lunes, 31 de marzo de 2014

Salsa Remoulade


Ingredientes:
- 100 gr. de mahonesa.
- 2 pepinillos.
- 10 alcaparras.
- 5 gr. de mostaza.
- 50 gr. de cebolla.
- 1 ajo.
- 5 ml. de zumo de limón.
Elaboración:
   Pica los pepinillos, alcaparras, cebolla y ajo lo más pequeño que puedas. En un bol pon la mahonesa junto con la mostaza.
   Mezcla todo, incluído el zumo de limón (si no te gusta muy ácido, pon primero la mitad de la cantidad para probar, si ves que admite más, añade el resto) y deja reposar en el frigorífico hasta que se vaya a utilizar.

Notas:
   Vamos a ver si "adornamos" un poco la receta de hoy... Si os apetece darle un toque distinto se le puede añadir a la salsa un par de anchoas picaditas, también un poco de pimentón y algo de cayena. Hasta horseradich si os apetece, pero con los ingredientes puestos arriba va sobrada para la receta de la semana que viene, que es cuando la vais a necesitar. Con cilantro fresco picado también queda muy rica, eso ya va en gustos. Mi consejo es que vayáis probando hasta dar con vuestra Remoulade perfecta.


   Os pongo esta foto para que os hagáis una idea de lo que abultan cinco gramos de mostaza, vamos, es como un pegotín de nada. Si no tenéis peso, 100 gramos de mahonesa vienen a ser tres cucharadas bien colmadas.


   En la foto podéis ver el tamaño de los pepinillos, como véis son de los pequeñajos. También podéis ver el grado de triturado que tienen los ingredientes. Además de un trozo de mi libreta de recetas, jejejeje...

   Es una salsa excelente para acompañar pescados, carnes, verduras... Pero si es que está buena con todo!!!

Apuntes:
   Lo sé, y sé que ha pasado más veces, estar una semana entera para publicar esto. Pero es que este mes trae cinco domingos y sabéis que es el día que suelo publicar. Inconvenientes? Ninguno. Ventajas? Pues que aprovecho y así pongo por separado la salsa que será necesaria para la receta de la semana que viene!!! Claro, está todo pensado.

   Hoy no me voy a enrollar mucho, este fin de semana ha tocado estar en el pueblo físicamente y en Sevilla con la mente y el corazón... Qué sustos te puede llegar a dar la vida en ocasiones, pero gracias a Dios, casi siempre se queda, como en este caso, en un "susto".

   Ya tengo modelito para la boda que tengo en un par de semanas en Galicia, se casa el primo Alberto y vamos a ver si al menos nos pone una gambilla en el plato... Bueno, en realidad llevo dos trajes, porque aún no tengo claro el que me voy a poner. Depende del día que salga, así decido uno u otro. Cuando llegue el momento y si consigo salir decente en alguna foto os la enseñaré por aquí.

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

martes, 25 de marzo de 2014

Tirnak Pidesi


Ingredientes:
- 230 gr. de harina de trigo.
- 5 gr. de levadura fresca de panadería.
- 5 gr. de azúcar.
- 2'5 gr. de sal.
- 125 gr. de agua.
- Harina integral para espolvorear.
   Para untar el pan:
- 25 gr. de yogur natural.
- 25 gr. de agua.
- 1 yema de huevo.
- Semillas de Nigella o sésamo.
Elaboración:
   En un vaso disuelve la levadura en el agua templada. Mientras que va "despertando" la levadura,  mezcla en un bol grande la harina, el azúcar y la sal. Añade la mezcla de agua y levadura y amasa bien unos 10- 15 minutos, hasta que no se te pegue a las manos. Puedes hacerlo dentro del bol o pasarlo a la encimera y amasar en ella, como te resulte más cómodo. Pero no necesitará más harina.
   Cuando esté bien amasada, pon en el bol y tapa con un paño. Deja reposar una hora o el tiempo que necesite hasta que doble el volumen.
   Pasada ese tiempo, espolvorea la encimera con harina integral, desgasifica la masa y estira con un rodillo, intentando que quede una forma redondeada y fina, de medio centímetro más o menos. Pasa la masa a la bandeja del horno (preferible con papel de hornear).
   Mezcla el yogur con el agua y pincela la superficie del pan. Deja reposar media hora más o menos. Bate la yema. Pincela el pan otra vez y con ayuda de un cuchillo o un cortador, haz cuadrados, siempre llegando hasta el fondo pero no hasta los bordes. Espolvorea las semillas por encima.
   Precalienta el horno a 190ºC y mete el pan entre 15-20 minutos, hasta que veas que está dorado. Sírvelo templado.
  

