viernes, 26 de octubre de 2012

Suízos


Ingredientes:
1ª masa:
- 90 gr. de harina de fuerza.
- 10 gr. de levadura prensada (de panadería).
- 50 gr. de agua (son 5 cucharadas soperas).
2ª masa:
- 500 gr. de harina de fuerza.
- 90 gr. de mantequilla.
- 40 gr. de azúcar.
- 1/2 cucharadita de sal.
- 2 huevos.
- 6 gotas de colorante amarillo.
- 250 cl. de leche.
Para adornar:
- Azúcar para poner por encima.
- 1 huevo
Elaboración:
   Para preparar la primera masa ponemoss en un bol el agua y disolvemos en ella la levadura. Añadimos la harina y hacemos una bola, poniendola en un bol con  agua templada.
   Mientras que sube a la superficie iremos preparando la segunda masa. En otro bol ponemos 450 gr. de harina, hacemos un círculo y echamos en medio todos los ingredientes menos la mantequilla. Lo amasaremos muy bien, para que todo se mezcle perfectamente. Entonces será el momento de añadir la primera masa, que ya habrá subido a la superficie, bien escurrida y también la mantequilla. Lo amasaremos con fuerza y paciencia. Una vez que hayamos amasado bien lo pondremos en la encimera y haremos una bola con la masa. Si vemos que nos queda muy banda, iremos añadiendo los otros 50 gr. de harina que teníamos reservados.
   Espolvoreamos de harina un bol y ponemos en él la masa, echando un poco de harina por encima. Tapamos con un paño y dejamos reporsar en un sitio templado hasta que doble el volumen ( dependiendo de la temperatura de la habitación, tardará más o menos, pero de media será una hora y media)
   Una vez que haya subido, ponemos la masa de nuevo en la encimera y vamos cortando porciones de 50 gr. más o menos, dando forma a los bollos. Los vamos poniendo en la placa del horno (yo le pongo papel vegetal para que no se pegue), los tapamos de nuevo y dejamos que vuelvan a subir (esta vez en una hora más o menos estarán listos).
   Una vez que hayan levado, con ayuda de un cuchillo, tijera o bisturí, les hacemos un corte justo en la parte de arriba y en el hueco ponemos una cucharadita de azúcar. Pintamos con el huevo que teníamos reservado  y los metemos en el horno a 190º unos 20 minutos, en el que pondremos un bol con agua para que siempre haya humedad.

Notas:
   La primera masa tarda en subir a la superficie del agua unos 15 minutos, mirad, os lo enseño en una foto por si nunca lo habéis hecho...
   Os preguntaréis porqué pongo 450 gr. al principio, es muy simple, dependiendo de la harina que utilicéis, la masa os pedirá más o menos cantidad. Os aviso de algo importante, al final la masa debe quedar blandita, cuando digo que hay que formar una "bola" es una forma de hablar, porque está claro que no hablamos de una bola dura. Cuando la pongáis en el bol para levar os tiene que "costar trabajo" ponerla. Mejor os enseño una foto y véis como queda más o menos.
   Cómo hacer esa "bola" sin mucho problema?? Pues sencillo, con ayuda de una rasqueta váis levantando la masa de la encimera, echando "pizquitas" de harina para que se vaya soltando de ella. No olvidéis que cuanto más blanda enté la masa más tiernos saldrán después los suízos (si echáis mucha harina para que la masa no se pegue nada de nada ya os aviso que os quedarán durillos). Digamos que la masa la tenemos que trabajar en este punto como si "diera calambres", tocando lo menos posible, así no se nos pegará.
   DIOS MÍO QUÉ DIFÍCIL ES EXPLICAR ESTO ESCRIBIENDO!!! (A grito pelao!!!)
   Sigamos... Una vez que la masa haya levado, con ayuda de una rasqueta vamos a ir cortando trozos de masa y les iremos dando la forma de bollitos. Como he dicho en la receta, yo parto porciones de unos 50 gramos, porque queda una medida muy buena de bollo para poder comernos dos!!!

