lunes, 16 de diciembre de 2013

Perdices estilo "Veneda"


Ingredientes:
- 2 perdices.
- 8 contramuslos de pollo.
- 1 cebolla.
- 1 cabeza de ajos.
- 3 hojas de laurel.
- 4-6 huevos.
- Harina.
- Sal.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Agua.
Guarnición:
- Patatas fritas. 
Elaboración:
   En una olla debes poner las dos perdices, los contramuslos de pollo, la cebolla partida al medio, la cabeza de ajos y las tres hojas de laurel. Cubre con agua, añade un poco de sal y deja cocer hasta que estén tiernas las perdices. Pueden pasar unas dos horas. Tienes la opción de hacerlo también en una olla exprés, con lo que el tiempo de cocción se acortará bastante.
   Una vez que la carne esté tierna (siempre tomaremos como referecia la carne de perdiz, que es más dura) la sacas de la olla y cuelas el caldo.
   La olla en la que pongas el caldo colado la pones al fuego, para que el caldito se mantenga caliente. Aplasta con un tenedor la cebolla y ajos que habrá en el colador, "espachurrándolos" y lo que vaya saliendo por la parte de abajo del colador lo echas a la olla.
   Desmenuza las perdices y contramuslos en trozos (el tamaño ya es al gusto), pásalos por harina y por huevo y  fríelos por tandas. Tal y como se van friendo irán a la olla en la que está el caldo caliente. ¡¡No se escurrirán en papel absorvente!!
   Cuando estén todos los trozos fritos y en la olla, echa un poco del caldo en el plato en el que está el huevo batido que ha sobrado, mueve y añade al caldo en el que está cociendo la carne. Rectifica de sal y deja cocer el conjunto unos 10 minutos. Sírvelo acompañado de patatas fritas.

Notas:
   Plato sencillo, de los de toda la vida, otra cosa es que os guste o no... Empiezo con una foto de los ingredientes principales.


   Por supuesto que si no tenéis perdices se puede hacer tan sólo con pollo, pero el sabor de la perdiz es lo que hará que este plato esté realmente rico. Aprovechad que es época de caza e intentad engañar a algún amigo cazador (sé que lo he dicho muchas veces, pero es la opción más sencilla). Ya sabéis, como he dicho en la receta, todo a la olla bien cubierto de agua y a cocer hasta que la carne esté tierna.


   Cuando esté tierno se cuela el caldo y como he comentado se aplastan la cebolla y los ajos que quedan en el colador, recogiendo y añadiendo al caldo todo lo que va saliendo por la parte inferior.


   El tamaño de los trozos de carne es al gusto, mi madre cuando lo prepara no los hace muy grandes, del bocado o poco más, deshuesando la carne, así será sólo comer. Evidentemente la cantidad de harina y de huevo dependerá del tamaño que tengan los trozos, cuanto más grandes sean, menos cantidad se necesitará. Por eso os comento que la cantidad de huevo es un poco orientativa. La harina sé que no suele ser problema, porque hay una costumbre generalizada de poner el plato hasta arriba cuando vamos a rebozar algo... Importante no escurrir en papel la carne cuando sale de la sartén, esto hará que el guiso coja el aceite justo que va a necesitar, no tengáis miedo, que no queda aceitoso.



   Y por último, pero no menos importante, el paso final. Se añade un poco del caldo del guiso al plato en el que hemos estado rebozando de huevo, se le da unas vueltas y se añade de nuevo al guiso. No olvidéis tener el caldo de la olla en movimiento, para que vaya cuajando el hilo que vamos soltando poco a poco y no se quede todo hecho un bloque.

Apuntes:
   Este es un guiso que se hace en mi casa desde hace mucho tiempo, se lo enseñó la "tía Veneda" a mi abuela Pilar hace muchísimos años y es un clásico en casa. Cierto que hay una diferencia, antes había muchísima caza y se hacía tan sólo con perdiz, pero por desgracia ya no es como antes. Por supuesto que se puede seguir haciendo así, pero casi que nos comeríamos de golpe todas las perdices de la temporada en un guiso y entonces yo no podría hacer las ricas judías con perdiz, por lo que hay que optimizar y echar un poco de pollo, que de eso hay mucho.
   Lástima que no os pueda poner una foto de la buena mujer artífice de esta receta, pero me ha sido imposible encontrarla por ningún lado, ni su sobrina Petra, mi vecina del pueblo ha sido capaz de encontrar ninguna, pero seguiré intentándolo!!! Esta buena mujer tenía una pensión en el pueblo y cuentan de ella que era una gran cocinera.
   No, yo no hago este guiso nunca, es un guiso que hace mi madre, es de los pocos trabajos que le damos en la cocina, que un par de veces al año nos prepare este plato. Este puente pasado, después de "llorar" mucho, conseguimos que nos lo preparase, eso sí, no diré a la hora que comimos, porque ella siempre vive sin prisas y sin horarios, cosa que admiro. De "madre" sí que puedo poner una foto y esta vez la pongo junto con "padre", que para eso es el que surte de perdices a la familia y el pobre no salió en el vídeo del arroz con liebre por un problema de imagen...


   Ahora vendrá mi querida madre y me regañará por poner esta foto y no una en la que se le vea fantástica y maravillosa (como reálmente es), pero es que es lunes y aún no he publicado, por lo que lo siento mucho querida madre, pero esta vez te tienes que aguantar con esta, además, estás guapísima!!! 