Notas:
   Empecemos por la masa, como digo, con una hora de reposo hay suficiente. Si es cierto que dependerá de la temperatura de la cocina, eso sí, siempre bien tapado para que no cree costra. Cuando lo paséis a la encimera y lo desgasifiquéis, tendrá más o menos el tamaño inicial. Importante, si queréis bajar la cantidad de levadura (ganará en sabor, aunque en este pan no es que sea una máxima imprescindible), recordad que se deberá aumentar el tiempo de levado. Esta receta está con esa levadura para hacer en "poco" tiempo.


   Para estirar la masa, que recomiendo la pongáis en la encimera con forma de bola para que os cueste menos trabajo estirarla con forma redondeada, es bueno, aunque no imprescindible, espolvorear con harina integral, de esa forma tendrá más sabor el pan, aunque si no tenéis, os valdrá la misma harina con la que habéis hecho la masa. Ahhhhh, antes de que se me olvide, la harina que se utiliza en esta receta, es la harina con un 10% de proteína, no olvidéis que lo suelen poner en los laterales de los paquetes.


   En la foto de arriba a la derecha se ve el pan ya en la bandeja con la mezcla de yogur y agua. Ahí tenéis dos opciones, la que digo en la elaboración, es decir, dejar reposar media hora (no hace falta taparlo) y después pincelar con la yema batida, o diréctamente hacer una cosa detrás de otra y al horno sin reposo, de las dos formas queda muy rico. También podéis hacerlo de las dos formas y a partir de ahí decidir lo que más os guste.
   Como véis yo hago los cortes con un cortador de pizza, es lo mejor, porque me hace un corte limpio y no me mueve la masa. Si miráis, no llevo el corte hasta el final.


    En la foto de abajo a la izquierda se ve el resultado de los cortes. Otra forma de hacerlo es con los dedos, apretando hasta el fondo, pero a mí me encanta hacerlo así porque una vez hecho, te facilita bastante el corte del pan.


   Y por último, las semillas. Hay dos formas de ponerlas en el pan, como lo hago yo, es decir, primero pincelo el huevo y después echo las semillas o mezclando semillas y huevo y pincelando la mezcla. Yo lo hago de la primera forma, porque así sé que se quedan repartidas de forma uniforme, pero queda bien de las dos manera.

Apuntes:
   Empezando por el principio, como se suele decir, primero dar las gracias a Taki, que es quien me dio la receta de este pan. Veréis que por el nombre no es de Cuenca, aunque podría ser, pero no, no, no, Taki es de Turquía, y por eso hoy toca este pan tipiquísimo de allí con el que poder comer el döner kebab de la semana pasada (aquí la receta). Mirad, un día me dio una receta muy famosa de allí, se llama "Iskender Kebab", se hace con este pan y además lleva la carne, salsa de yogur, bulgur, tomate frito y mantequilla fundida. Un día os la pondré con más detalle para que probéis una cosa rica de las "güenas"!! Familiarmente podéis llamar a este pan tan sólo como pan "Pide", que así es en plan resumido.

   A ver, que no cunda el pánico!!! Sí, en los ingredientes he puesto la Nigella, que son unas semillitas con un toque de pimienta muy rico y fresco. A los que vivís en Madrid o alrededores, decir que estas semillas se encuentran en mi tienda de especias favoritas, la tienda de Spicy Yuli, en la calle Valverde. Si le decís que vais de parte de Pilar, de La Cocina de Padawan,  no os hará descuento, pero seguro que os dedica una gran sonrisa!!! Jejejejejeje...
   Si no las encontráis, no hay problema, porque con sésamo está también buenísimo!! Y si tenéis semillas de amapola tambien se le puede espolvorear por encima.

   Y bueno, ahora os explico el motivo por el que he tardado un par de días más de lo normal en publicar la receta, y es que he tenido los brazos sujetando a mi nueva sobrina (la primera niña, que los otros son todos nenes...)