   Del proceso de levado de los bollitos no pondré foto, no la creo necesaria (aunque haré un "casi" paso a paso en el Facebook, como ya he hecho otras veces), pero sí os pondré los pasos de "adorno" de los suízos. Como véis yo utilizo un bisturí para hacer los cortes. Me resulta más cómodo que hacerlo con un cuchillo. Los compro en farmacias, aunque los hay en tiendas de menaje de cocina. Como véis, el orden es: corte-azúcar-huevo. ¿Sencillo verdad?

   En este momento no se me ocurre ninguna duda más que os pueda surgir, pero no dudéis en preguntar si no os salen, que no va a pasar, porque os van a quedar perfectos!!! Ahhhh, sí, sí, recordar lo de poner un bol con agua en el horno, para que siempre haya humedad, además, crecerán más y si tenéis dudas cuando pongo lo del colorante amarillo me refiero a ese que se vende junto con uno de color rojo y otro de color azul.

Apuntes:
    Con esta cantidad salen unos 20 suízos!!! Gracias Mario por preguntarlo por el Facebook!!!
En la bandeja de un horno estándar entran 16 sin "apretujarlos", pero yo a veces he metido todos, aunque cuando empiezan a subir parece que alguno va a empujar a los más próximos al borde de la bandeja por el precipicio...
    Para que veáis el color real de los bollos suízos cocinados os pongo esta foto, en la que de paso podéis ver el corte y como queda la masa.
     En momentos como este entiendo a mi abuela con la frase de "harina, la que admita"!!! Claro, lo malo es que la que sabe la harina que tiene que admitir es quien hace la receta, porque a veces las masas admite más harina pero no se tiene que echar y este es el caso, lo sé, sé que no dejo de dar vueltas al temita, pero quiero que os salgan perfectos!!!

   Y por primera vez y sin que sirva de precedente, publico la receta un par de días antes, para que así Veve y Teresa, bueno, también Silvia si se anima, puedan hacer estos ricos suízos para el desayuno del Domingo!!!

   No olvidéis que en la noche del Sábado al Domingo cambian la hora, a las 3 serán las 2, por lo que dormiremos una hora más. También se alegrarán los chavales que tengan que volver a las 3 a casa, porque se encontrarán con que pueden estar una hora más por ahí ( yo siempre lo hacía).
   Ayer me entretuve en hacer un "reloj" explicando el cambio de hora, si es que, cuando el diablo no tiene nada que hacer...

   Por cierto, en el Facebook pondré un "casi"paso a paso por si hubiera dudas, que no creo, con fotos de todo el proceso, aunque aquí puse las que considero más importantes.

Nos vemos en nueve días... Feliz semana larga a todos!!!

lunes, 22 de octubre de 2012

Ternera a la manchega

Ingredientes:
- 4 filetes de ternera.
- 1 cebolla.
- 1 pimiento verde.
- 1 tomate.
- 1/2 limón.
- Sal.
- Pimienta negra.
- Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración:
   En primer lugar salpimentamos los filetes y echamos por encima el zumo del medio limón. Las verduras las partiremos en trozos no muy grandes.
   En una fuente que pueda ir al horno pondremos la mitad de la carne, lo cubriremos con las verduras troceadas y taparemos con el resto de la carne echando un chorrito de aceite por encima.
   Lo meteremos al horno, que estará a 200º y lo mantendremos 30 minutos a esa temperatura. Repartimos en los platos y a comer!!

Notas:
   Decidle al carnicero que los filetes no los haga muy gorditos, en esta foto en la que os enseño como los aliño podéis ver el grosor. También veréis que lo hago encima de un papel de aluminio que desecho una vez que termino (así nos ahorramos ensuciar un plato).
  
