domingo, 27 de abril de 2014

Snickerdoodles


Ingredientes:
- 250 gr. de harina de repostería.
- 115 gr. de mantequilla.
- 175 gr. de azúcar.
- 1 huevo.
- 1 yema de huevo.
- 5 ml. de esencia de vainilla.
- La ralladura de medio limón.
- 3'5 gr. de bicarbonato.
- 1'5 gr. de sal.
- Nuez moscada.
Para rebozar:
- 2 cucharadas de canela molida.
- 5 cucharadas de azúcar.
Elaboración:
    Cuando vayas a hacer las galletas, recuerda sacar la mantequilla del frigorífico para que esté a temperatura ambiente.
   Tamiza la harina junto con el bicarbonato, la sal y la nuez moscada rallada y reservar. En un cuenco batir la mantequilla junto con el azúcar. Añade el huevo y la yema, la ralladura de limón y la vainilla. Vuelve a batir, esta vez hasta que la masa esté esponjosa. Ve mezclando los ingredientes que tenías reservados con ayuda de una cuchara o espátula. Cuando lo tengas, cubre el cuenco con papel film y guarda en el frigorífico una hora más o menos.
   Enciende el horno a 190ºC. Con ayuda de una cuchara, ve cogiendo porciones de masa de unos 20 gramos. Utilizando las dos manos, convierte esas porciones en bolitas y ve pasándolas por la mezcla de azúcar y canela. Pon papel de horno en la badeja en la que vayas a hacer las galletas. Coloca todas las bolitas en la bandeja y con ayuda de la palma de la mano, ve aplastando un poco.
   Hornea entre 11 y 13 minutos (dependiendo de si las queréis más o menos abizcochadas), a media altura, hasta que se doren los bordes. Una vez hechas, pasa a una rejilla hasta que enfríen.

Notas:
   Empiezo con la pregunta que muchos os podéis hacer ¿cuántas salen? 30 más o menos. Solucionado ese tema, empecemos con los detalles. Primero, no he puesto la cantidad de nuez moscada, porque es una cantidad muy pequeña. En la foto de abajo podéis ver la cantidad e incluso el peso que suelo poner, así os haréis una idea.


      También os enseño la cantidad de ralladura de limón y la esencia de vainilla. Por supuesto que si os apetece, admite algo más, pero os recomiendo que empecéis con la cantidad puesta en los ingredientes.


   Si tenéis una batidora de varillas os la recomiendo, porque es mucho más cómodo, pero si no es el caso, con un poco de paciencia veréis que el azúcar y la mantequilla se convierten en uno... Recordad cuando echéis los huevos y demás, batir hasta que quede esponjoso.


   Para mezclar la harina es muy cómoda una rasqueta, pero si no disponéis de ella, con una chuchara también se puede mezclar. Por supuesto que también con las manos, pero no os quejéis cuando se os quede la mano pasada!! La harina, por si alguien lo pregunta, la utilizo con un 9 % de proteína.


    En la siguiente foto podéis ver el tamaño de las bolas. Ya digo que yo las hago de unos 20 gramos, lo que permite comerte al menos un par de ellas sin mucho remordimiento... Mi consejo es que primero hagáis todas y después las paséis a la bandeja del horno. 


   Así es como yo las aplasto, con la palma de la mano, aunque también lo podéis hacer con una cuchara, con el culo de un vaso, o con lo que os apetezca y resulta mejor.


   Si tenéis un horno convencional, seguro que con un poco de maña metéis todas las galletas de un golpe. Aviso que si lo hacéis así, posiblemente se os junten al crecer en el horno, pero quedarán también genial. Si las queréis todas bonitas, mejor en dos tandas.


 Y por último, una vez frías, se podrán guardar en una lata y se mantendrán bien por una buena temporada (eso si duran, claro)

Apuntes:
    Pues hoy tenía dudas de qué receta poner, porque llevo mucho tiempo con ganas de publicar la de hoy, pero también tengo muchas ganas de poner una receta de mermelada que está riquísima. Como no me decidía, esta mañana pregunté en el Facebook qué ponía, si las galletas o la mermelada, y el resultado está claro, no?? Pues nada, la mermelada va a tener que esperar...