    No me digáis que no es una preciosidad?? Se llama Carlota y nació el jueves. Por varios motivos no he podido ir hasta el sábado a conocerla, pero en cuanto llegué a Sevilla y se lo expliqué, la niña lo entendió perfectamente!!! Es tranquila, come, duerme, llora poco, por no decir nada. Tan sólo "gruñe" un poquillo cuando va teniendo hambre, pero en eso ha salido a su tía... Tenía dos opciones, enseñar una foto con los ojos abiertos o esta bostezando y por ahora me quedo con esta, ya os enseñaré alguna más adelante... Ainssss, me ha costado trabajillo dejarla en Sevilla con sus papis y su hermano, no entiendo el motivo por el que no me han dejado que me la traiga... Vaya padres, amooooossss qué!!! Al final me quedo con las ganas de que se llame Jimena, pero ya les he dicho que así es como yo llamaré a mi sobrina, que se vayan acostumbrando!!!



   En fin, que seguiría escribiendo de ella todo el día, pero como estamos a martes, creo que voy a publicar esto diréctamente y ya os iré contando cosillas poco a poco, para no saturar. Querida sobrina, bienvenida al mundo!!!

   Y a vosotros os emplazo aquí de nuevo el domingo, que ya sin falta vuelvo a respetar el día de la publicación. Sé que todos entendéis el retraso de esta, pero como dicen, todos los niños traen un pan debajo del brazo y mi niña ha traido este pan turco que espero hagáis!!!

   Nos vemos en cinco días... Feliz semana a todos!!!

domingo, 16 de marzo de 2014

Döner Kebab casero


Ingredientes:
- 700 gr. de carne picada (ternera, pollo o cordero).
- 70 gr. de cebolla.
- 2 ajos.
- 10 gr. de sal.
- 40 gr. de pan rallado.
- 3 gr. de comino molido.
- 3 gr. de cilantro molido.
      Para acompañar:
- Pan lavash o pan de pita.
- Tomate en rodajas.
- Lechuga en rodajas.
- Salsa de yogurt.
      Utensilios necesarios:
- Una lata. 
- Una bolsa de asar. 
Elaboración:
   En primer lugar, tienes que picar la cebolla muy menuda. En un cuenco, mezcla la carne picada junto con los demás ingredientes hasta que esté todo bien integrado.
   En el bote metálico introduce una bolsa de asar. Ve cogiendo porciones de carne de unos cien gramos, aplastando como si de una hamburguesa se tratase y ve introduciéndolas en el bote, compactando con la mano, hasta terminar con toda la carne. Si las medidas están bien, debe quedar justo en el borde del bote. Cierra la bolsa de asar e introduce en el horno al baño María a 150º C durante una hora (el agua debe estar en el horno desde que se enciende). Apaga el horno y dejalo dentro 15 minutos. Saca el bote del horno y deja reposar antes de partir otros 15 minutos, para que los jugos se repartan bien.
   Saca del bote y pon en un plato. Clava un cuchillo o brocheta en la parte de arriba, para que te sirva de sujección y parte lasquitas con ayuda de un cuchillo. Si quieres darle un toque distinto y dispones de un soplete, puedes tostarlo un poco a la vez que lo vas sirviendo.
   A la hora de servirlo, puedes hacerlo de diferentes modos:
- Tal cual, acompañado de patatas fritas o ensalada.
- Con pan lavash, que es un pan tipo "tortita mexicana", para que todos sepáis a lo que me refiero, acompañado de lechuga, tomate y salsa de yogurt.
- Con pan de pita, abriendo los panes y sirviéndolo de igual forma que con el lavash

 *Importante:
  Para los que tenéis la olla GM, estos son los tiempos y la temperatura: 30 minutos. Menú guiso, presion baja para el modelo E. Menú cocina, presion baja para el modelo D . Válvula cerrada, baño María hasta menos de la mitad de la lata. Dejar reposar en el agua otros 10 minutos. Gracias a Flora por adaptarla!!! Y a Ana y Begoña por las risas y la readaptación!!!
También Magui Peral, amiga del Facebook lo hizo en olla rápida, dejando cocer 30 minutos desde que sube la válvula, apagando la vitro, dejando el kebab 15 minutos con la olla cerrada y sacándolo después para que tenga el reposo de 15 minutos. 
   Para hacerla en Thermomix utilizando el recipiente Varoma, hay que poner entre 750-800 gr. de agua y tenerlo 40-50 minutos, en la velocidad 2 y la temperatura Varoma. 
   Para hacerlo en olla lenta (slow cooker), poner agua en el fondo de la olla, para que cubra la lata al menos un tercio, tapar y dejar en "High" (alta) durante dos horas (Maypi fue la primera en arriesgarse a preparar la receta en esta olla). Si tenéis termómetro de sonda, hasta que alcance el interior 75º C.