    El siguiente paso es poner la mitad de la carne en la fuente, como véis, al ser poca la cantidad lo hago en una no muy grande, ni que decir tiene que si sois más de dos a comer, deberéis poner más cantidad de ingredientes, porque la carne mengua bastante en el horno.
   Una vez que tengamos la carne la fuente añadiremos las verduras por encima. No se os olvide echar un poquito de sal por encima!!!

   Y una vez que tenemos las verduras en la fuente, las cubrimos con los otros dos filetes que nos quedan, echando un chorrito de aceite por encima antes de meter en el horno.
   Una vez que salga del horno, tenéis dos opciones, o comerlo tal cual, que es como lo hago yo cuando tengo algo de prisa o pasar con la batidora el caldito junto con las verduras que "se han escapado" del interior y reducir un poco la salsita. Eso lo dejo a vuestra elección!!


Apuntes:
   Una semana más que pasa!!! Que rápido va esto...  Demasiado algunas veces!!!
   Este fin de semana ha tocado hacer de nuevo un poquito de turismo por mi querida Extremadura. Cáceres y Trujillo han sido las elegidas, paseo por la ciudad monumental, comidita en El Figón de Eustaquio, paseo por Trujillo y vuelta al pueblo, a descansar...Mirad, esto es algo de lo que comimos...
   La pierna de cordero estaba de traca!!! El cochinollo era para llorar de lo bueno que estaba!!! La ensalada de mi madre no os la enseño, porque a pesar de estar muy buena, da pena comparado con esto... Mi vacuno con queso gratinado estaba buenísimo, para empezar a mojar pan en la salsa y limpiar el plato. Eso rebozado son sesos a la romana, que pedimos de entrante junto con un carpacho de ternera con virutas de foie, que era una delicia. Y de postre fueron dos helados fritos y dos biscuit de higos, que eso sí está en la foto. Si váis a Cáceres no dudéis en ir a comer a este sitio, porque está fenomenal. Ahhh, no olvidéis reservar antes, porque está casi siempre hasta la bandera. Nosotros lo hicimos nada más "aterrizar en Cáceres, antes de empezar la visita.

Y poco más chicos, lo dejo aquí, que aun tengo que deshacer la maleta del finde, menos mal que la comida de hoy la tengo lista... Me traje del pueblo un par de tuppers de cocido que hizo mi padre ayer, que por cierto, le sale buenísimo!!!

Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

domingo, 14 de octubre de 2012

Ancas de rana


Ingredientes:
- 24 ancas de rana.
- 1 cebolla no muy grande (120 gr.).
- 2 dientes de ajo.
- 1 limón.
- 3 cl. de vino blanco.
- 30 gr. de mantequilla.
- 2 cl. de aceite de oliva.
- Sal.
- Perejil fresco picado.
Elaboración:
   Empezaremos poniendo las ancas en un plato o bol con leche y la ralladura del limón, para que "engorden" y se vayan aromatizando un poco. Las tendremos unas 2 horas más o menos. Pasaremos las ancas por papel absorbente y las pondremos en otro bol, esta vez con los dos ajos laminados, el zumo de medio limón y el aceite, dejándolas en esta mezcla una hora más o menos moviendo de vez en cuando. Pasado este tiempo las secaremos de nuevo con papel absorbente, reservando los ajos con los que han estado macerando. Una vez que las tengamos "secas" las pasaremos por harina.
   En una sartén o en una olla baja pondremos la mantequilla y rehogaremos la cebolla picada en brounoise (chiquitina)junto con las ancas y los ajitos. Salpimentaremos, añadiremos el vino, dando un par de vueltas y taparemos la olla o sartén, dejándolo cocer a fuego muy bajito unos 15 minutos.
   A la hora de servir le echaremos por encima un poco de perejil fresco recién picado.
  
