lunes, 13 de octubre de 2014

Boquerones rellenos de Cabrales





Ingredientes:
- 1/2 kilo de boquerones.
- 100 gr. de queso Cabrales.
- 25 gr. de mantequilla.
- 2 huevos.
- Harina.
- Pan rallado.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
Elaboración:
   En un bol mezcla el queso Cabrales con la mantequilla y reserva a temperatura ambiente. Limpia los boquerones quitando la cabeza, las tripas y la espina central. Lavalos con cuidado y escurre el exceso de agua.
   Pon los boquerones con la parte interior hacia arriba, colocados sobre papel absorvente y pasa también un papel por encima para secarlos bien. Echa sal por encima. 
   Con ayuda de una cuchara, ve poniendo un poco de la mezcla de Cabrales y mantequilla en la mitad de los boquerones y tapa con la otra mitad, como si hicieras un bocadillo. Pasa por harina, huevo batido y pan rallado, que debes tener preparados en sus platos.
   Fríelos en una sartén con el aceite bien caliente y sirve mientras que estén bien calientes.

Notas:
   Lo primerito de todo, para esta receta os recomiendo utilizar boquerones de tamaño mediano o grande.
   Si se os hace pesado limpiarlos en casa, siempre podéis "engañar" al pescadero para que os haga el trabajo sucio. Recuerdo que en algunos puestos de los mercados de Huelín y Atarazanas en Málaga, los limpiaban para venderlos ya listos para preparar. De todas formas, no tiene ninguna complicación, se sujeta el boquerón con una mano, se agarra la cabeza con la otra y se tira, hacia la parte de la cola, de esa forma salen las tripas. Después, con cuidado, abrís el boquerón y le quitáis la espina central. 
   Es importante lavar los boquerones con cuidado, para que así los dos lomos queden unidos (si se rompen, siempre se pueden preparar de forma individual, o aprovechar y freirlos para ir comiendo mientras que se hacen los rellenos.


   Así es como lo hago yo. Como podéis ver, en la parte de abajo de la foto se ve alguno roto, y esos son los que utilizo para ir tomando la cervecita mientras que remato el resto.


   El tema del relleno lo podéis hacer como más cómodo os resulte. Yo lo suelo hacer de dos formas diferentes, unas veces con una cuchara, cogiendo porciones de queso y empujando con otra o con ayuda de los dedos y otras, dependiendo de la prisa que tenga, lleno unas mangas hechas con papel y voy colocando el relleno (también se puede hacer llenando una bolsa, abriendo un agujerito). Eso es al gusto del cocinero.


   Y el rebozado es el de toda la vida, primero los pasamos por harina, no olvidando quitar el exceso. En este paso es importante apretar los dos cuerpos de boquerones, para que se queden bien unidos y no se salga el relleno, después por huevo batido y por último, por pan rallado. Yo lo que hago es prepararlos todos y después es nada más que freír.

Apuntes:
   Lo sé, otra receta sencilla, pero no os imagináis la que he liado hasta que he visto la foto de los boquerones hecha!!!. Por cierto, que tengo la cabeza a las tres menos cuarto, si os apetece cambiar el relleno, quedan también buenísimos con pimientos de piquillo.

   Madre mía, esta ha sido la receta que más he hecho este verano cuando fui a pasar unos días con mis padres a Matalascañas. Ya mi pobre padre decía que podíamos variar un poco, pero es que es un aperitivo que me encanta con la cervecita. 

Qué tal vuestro fin de semana del Pilar?, pues al mío genial!! En el pueblo, para no perder las buenas costumbres. Ha tocado sacar el vino y hacer el aguardiente. Madre mía, a poquines a poquines, cómo se pone la barriga de calentita con ese destilado... Eso sí, ya tengo para hacer kilos y kilos de mantecados, porque han salido unos pocos de litros. En breve, haré licor de hierbas, también crema de orujo y todo lo que se me vaya ocurriendo.

   Me encantaría poder poner fotos, pero hice una con el teléfono, que es lo siguiente a mala, por lo que mejor no os castigo con ella. Es importante que las tradiciones no se pierdan, en casa se ha hecho aguardiente toda la vida, y al igual que en casi todas las casas del pueblo, en el alambique se ponen granos de anís, lo que hace que tenga un toque diferente al aguardiente que se suele tomar por otros sitios. Pero este año he conseguido convencer a mis padres y a mis tíos y no echarlo, así puedo hacer licores a mi antojo, sin el sabor anisado que caracteriza a los que se hace en el pueblo. El año que viene prometo hacer fotos para que veais el proceso, que por cierto, necesita de un poco de paciencia, puesto que lleva varias horas hacer una "alambicá", pero el resultado bien merece la pena.

   En fin, no os voy a entretener más. Espero que os animéis a preparar estos boquerones!! Espero vuestras noticias y vuestras fotos por el Facebook.

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!



12 comentarios:

  1. Me parece una combinación muy original y buenísima, tomo nota para el día que consiga convencer al pescadero.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje... Llega con la mejor sonrisa, que lo mismo cuela!!
      Besos.

      Eliminar
  2. ohhh que bueno!!! me acabas de dar una gran idea para cuando pille bacalaocillos para rebozar ^^

    ResponderEliminar
  3. Qué ricos!!!! Me los apunto!!! Solo de pensar en el sabor, es que s eme hace la boca agua...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás, aunque creo que te va a encantar!!!

      Eliminar
  4. Yo me quedo con el relleno de cabrales... Madre mía, pero que combinación tan apetecible! Lo tengo que probar. Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Que rico esta el queso mas famoso de mi tierra con cualquier plato que lo pongas. Este me parece muy original, que nunca había visto y es raro jaja
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que está rico con todo!! Prueba y me cuentas, Belén!!
      Besinos.

      Eliminar
  6. Doy fe que está delicioso. Comes uno y los deditos van corriendo a por otro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre, unos pocos nos hemos comido este verano!!! Un besazo!!

      Eliminar