   Sabéis que me encantan los libros de cocina, y esta receta me la encontré en varios de los que tengo en casa. En concreto, la de hoy es del libro de Le Cordon Bleu "Galletas y Pastas Caseras". Las otras son muy parecidas, y aunque están también riquísimas, me quedé con esta por un motivo muy sencillo y es que, al contrario de las otras, no lleva cremor tártaro, lo que hace que sea mucho más sencillo hacerlas allá donde voy.

   Y cambiando de tema, qué tal vuestro fin de semana?? El mío, después de mucho tiempo, por fin es tranquilo!!! Nada de coche, nada de viajes, nada de nada!!! Sofá, tranquilidad, comer, dormir,... Vamos, para muchos un fin de semana aburridísimo y para mi, un fin de semana que necesitaba. Bueno, no voy a mentir, ayer salí antes de comer, fui a comprar harina de fuerza, que no me quedaba y cuando me levanté, lo hice con ganas de hamburguesas caseras, pan incluído, y por cierto, estaban buenísimas!! A ver si un día me acuerdo y cuando prepare los bollos le hago fotos al proceso y pongo la receta en el blog.

   Y ahora os tengo que dejar, que vamos a hacer un vídeo cortito, para dar gusto a los que dicen que algunos son muy largos (que no es así, podéis comprobarlo cuando queráis en este enlace (pinchad aquí)) y si no empezamos ya, sé que me voy a aperrear y lo vamos a tener que dejar. ¿Una pista? Pues no sé, si sabéis interpretar esto, sacaréis la receta... Nana na naaa naaaaa... Está claro, verdad??

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!
  

lunes, 21 de abril de 2014

Montadito "Piripi"


Ingredientes:
- 4 panecillos de viena.
- 4 filetes de lomo de cerdo.
- 4 lonchas de bacon.
- Tomate en lonchas.
- Queso en lonchas.
- "Ajonesa"
Elaboración:
  En una plancha haz el lomo de cerdo y el bacón. Abre los panecillos al medio, pon una loncha de queso, el lomo, el bacón, bastante "ajonesa" y unas lonchas de tomate. Cierra con la otra mitad del pan.
   En un grill, tuesta un poco el bocadillo completo y sirve caliente.

Notas:
   Un consejo, es muy importante que el lomo sea muy fino (en realidad lo suyo es que todos los componentes del montadito sean muy finos) y que se haga rápido, de otra forma quedará un poco seco.
   Se puede hacer con mahonesa, pero es preferible que lleve ajo. Si lo hacéis en casa, os recomiendo que no quede muy espesa (eso ya sabéis que se puede controlar con la cantidad de aceite con la que se prepara la salsa).
   El queso recomiendo que no sea tipo "Tranchete", mejor que sea un queso para sandwich, pero no tan "suave". El bacón a mi me gusta un poco tostado, pero eso ya va en gustos.
   Si os apetece simplificar, siempre se puede calentar un poco el pan antes de hacer el montadito y comer diréctamente sin pasar por el grill.

Apuntes:
   Por lo que veo, estamos ya casi todos de vuelta de Semana Santa!! Bueno, casi todos, porque la receta que tenía pensado poner esta semana en el blog sigue de vacaciones... Sí, tenía pensado prepararla en Sevilla, en casa de mi hermana, aprovechar y hacer unas fotos para poder ponerla, pero al final hubo cambio de planes y dijo que quería comer kebab casero (aquí la receta), y claro, no me puedo negar a dar gusto a la hermana pequeña...
   Eso sí, llevaba tiempo con ganas de poner aquí uno de los montaditos que más me gustan de todos los que ponen en Sevilla, por no decir el que más, el montadito "Piripi" de la bodeguita Antonio Romero. Es una delicia, en casa lo preparo mucho desde que hace años descubrí ese sitio.


   Ahí tenéis la foto con las dos direcciones que tienen en Sevilla, yo voy al que hay en la calle Gamazo, por si os interesa. Y por cierto, los camareros son simpáticos a rabiar!!
   En fin, que ya les he hecho demasiada publicidad para lo que me pagan, que es NADA, pero es que me gusta tanto que no me puedo resistir!! Por cierto, la foto de los dos "Piripis" la he hecho yo, pero en su bar. Son los dos últimos que pedimos antes de volver a Madrid. Hubiera puesto la foto de los que yo hago en casa, pero preferí poner esta. Y como dicen muchos, la foto la he hecho con el teléfono...