Notas:
   Aviso importante, esta receta la hacíamos en casa cuando se podían "cazar" ranas en charcas y estanques, y se les ponía en leche para que engordasen un poco y estuvieran más "tersas", no sé si las congeladas lo necesitarán, pero yo sigo manteniendo la costumbre...
   Lo siguiente que he dicho en la receta es un aliño, que por supuesto no es obligatorio pero le dará muy buen sabor al plato, si lo preparáis tenéis la opción de partir los ajos en láminas, como yo hago, o machacarlos en un mortero. Yo me decanto por lo primero porque no deja tanto sabor y si a alguien no le gusta mucho el ajo (cosa que no entendería) tendría la oportunidad de apartarlo.
   Tema importante, en el paso entre la leche y el aliño no es que sea imprescindible que las ancas queden totalmente secas, pero sí entre el paso aliño-harina, de esta forma nos quedarán sin exceso de harina. Es muy simple, no voy a explicar que quedarán perfectas poniendo las ancas encima de papel absorbente y pasando otro por todas ellas...
   Para enharinar las ancas no suelo ensuciar un plato, yo soy, en este caso, de las que echa un poco de harina en una bolsa y despúes las ancas, moviendo un poco para que se impregnen por todos lados y listo, se hace en un periquete!!! Aunque lo podéis hacer del modo tradicional...
   Y por último, decir que si os gustan con un fuerte sabor a limón, podéis echar junto con el vino la mitad del sabor que sobra al hacer la receta, eso sí, os aviso que ya sería para paladares fuertes!!!

Apuntes:
   Empecemos diciendo para los que no lo sepan, que las ancas son las extremidades inferiores de varios tipos de ranas, comestibles por supuesto!!! Entendido esto y habiendo pasado ese momento de "repelús" que seguro que alguno de vosotros ha tenido, deciros que son una ricura... Mirad qué culo más bonito tiene!!!
Anca de rana
  
   Os aviso que su caza o pesca (en mi pueblo se iba a las charcas, una de ellas la de Sandín y se cazaban) está ya prohibida. Recuerdo cuando hace años mi padre iba a estos sitios a por ellas, en casa nunca se arreglaron, eso era tarea de la mujer de "Conejeta", que lo hacía muy bien!!! Si no recuerdo mal, primero les quitaba la piel y no sé si antes o después de separar las ancas del resto del cuerpo, las metía en agua para que se hinchase la carne y a su vez fuera más blanquita. Se lo he preguntado a mi padre, pero el tampoco recuerda el orden... Si con 10 años hubiera sabido que iba a tener un blog en el que pondría la receta de las ancas, os aseguro que lo hubiera apuntado en una libreta!!!

   Os doy otras dos formas rapidísimas de prepararlas, una enhariando las ancas y friendolas en aceite de oliva, echando después un poco de sal y limón por encima (o sin el, eso al gusto), aunque las que he visto por ahora son pequeñitas y puede que se queden algo seconas y otra forma de preparar estas "ninfas", que así le gustaba llamar a las ancas de rana a Escoffier, o eso dicen, es también rebozadas en harina, las salteamos en mantequilla o aceite, echando el zumo de limón y un poco de perejil una vez que están casi fritas y listo. Sí, son dos formas muy parecidas, pero tienen pequeños matices.

   Como veis pongo esta receta la semana que toca pescado, la verdad es que no sé muy bien donde meterla, pero bueno, como están en el agua siempre que pueden, les toca ser "pescado", aunque como ya he dicho antes, en mi pueblo se "cazaban" y se hacía con paleta y linterna... Un día lo explicaré con detalle.

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

domingo, 7 de octubre de 2012

Ajilimojili


Ingredientes:
- 200 gr. de patatas.
- 200 gr. de pimientos rojos.
- 1 ajo.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Vinagre.
- Sal.
Elaboración:
   En una olla con agua y un poco de sal cocemos las patatas peladas unos 15-20 minutos, dependiendo del tamaño, hasta que estén tiernas.
   En la placa del horno asamos unos pimientos rojos con un poco de sal y un chorrito de aceite por encima durante 35-40 minutos a unos 220º. Una vez que estén templados, les quitaremos la piel y las semillas.
   En un bol pondremos las patatas cocidas y los pimientos en trozos y los trituraremos con ayuda de un tenedor.
   Una vez que los tengamos triturados, añadiremos un ajo machacado, un par de cucharaditas del caldo que sueltan los pimientos al asarse, un buen chorreón de aceite, vinagre al gusto y sal.
   Serviremos en panecillos tostados a modo de aperitivo.