Notas:
   Bueno, vamos a empezar a explicar, en primer lugar hay que hacer la mezcla de las especias junto con la carne, esto no tiene mayor complicación, pero sí recomiendo que el ajo esté muy bien machacado (Si tenéis un explimidor de ajos quedará perfecto), de esa forma se repartirá bien por toda la carne. De nuevo hay cantidades pequeñas de algunos ingredientes, en este caso, el comino y el cilantro molido. No hay problema, es más o menos una cucharadita de café de cada una de ellas.


   Siguiente paso, formar las "hamburguesas". Como pongo en la elaboración de la receta, lo suyo es que hagáis porciones de unos 100 gr. aproximadamente, aplastándolas para darles la forma redondeada de la lata.


Y ahora lo más sencillo, suponiendo que en esta receta haya algo complicado, cosa que creo que no sucede. En la lata hay que poner una bolsa de asar e ir introduciendo las porciones de carne, apretando cada vez que pongamos una. De esta forma conseguiremos que no quede aire entre ellas. Así hasta terminar con toda la carne. Si respetáis las cantidades de los ingredientes y las dimensiones de la lata, esta os debe quedar hasta el borde. Una vez que la tengáis cerrad la bolsa (en los paquetes vienen cierres, pero a mi me gusta enrollar la bolsa sobre sí misma y enganchar el sobrante con el borde de la lata.


   Una vez que lo tengáis, se pone al baño María. No olvidéis meter el agua cuando encendáis el horno, de esa forma se irá calentando. La lata debe quedar cubierta al menos hasta la mitad. Si veis que hace falta agua, como en este caso, se le añade un poco más.


   Para los que tengáis termómetro de cocina, os digo que la carne estará hecha cuando en centro del bloque alcance los 75ºC, pero si no lo tenéis o no os queréis complicar, con los tiempos que pongo en la eleboración, quedará bien hecho.


   Os recomiendo que para cortarlo utilicéis un cuchillo de sierra, y que lo hagáis en cortes finos, tal y como lo hacen en los restaurantes de este estilo de comida.


   Y listo, ya tenéis vuestos kebab caseros!!! Tan sólo tendréis que preparar una salsa de yogurt, que es de lo más sencillo. Dependiendo de los que os juntéis a comer, necesitaréis mayor o menor cantidad, eso ya queda en vuestras manos, pero para prepararla tan sólo necesitaréis un yogurt natural, unas gotitas de limón, una puntita de comino molido y unas hojas de menta troceadas. Lo mezcláis todo bien y ya está!!

*Importante:
  Vuelvo a reperir lo que pongo más arriba:
   Para los que tenéis la olla GM, estos son los tiempos y la temperatura: 30 minutos. Menú guiso, presion baja para el modelo E. Menú cocina, presion baja para el modelo D . Válvula cerrada, baño María hasta menos de la mitad de la lata. Dejar reposar en el agua otros 10 minutos. Gracias a Flora por adaptarla!!! Y a Ana y Begoña por las risas y la readaptación!!!
También Magui Peral, amiga del Facebook lo hizo en olla rápida, dejando cocer 30 minutos desde que sube la válvula, apagando la vitro, dejando el kebab 15 minutos con la olla cerrada y sacándolo después para que tenga el reposo de 15 minutos.
   Para hacerla en Thermomix utilizando el recipiente Varoma, hay que poner entre 750-800 gr. de agua y tenerlo 40-50 minutos, en la velocidad 2 y la temperatura Varoma. 
   Para hacerlo en olla lenta (slow cooker), poner agua en el fondo de la olla, para que cubra la lata al menos un tercio, tapar y dejar en "High" (alta) durante dos horas. Si tenéis termómetro de sonda, hasta que alcance el interior 75º C.