   Y ahora un resumen de mi Semana Santa... Ha tocado Sevilla!!! Muchos sabéis que he vivido en esa maravillosa ciudad muchos años, tengo allí a mis hermanas y a mis sobrinos, que por cierto, Carlota ya tiene un mes!!! Queréis ver la carina de la peque?? Está para comérsela!!!


    No os dejéis engañar por la foto, parece que está redondina, pero no, es que está tan felíz cuando está cogida por su tita "Padawan" que se pone más ancha que larga!! No voy a hablar más de mi sobrina (hasta la próxima vez), porque entonces se me junta la receta de esta semana con la del domingo que viene o más...

   Y antes de despedirme, os digo que recomiendo la Semana Santa de Sevilla a todo el que no la conozca, merece la pena. Tanto para los creyentes como para los que no lo son, os la recomiendo de corazón.


   Lo mejor de este año es que ha hecho un tiempo maravilloso, sol, una temperatura envidiable y se han podido ver todas las procesiones en la calle, aunque os cuento una cosilla que escuché en la iglesia del "Cachorro". Decía una señora que ella estaba rezando para que lloviera, porque le daba muchísima pena que saliera a procesionar.
   ¿Recomendar algo en Semana Santa en Sevilla? Todo!!! Pero tengo la casa en Triana y el barrio tira... Ya digo que ver procesionar al Cristo de las Tres Caídas y a la Esperanza es impresionante... Verlos aparecer por la calle Pureza hacia el puente de Triana... Mira, que lo dejo, porque como empiece a subir fotos, entre mi sobrina y las que tengo de pasos, nos llega el día del Corpus y sigo aquí contando cosas!!

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

martes, 15 de abril de 2014

Salmón glaseado


Ingredientes:
- 4 rodajas de salmón.
- 15 ml. de aceite de oliva virgen extra.
- 45 ml. de sirope de arce.
- 30 ml. de bourbon.
- 45 gr. de mostaza.
- Sal.
- Pimienta negra.
- Aceite para la sartén.
Elaboración:
   En un cuenco pon el aceite, junto con el sirope, el bourbon, la mostaza, la sal (al gusto) y la pimienta. Bate con una varilla o con un tenedor hasta que la mezcla esté bien ligada.
   En una fuente coloca las rodajas de salmón y echa por encima la mitad del glaseado, da la vuelta y añade la otra mitad. Deja reposar al menos una hora.
   Pasado el tiempo de reposo, pon un poco de aceite en una sarten o plancha y coloca las rodajas de salmón. Echa por encima un poco del glaseado que habrá en la fuente. Hazlas por un lado a fuego no muy fuerte y cuando estén doradas, dales la vuelta y termina de hacerlas por el otro lado. No digo tiempo porque depende de lo que os guste de hecho el pescado.
   Puedes acompañarlo con unas patatas cocidas y salteadas después en mantequilla y alguna hierba o con cualquier otra verdura que guste en casa.

Notas:
   Otro plato sencillo, verdad?? Vamos a hablar del glaseado. Puede que a algunos les resulte algo complicado encontrar el sirope de arce, aunque me atrevo a decir que ya lo hay en casi todos las tiendas medianamente grandes. Si no lo encontraseis y aunque cambiaría el sabor del plato, se puede cambiar por miel. Lo mismo sucede con el bourbon, si no se encuentra, siempre se puede poner un poco de whisky, aunque también variará el sabor. Y no, la mostaza no se puede cambiar por kepchup!! Jejejeje...


   Por cierto, esto también se puede utilizar para aliñar ensaladas, eso sí, siempre que no la vayan a tomar niños, puesto que por poco que lleve, recordemos que tiene alcochol. En la foto está claro que se ve a la izquierda todos los ingredientes separados y a la derecha una vez que están ligados.