Notas:
   Para empezar, decir que podéis cocer las patatas enteras o por el contrario partirlas antes de echar a la olla con agua, con lo que se harán mucho antes (ahorraremos gas/luz y tiempo).
   Mi consejo es, ya que tenéis que encender el horno, que en vez de meter solo la cantidad de pimiento de la receta aprovechéis para asar alguno más, que después están buenísimos para un aperitivo rápido con solo echar un poquito de vinagre, sal y aceite.
   Para triturar las patatas y los pimientos podéis utilizar el mortero de toda la vida, pero tendrá que ser grande por la cantidad de la receta, también cualquier aparato de batidoras de trituren, Thermomix o lo que queráis, yo ya os digo que lo hago en un bol o en un plato, normalmente en esto último, para que la mezcla no suba mucho y sea más sencillo triturar con un simple tenedor... Veis??
   A la izquierda de la foto podéis ver como queda triturado y a la derecha los pasos a seguir. Sí, lo trituro a lo bruto, sin partir el pimiento en pedacitos, pero vosotros lo podéis hacer como más os apetezca.
   Otra cosita, para esta cantidad de patata y pimiento le pongo un ajo, tal vez os parezca muy poco, pero si echamos mucho enmascararía el suave sabor de la patata y el pimiento, además, utilizo un prensador que saca la esencia de los ajos y con eso es suficiente... No sabéis como es un prensa ajos?? Tranquilos, aquí os lo enseño...
   Como se suele decir, el mecanismo es más simple que el de un chupete!!! Eso sí, como ya digo, saca todo el sabor del ajo, por lo que hay que ser muy cuidadoso a la hora de utilizarlo, pero bueno, no me enrollo, porque tal vez muchos de vosotros tengáis uno igual o parecido en casa.
   Por último, decir que otra forma de hacer la receta es cociendo los pimientos junto con las patatas y seguir después todo el proceso, pero yo prefiero hacerlo con los pimientos asados, porque es mucho más sabrosa!!!

Apuntes:
   Pues sí, seguro que algunos de vosotros estáis diciendo que esa no es la receta del "ajilimojili", que eso es una especie de vinagreta que sirve para aliñar carnes y pescados, que si patatín, que si patatán... Vale, tenéis razón, pero esto mío también es "ajilimojili"!!! Vosotros probad un poco untado en una rebanada de pan tostado y veréis como os encanta. Por cierto, es una receta andaluza, típica de la provincia de Jaen.
   Ya me decís lo que os parece la receta, creo que os va a gustar bastante, a mi me encanta!!!

   Antes de despedirme, una preguntilla... ¿Alguno de vosotros sabe si en Madrid venden manteca de vaca? Sí, sí, de vaca, lo habéis leído bien. Ya me contaréis...

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 1 de octubre de 2012

Sobaos

Ingredientes:
- 1/2 kg. de azúcar.
- 1/2 kg. de mantequilla.
- 600 gr. de harina.
- 6 huevos.
- 1 cucharadita de levadura.
Elaboración:
   Empezaremos batiendo la mantequilla, que ha de estar con el "punto pomada", junto con el azúcar. Cuando la mezcla esté casi blanca y hayamos dejado de notar el azúcar, iremos añadiendo los huevos de uno en uno, batiendo mucho cada vez que añadamos uno ( de ahí viene el nombre de "sobaos").
   Después iremos agregando la harina tamizada junto con la levadura, poco a poco, pero ya sin batir, tan solo mezclando con cuidado.
   Una vez que la tengamos toda incorporada, con ayuda de una cuchara o una manga pastelera, iremos llenando los moldes hasta la mitad más o menos, los pondremos en una bandeja de horno y los tendremos dentro unos 20 minutos más o menos a 180º, hasta que veamos que se han dorado.