Apuntes:
   Habéis visto de qué manera tan simple se hace una comida que se puede porcionar directamente en la mesa?? La semana que viene creo que pondré la receta de un pan turco que le va que ni pintado a esta comida y que nos servirá para otras comidas de origen turco que no tardaré en poner. El pan se llama pan "Pide", es una delicia. Me dio la receta mi querido Taki, y creo que ya la tengo controlada...

   No, claro que esta receta de hoy no es mía, no, no, no... Me la encontré hace un par de años  trasteando por la red, me gustó mucho, porque vi que se trataba de un plato muy ligero y sano, aunque va dejando de ser ligero según se le van añadiendo ingredientes, jejeje... La receta original es de Tim Hayward, pero no os voy a poner el enlace directo, voy a dejar que lo busquéis vosotros mismos, al menos por ahora, jejeje...

   Qué tal vuestro finde?? El mío ha estado muy entretenido, ha tocado morder chaparros y seguir replantando la viña. Las que quedan ya se pondrán el año que viene, por este, ya está bien...


   Y ahora voy a relajarme un rato, que después de la "tupa" de trabajar que nos hemos dado necesito poner las piernas en alto mientras me dan un pequeño masaje...

   Se me olvidaba!!! Madre mía, con el cansancio no doy más... La lata!!! A ver, las dimensiones de la lata son las siguientes:


   No, no hace falta que vayáis con la cinta métrica a la tienda, la lata es de las que en peso es de 850 gr., vamos, los que vienen a ser los "grandes" de tomate triturado.
   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 10 de marzo de 2014

Sandwich de atún rebozado.


Ingredientes:
- 200 gr. de atún en aceite (peso sin aceite).
- 30 gr. de cebolla.
- 60 gr. de mahonesa.
- Unas gotas de zumo de limón.
- Mantequilla.
- 8 lonchas de pan de molde.
- Sal.
- Pimienta.
- 2 huevos.
- 125 ml. de leche.
Elaboración:
   Comienza escurriendo el aceite del atún. Mientras, pica la cebolla lo más fina que puedas. Mezcla bien en un cuenco el atún escurrido, la cebolla, mahonesa, el zumo de limón, un poco de sal y pimienta recién molida.
   Divide la mezcla en cuatro y ponla encima de la mitad del pan de molde. Reparte y tapa con las otras cuatro. Divide cada sandwich en dos.
   En un plato hondo bate los dos huevos, añade la leche, un poco de sal y mezcla todo bien. Moja cada sandwich por los dos lados y ponlos en una sartén con un poco de mantequilla, a fuego no muy fuerte hasta que estén dorados por los dos lados.
   Se pueden acompañar de patatas fritas o si se quiere hacer más ligero, de una ensalada.

Notas:
   Como otras muchas semanas nos encontramos con un plato que es de lo más sencillo. Pero como siempre digo, tengo que dar uso a las fotos que voy haciendo mientras que elaboro la receta, verdad?
   Mi consejo es, como he dicho más arriba, que la cebolla vaya muy picada, de esa manera se repartirá en todo el sandwich y no hará que los bocados tengan un sabor extremadamente fuerte. Con respecto al atún, en los ingredientes especifico que el peso de 200 gr. es ya escurrido del aceite, por lo que al comprarlo debéis sumar el peso escurrido que pone en las latas. De mahonesa son dos cucharadas bien colmadas, por si no disponéis de peso.


   Con la cantidad de relleno tendréis para cuatro sandwich. Lo mejor es repartirlo primero entre ellos y después extender, de esa forma todos llevarán más o menos la misca cantidad. Os aseguro que aunque en un principio parezca poco, no es así, puesto que sacia bastante.


   El rebozado en la mezcla de la leche y huevo es lo que las abuelas solían denominar un "pa'llá y pa'cá", es decir, no hay que dejarlo dentro, ya que el pan cogería exceso de líquido. Normalmente lo que yo hago es empapar los sandwich que entran en la sartén. Y mientras que esa tanda se va haciendo, voy empapando los siguientes.


   La siguiente foto la pongo tan sólo por un motivo, para que veáis más o menos la cantidad de mantequilla que pongo para dorar estas ricuras de sandwhich. No tiene más misterio...


