido, pero es que tengo que reconocer que en eso del ajoblanco, soy casi de ideas fijas... Espárragos, y frío...con tortilla, claro, eso siempre!!!

    ResponderEliminar
  3. G dice que creas tendencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja... Dile a G que no le queda nada para probarlo!!!

      Eliminar
  4. Hummmm...me encanta y esa tortilla cuajadita como a mi me gustan...!!!
    Besosss

    ResponderEliminar