Notas:
   Como veis, yo no añado ni ron, ni anís, ni ralladura de limón, porque para mi lo bueno de esta receta es el sabor de la mantequilla, por lo que debéis utilizar una de muy buena calidad, con sabor a mantequilla de toda la vida.
   Mirad, este es el aspecto que debe tener la mezcla de azúcar y mantequilla para empezar a añadir los huevos...



   Como ya he dicho, lo más cómodo para echar la masa en los moldes es que metáis la mezcla en una manga pastelera con una boquilla lisa y llenéis así los moldes, pero si no tenéis no hay problema, con una cuchara se hará también perfecto, aunque os llevará algo más de tiempo.

   Hace un par de días os dije como hacer los moldes, es muy sencillo, pero por si no lo habéis visto, lo podéis hacer aquí... Moldes para sobaos!!!
   Así es como quedan con la masa dentro... Ahhhh, antes de que se me olvide, esta receta da para hacer dos bandejas de horno, por lo que si queréis menos cantidad tan solo tenéis que dividir ingredientes!!!





   Cada vez que hago sobaos no sé si me siento más orgullosa de ellos o de los moldes!!!

Apuntes:
   Y POR FIN CONSEGUÍ IR A COMER A LA PUEBLA DE GUADALUPE!!!!!!!!!!!

    Después de tener que retrasar el viaje por trabajos y cosas de esas, el sábado tocó visitar a la patrona de mi querida Extremadura. Por supuesto con visita incluída al monasterio, aunque reconozco que lo he visto tantas veces que casi podría guíar yo misma la visita...


   Como dentro no dejan hacer fotos (vale, yo hice alguna a escondidillas del guía y del fraile que nos observaba) os enseño una imagen del claustro y listo, no vaya a ser que me regañen...
   Por supuesto que comimos fenomenalmente bien, la mocillita de Guadalupe, un plato de prueba de matanza, caldereta, cordero al horno y cabrito de la misma forma y los postres, un perfecto de nueces, de higos, un flan de castañas... Para morir de gusto!!!
   Ni qué decir tiene que esta que está aquí escribiendo, se llevó para su casa un tupper con morcillas de Guadalupe un poco escaldadas para terminar de hacerlas en casa...




   Y ahí tenéis la prueba del delito!!! Dios mío, os aseguro que eso tiene que ser pecado, porque está riquísima, bueno, mucho más que riquísima!!!

   Y poco más dio de sí el finde, porque el Viernes con la que caía decidimos no salir de los madriles y dejarlo para el Sábado por la mañana, por lo que a las 9 en planta y para Extremadura, llegar al pueblo, bajar la maleta del coche y salir zumbando para Guadalupe, con el coche de mi padre, que por cierto, ya lo tenía en la calle con los cristales limpios y casi arrancado!!!. Fuimos con el suyo porque tiene sexta y me divierto más conduciendo... Día completo allí, vuelta para casa con medio maletero lleno de cosas, porque fuimos en plan turista total, cena en casa tranquilos y salir un rato en mi pueblo a tomar unas copas... Hora estimada de caer en la cama... 5 de la mañana... No sentí ni el golpe!!!
   Por cierto, mi pueblo es uno de esos sitios en los que puedes seguir saliendo a tomarte unas copas sin llegar a arruinarte, porque por 5 copas no pagas ni 18 euros, lo que aquí te cuestan a veces 2!!! Menuda estafa!!!!

   En fin, a ver si hay suerte y para mi santo nos podemos escapar, que ya tenemos planeado hacer una visita a Mérida, comer por allí y visitar el Teatro Romano, que hace mucho que no voy!!! Ainssssss, cómo me puede gustar tanto mi Extremadura!!!!!!

Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!