   Sí, en la foto aparecen dos, pero es que en casa somos eso, dos y los pongo a macerar en un plato cuando es un antojo de última hora. Cuando planifico esta comida con tiempo, los pongo en una fuente, lo tapo y al frigorífico a que maceren con tranquilidad. A la derecha podéis ver lo que digo de echar por encima el glaseado una vez que están en la sartén, aunque no hay que echar todo si no queréis.





   Y ahí el resultado cuando le das la vueta. Como veis, se carameliza un poco y queda riquísimo!! Ya os digo que el tiempo es al gusto y depende siempre de la intensidad del fuego. La cantidad de aceite en la sartén cuando se pone el pescado es mínima, tan sólo un chorrito  y bien extendido.
   Por cierto, este plato se puede hacer en una barbacoa. Con el aroma de las brasas queda también muy bueno. Eso sí, ahí tenéis que tener cuidado de que no se rompa y siempre hay que tener la rejilla muy bien engrasada.

Apuntes:
   Otro domingo más que no he podido publicar, pero aquí estoy de nuevo. Esta vez tengo excusa, he tenido un acontecimiento familiar en Galicia, la boda de Alberto y Naira. La verdad es que ha estado genial, la novia iba guapísima, con un vestido muy bonito y el novio iba también genial, pobre, que nunca se habla de los novios y bien guapo que iba!! Eso sí, no se le ocurrió otra cosa, que torcerse el pie el día antes de la boda, pero aún así, llegó andandito y casi sin cojear. El padrino molón, molón (una pena que no se le vea bien. Ya conseguiré alguna foto decente) y Geli, la madrina, iba impresionante!!


   La comida genial, empezó con un cóctel en los jardines del pazo, con unas tablas de queso, una empanada de maíz buenísima, foie de rape, unas brochetas de pollo, croquetas de centolla, jamón ibérico, que por lo rico, seguro que era de mi tierra y pulpo "á feira" si queréis, aquí está la receta). La verdad es que había más cosas, pero tengo que encontrar la foto del menú, que no sé ni por dónde anda!! Después, en la mesa tocó comer centolla, que por cierto, estaba de traca!! También una rica ensalada de bogavante, el típico pero refrescante sorbete de limón, una vieira que estaba en su punto, acompañada de una crema de patata buenísima, una lubina rellena (estaba divina) acompañada de tartaleta de calabacín (con la tartaleta nos reimos un montón, ya sabéis uno suelta una tontería en la mesa y para qué queremos más...) y un jarrete de ternera estofado, con una salsa para mojar pan que daba la hora. De postre una tartita con un helado de frutos rojos y un vasito con una especie de crema que estaba buenísimo!! Vino, cava y esas cosas para aburrir, porque además nos tocó en nuestra mesa un camarero que siempre estaba pendiente de que no faltase nada, lo que tiene su peligro, porque el chaval era super discreto echando vino y realmente así no controlas lo que bebes, pero vamos, que sacamos nuestra parte...




   Una cosa muy original fue la forma de decir a los invitados en qué mesa estaban sentados. Fue con un vídeo. Salía el nombre de la mesa, a nosotros nos tocó la mesa "manzana" y después salía una foto junto con el nombre de cada uno de los que íbamos sentados en ella. La verdad fue toda una currada. Aunque más tarde sacaron un panel con todo puesto, porque imagino que algún despistadillo tuvo que haber por ahí que no se viera en las fotos. Y una de esas pizarras está guardada para mi, pero va a tener que esperar en Pontevedra...


   De recuerdo de la boda dieron, a los chicos una petaca (llenas unas de whisky y otras de ron) y a las chicas un marca páginas, personalizado cada uno con nuestro nombre grabado.


   Y después la barra libre, con chuches y mesas dulces para los más golosos, baile hasta las cuatro para unos y hasta las seis para los más valientes (yo me fui a las cuatro, porque creo que me voy haciendo mayor). También hubo "bailarinas" para que las chicas no sufrieran mucho con los tacones (oye, vi dos o tres con unos taconazos tan altos que tenían que llevar un arnés de seguridad!!).


   Por lo demás, pues otro fin de semana más en Pontevedra, disfrutando de los paseos por sus calles, comiendo empanada hasta no poder más (mi suegra es una maestra haciéndolas) y aperitiveando en los "ratos libres"... Bueno, no os entretengo más, que sé que llego con retraso!!