   Qué tal ha ido el fin de semana?? El mío fenomenal!! El sábado me levanté a las mil, cosa que en mí era impensable hace un tiempo, pero lo conseguí. El problema es que me quedé sin comer un bocata de calamares que era la primera propuesta de fin de semana con José María y Keka. La verdad es que me hubiera apetecido bastante, pero ellos estaban por el centro de Madrid a las 13:30 y a esa hora me estaba cayendo yo de la cama!!! El segundo plan era ir al cumpleaños de Florencia, la hija de Amparo, una amiga que vive en Nueva York y que ha venido a pasar aquí las fiestas navideñas. Hombre, llevaba sin verla casi dos años, no iba a decir que no!!! Bueno, lo de sin verla es una forma de hablar, porque nos vemos mucho gracias a las nuevas tecnologías. Esta es Amparo, mi querida Amparo... Bienvenida a España, aunque sea por unos días!!!


   Lo siento por la foto, pero la cámara se quedó en casa y fue un "robado" con el teléfono. En el cumple hubo tarta, bocadillitos, pastelitos... Sí, cerveza para los del pueblo, café y agua para las serias y embarazadas, Coca-Cola para mi chico y cubata para unos cuantos de nosotros... La tarta de la muchacha, que nos la comimos los adultos, porque los niños estaban en otros menesteres (me llevé una gran alegría al ver que no estaba decorada con fondant, para que nos vamos a engañar).




   Y por último os enseño a Florencia y de rebote a Pedro, su padre y amante esposo de Amparo, allí en su cocina de los "nuevayores" preparando unas típicas rosquillas glaseadas.


   La foto se la he robado del Facebook, porque no tengo ninguna de ellos. Todo lo más que puede pasar es que me mate cuando la vea y la tenga que quitar del blog, pero mientras, aquí se queda... 

   Y nada más que contar, voy a ver lo que tengo en el frigorífico para comer, que nos vamos en unos días a pasar las fiestas con la familia (unos dias en Pontevedra y otros en el pueblo) y quiero dejar todo listo para que no se nos estropee nada... Bueno, también es por hacer un poco de hueco para poder traer cosillas cuando volvamos, para qué nos vamos a engañar!!!.

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!


16 comentarios:

  1. Puedo asegurar que es una comida muy apetitosa. Gracias mi niña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por hacerla, aunque sea tan de vez en cuando!!!
      Besos mami!!!

      Eliminar
  2. Yo solo las probé una vez precisamente de pequeña y porque algún amigo de mi hermano cazador se las dio. No he vuelto a probarlas y mira que ahora con tu guiso me ha traído muchos recuerdos.
    Fin de semana intenso.........yo no te cuento el mio pero también cundio lo suyo, hasta paso por urgencias incluido y risas del pediatra por una madre preocupada en exceso (aunque pienso que eso no debería ser malo).
    Bueno que tengas unas felices fiestas y como bien dices las celebres en familia con la mayor tranquilidad.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Año Belén!!
      Me alegro de que esa visita a urgencias se quedase en una madre preocupada en exceso... Nunca está de más, la verdad.
      Intenta conseguir alguna y volver a saborear un recuerdo de la infancia!!
      Besinos.

      Eliminar
  3. Tienen una pinta impresionanteeeee.
    Gracias guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te engaño si te digo que está riquísimo!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. De muerte! Una combinación de sabores perfecta de principio a fin. La perdiz, el pollo, el ajo, el laurel... me encanta!
    Y de postre esas rosquillas glaseadas... que pinta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de los platos que más me gustan, eso sin contar los recuerdos que me trae cada vez que lo como... Voy a ver si "engaño" a mi amiga para que me de la receta de las rosquillas glaseadas, si no, tendré que engañar a la hija para que me la pase a escondidas...

      Eliminar
  5. Pedazo de receta, paisana, estupenda para esta Navidad.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue nuestra comida de Año Nuevo, calentita y con ese caldito que repone el cuerpo de la noche tan larga que se pasa...
      Besos paisana!!

      Eliminar
  6. No hay nada como una reunión familiar verdad y esta época da mucho para ello!! Me encanta la receta, te ha quedado de lujo y el paso a paso divino!!
    Seguro que no te han regañado por las fotos, porque lo que se hace con amor, no se puede reprochar!!
    Un besete y Felices Fiestas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa!! Es cierto que juntarse con la familia es una maravilla, eso sí, porque no es a diario, jejejeje...
      La verdad es que por ahora no han dicho nada malo de las fotos, es más, creo que a "mi Amparo" le hizo ilusión!!!
      Un besete y Feliz Año!!!

      Eliminar
  7. estupenda receta,sencilla y muy bien presentada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, muchísimas gracias por tus palabras!!

      Eliminar
  8. Me encanta las reuniones y los platos que nos recuerdan nuestra niñez, sobre todo porque tu tienes a tus padres jovenes con ganas de darle a los fogones. veo que valoras la familia y las tradiciones muchisimo, eso es importante. Mis padres son mayores y tambien valoro los dia a dia cuando los veo. Pues nada que se me van las perdices, que me recuerdas los tiempos en los que mi padre cazaba, genial por conservar recetas del pasado tan fantásticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que esta y otras recetas no se pierdan nunca, para eso estamos, para que se sigan manteniendo y para compartirlas con el resto de la gente. Por supuesto que una reunión familiar es de lo mejor para disdrutar!!

      Eliminar