domingo, 4 de marzo de 2012

Espinacas a la crema.


Ingredientes:
800 gr. de espinacas congeladas.
- 1 cebolla mediana.
- 2 cuchradas de harina (33 gr.)
- 500 ml. de leche.
- Sal.
- Pimienta.
- Aceite de oliva virgen extra.
- 4 huevos.
- Queso rallado.
Elaboración:
   Lo primero que haremos será poner en una olla las espinacas, siguiendo las instrucciones que vienen en el envase para cocerlas. Cuando estén listas, las escurriremos bien y si hemos elegido espinacas en hojas, las cortaremos ayudandonos de unas tijeras.
   En una sartén con aceite, pondremos la cebolla cortadita en brounoise, y la sofreiremos hasta que esté blandita (no olvidéis salarla, para que se haga mejor).
   Cuando esté lista, añadiremos la harina y la "tostaremos" un poco, e iremos añadiendo la leche muy poco a poco, moviendo sin parar, y así,  ir haciendo una bechamel... Cuando la tengamos en su punto, echaremos las espinacas que tenemos reservadas y lo mezclamos todo muy bien.
   En una fuente que pueda ir al horno, ponemos las espincas a la crema y con ayuda de una cuchara, vamos haciendo cuatro huecos, ponemos una clara del huevo en cada uno de ellos, espolvoreamos con queso para gratinar y lo metemos al horno a 180º unos 10-15 minutos, hasta que veamos que la clara está cuajada. Cuando esté lista, sacamos la fuente, y encima de cada clara ponemos la yema que le corresponde, y de nuevo al horno, pero esta vez solo un par de minutos, para que se quede jugosita.
   Sacamos la fuente del horno y disfrutamos de un plato de verduras un poco tuneado, para los que no les guste mucho...

Notas:
   Ya sabéis que el secreto de una bechamel está en ir moviendo muy bien la mezcla, para que la harina no haga grumos. El tema de tostarla un poco es muy simple, así perderá ese sabor a crudo que tiene y además, hará que no sea indigesta.
   Por cierto, como podéis ver en la foto, esta la hice individual, en la "elaboración" la pongo para 4 raciones, porque es la cantidad justa... Por supuesto que hay otra forma de hacer los huecos en la fuente, y es con ayuda de aros de emplatar... Ahí va como lo hice esta vez (comía yo sola...)...


     Sencillo, verdad?, ponemos el aro en el sitio donde vayamos a echar las espinacas, centradito, para que quede bien, echamos las espinacas y la clara del huevo dentro, sacamos el aro y añadimos el queso, y directo al horno. Después sacamos la fuente, echamos la yema y dejamos nada de tiempo en el horno, para que nos quede jugosita.
   Ni qué decir tiene, que si os gusta bien cuajada, en vez de ponerla casi al final, ponéis todo junto desde el principio. Es una opción, pero a mi, me gusta jugosita.
   Si no os gusta la cebolla, no la pongáis en la bechamel, la hacéis simple, pero os aseguro que le da un toque muy bueno.
   Y una cosa importantísima!!!!!!!!!!! Por Dios, no os equivoquéis al coger el queso del estante de la tienda, es más, recomiendo que ralléis uno que gratine bien en casa... Se me fue la pincilla al cogerlo, y eso, en vez de gratinar, se quedó como quemado, jamás me había pasado, claro, que jamás había comprado antes esa porquería de queso, que dicho sea de paso, jamás volveré a comprar, y no tiro lo que me queda en el frigorífico, porque no soporto tirar comida (si se le puede llamar así a eso...)

Apuntes:
   Pues tenía otra receta preparada para la entrada de hoy, pero una de mis hermanas se ha puesto a dieta, porque ha dejado de fumar y dice que está engordando, por lo que aprovecho para poner esta recetilla sencillita, para que se anime a hacerla, no sé, tal vez le guste hasta a mi sobrino, ya me contará... Ni qué decir tiene que no está gorda, pero bueno, un poco de comida sana tampoco le vendrá mal. Bueno, ni a ella, ni a nadie, la primera a mi, que me da que estoy engordando solo con ver las recetas que preparan otros compañeros en sus blog...

   También es otra idea para comer los viernes de Cuaresma si seguís eso a rajatabla... Es curioso, aun recuerdo cuando mi abuela nos invitaba a comer todos los Viernes de Cuaresma, para así "asegurarse" de que no comíamos carne en casa... Y yo, que sabía como enrabietarla, le decía... "Lala, si es una tontería, si yo ya he desayunado tostadas con aceite, tomate y jamón!!!", y la pobre se hacía de cruces...
   Lo siento, pero con esa edad no me gustaba el potaje!!! Eso sí, me volvían loca las tortillas que hacía para acompañar, de espinacas, de patatas, de espárragos,... Todas las tortillas habidas y por haber. Seguro que en muchas de vuestras casas también se hacían... Uisss, me da que esto del potaje ya lo he contado en alguna que otra ocasión, pero es que es cierto, en fin...

   Ya sabéis que si no hablo de ningún vino en una entrada es porque esa vez, el plato lo he acompañado con agua, y este ha sido el caso, que es muy buena y llevo un tiempo con las buenas costumbres perdidas... Y chicos, poquita cosa más por hoy, bueno, sí, que si no os gusta el huevo, pues quitadlo de la receta, y si no os gustan las espinacas, os dais una vuelta por el blog hasta que encontréis algo que os guste.

Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

12 comentarios:

  1. El martes la preparo y te cuento. Ya he perdido el primer kg!!!! Besitossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, cualquier duda, telefonazo al canto!!!
      Besitos.

      Eliminar
  2. Bueno no esta mal poner recetas de dieta. Algunos deberíamos de hacerlas te lo aseguro jaja...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... Sí, sí, yo la primera, que llevo un tiempecito colandome con la comida!!!
      Un saludo

      Eliminar
  3. Paisana, así no las he probado nunca, pero deben ser una autentica delicia.
    Con respecto a lo de las "aromazas", en mi casa también las hemos comido, aqui le decimos "romazas" y las cogía mi padre mucho cuando yo era chica, y les tenia un asco.
    Todavía las coge, pero muy poco, gracias a Dios, yo en mi casa no las como.
    besos. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, yo también las tenía un "ligero" asco, pero se empeñaban en echarlas al potaje!!! Yo llevo años sin comerlas, y así seguiré, porque no las echo nada de menos.
      Y sí, así las espinacas están buenísimas!!!
      Besos.

      Pilar

      Eliminar
  4. Me encantan las espinacas!! y tu receta está super-bien, me la copio!!
    Un besete!!
    nechy-siquierespuedes.blogspot​.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás el día que las hagas, seguro que te encantan!!!
      Besetes!!

      Eliminar
  5. Y con tu permiso, me quedo por tu blog!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor... Será un auténtico placer!!!

      Eliminar
  6. Vaya bronca que le has echado al queso, ya tiene que ser malo.
    Me encanta tu plato, besamel y espinacas matrimonio perfecto y me parece muy buena idea hacer la clara primero y la yema después para darle el punto al gusto, me quedo con tu idea.
    Lo del agua a mi por lo menos me vale con el que lleva la verdura, yo le pondré un Rivera, que últimamente me gustan todos los que tomo, me estoy enganchando, joer que mal suena, pero es verdad.
    Un abrazo.

    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, malo no, lo siguiente!!!
      Y que conste que yo lo tomé con agua por dar un "descanso" al hígado, no por otro motivo... Seguro que un vinito le va fenomenal!! Y si es un enganche al buen vino, no hay dolor...
      Un abrazo.

      Pilar

      Eliminar