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!

domingo, 6 de abril de 2014

Po'boy de gambas


Ingredientes:
- 240 gr. de gambas peladas.
- Lechuga.
- Tomate.
- Pan de baguette.
Salsa Remoulade (pincha aquí para ver la receta).
- 2 ó 3 cucharaditas de sazonador cajún (pincha aquí para ver la receta).
Elaboración:
  Pon las gambas en un cuenco y añade el sazonador. Mueve todo bien para que se mezcle perfectamente. Deja unos 15 ó 20 minutos para que cojan bien el sabor. En una sartén, pon un chorrito de aceite y saltea las gambas hasta que estén hechas.
 Mientras que las gambas cogen el sabor del sazonador, abre las baguettes al medio, pon un poco de la salsa Remoulade en una parte del pan y extiende. Pon lechuga partida y el tomate en rodajas. Cuando estén las gambas hechas, colócalas encima del tomate y añade un poco más de la salsa. Cubre con la otra parte del pan y sirve caliente.

Notas:
   Antes de nada decir que con esa cantidad de gambas, comen perféctamente  cuatro personas. Lo único que hay que tener en cuanta es disponer de pan suficiente. Podéis hacerlo en baguettes grandes, partiendo los bocatas del tamaño que más os apetezca o en baguettes individuales. Al gusto.


   En la foto de arriba podéis ver la cantidad que entra en las cucharaditas que echo. No os engañéis por la foto de la derecha, ahí hay la mitad de las gambas de las que pongo en los ingredientes, pero es que nosotros sólo somos dos.


   Así es como va el montaje del bocadillo, más simple no puede ser, pero ya sabéis que me gusta fotografiar todo, porque así (casi) nunca quedan dudas.


    No hace falta hacer las gambas en mucho aceite, con un chorrito bastará. Por cierto, se pueden preparar de dos formas, la primera como os lo pongo en la foto, es decir, salteadas. La otra es rebozarlas y freírlas. Es muy fácil también, pero tendrán algo más de grasa. Eso sí, está buenísimo!! A las gambas se les pone el sazonador y se dejan un rato y después se rebozan primero en huevo (podéis cambiarlo por buttermilk) y después en una mezcla de harina de trigo y harina de maíz. Se fríen en aceite bien calentito y antes de poner en el bocadillo, se escurren bien. Probad de las dos formas y quedaros con la que más os guste.

Apuntes:
   Espero que os guste este bocadillo famoso en la cocina criolla, es una delicia. Si os apetece se puede hacer con pescado frito, o también con carne, como más os guste. Si os digo que si lo hacéis con pescado, está mucho más rico rebozado y frito.

   Hoy no voy a contar ninguna historia, tan sólo os diré una cosa, disfrutad de la vida todo lo que podáis, mañana puede que no podamos hacerlo por mil circunstancias... Querido Jesús, te has ido de nuestro lado sin hacer ruído, dejando aquí una maravillosa mujer y dos hijos fantásticos, pero creo que has disfrutado al máximo de ellos y de todos los amigos que te han rodeado. Te echaré de menos.

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!


Sazonador cajún


Ingredientes:
- 9'5 gr. de sal.
- 7 gr. de pimentón. 
- 3 gr. de ajo en polvo.
- 1'5 gr. de cebolla en polvo.
- 0'5 gr. de orégano.
- 3 gr. de cayena molida.
- 1 gr. de tomillo.
- Unos golpes de pimienta negra molida.
Elaboración:
   Mezclar todos los ingredientes y guardar en un tupper para usarlo en diferentes recetas.

Notas:
   Os pongo una foto de una cuchara que de contenido son 5 ml., para que os hagáis una idea de lo que se necesita para la cantidad de cada ingrediente.


   En cucharaditas son: 2 de sal, 2 1/2 de pimentón, 2 de ajo, 1 de cebolla, 1 de cayena, 1 de orégano, 1 de tomillo y unos golpes de pimienta negra. Todo esto es por si no tenéis una báscula de precisión, aunque por lo que cuesta, os recomiendo que os la compréis, es muy práctica para pequeñas cantidades.

Apuntes:
   Aquí os iré poniendo los enlaces de las recetas en los que utilice esta mezcla de especias:
Po'boy de gambas.