   Por supuesto que también se pueden preparar en una plancha, además tendría una ventaja, que se podrían hacer todos de golpe!!.

Apuntes:
   Y ahora diréis muchos... Vamos, vamos, una semana para poner un triste sandwich de atún, está mal de la cabeza la padawana!!! Pero es que no todo van a ser platos con una elaboración larga, hay que meter de vez en cuando cosas que pueda hacer un niño casi sin complicaciones.
   Pero para que veáis que soy buena y si habéis llegado leyendo hasta aquí, os diré otro sandwich con nombre propio, que se hace siguiendo los mismos pasos, el "Monte Carlo". Es muy sencillo, se untan de mostaza suave dos rebanadas de pan de molde, y se ponen un par de lonchas de jamón de York, un par de lonchas de queso Gruyère y un par de lonchas de pechuga de pavo. Se cierra a modo de bocadillo, se mezcla en la leche y huevo (recordad que van juntos) y se hace a la plancha con mantequilla hasta que está dorado. El queso se derretirá un poco y está buenísimo!!!

   Y hoy no me voy a enrollar más, que tengo un montón de cosas que hacer!! Por cierto, antes de despedirme una preguntilla, es que no me decido por la receta del domingo que viene, no sé si poner la de cómo hacer kebab casero (ya está aquí) o la del pollo frito estilo Kentucky (aquí se puede ver ya). Si me ayudáis a decidir os lo agradecería. Sí os digo que las dos están muy ricas!!!

   Os dejo, que se me quema la crema de zanahoría que estoy haciendo y eso sería un error imperdonable después del rato que me he tirado partiendo verduras!!!


Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!


lunes, 3 de marzo de 2014

Migas extremeñas


Ingredientes:
- 2 kg. de pan.
- 1 litro de agua.
- 1/2 litro de aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
Acompañamiento:
- Torreznos.
- Ajos.
- Chorrizo.
- Guindillas.
- Sardinas.
- Melón.
- Miel.
- Leche.
- Aceitunas.
Elaboración:
   Lo primero que tienes que hacer para preparar este plato es rebanar las migas. Lo puedes hacer al modo tradicional, es decir, con panera y con un cuchillo bien afilado, partiendo lasquitas de pan, o en plan "moderno", a tropezones o con máquinas que te piquen el pan.  
   En una sartén grande pon a calentar el aceite, fríe los ajos y aparta, puesto que serán una parte del plato de hoy. Añade a la sartén un puñado de pan rebanado, que hará que la temperatura del aceite baje y no se nos queme el resto. Cuando hayan tomado un ligero color dorado (serán los "tostones"), echa con mucho cuidado unos 300 ml. de agua, la sal y mueve para que se disuelva. Añade el resto del pan que tienes rebanado y echa, ayudándote de la paleta, el resto del agua por encima a modo de lluvia. Aplasta un poco todo el conjunto y deja unos segundos para que se empape el pan. Y ahora viene el trabajo de preparar las migas. Tienes que ir aireando el pan, moviendo continuamente, para que se vaya haciendo a la vez que pierde el exceso de humedad, aunque también debes ir "picando" las migas para que se vayan soltando. Todo esto se tiene que hacer a fuego no muy fuerte, para que las migas no se te quemen.
   Cuando con la paleta cojas un poco y al moverla veas que las migas caen sueltas, es que están listas y ya pueden ir al plato.
   Y todo lo que voy a contarte ahora, lo debes hacer antes de preparar las migas, ya que una vez que las tengas listas, se deben comer para que no se enfríen:
   Las guindillas es preferible freírlas en un aceite que no esté caliente, de ese modo te quedarán crujientes. Debes ir dando vueltas para que se hagan por todos los lados.
   El chorizo también es recomendable freírlo en aceite que no esté muy caliente, de esa manera no romperá.
   Por el contrario, los torreznos o la panceta es preferible hacerlo a fuego fuerte, así quedará bien hecho y un poco tostadito.
   A las sardinas se les quita la tripa y la cabeza, se enharinan y se fríen a fuego moderado, aunque si puedes hacerlas a la lumbre, estarán mucho más ricas.
   Cuando quede poca cantidad de migas en el plato puedes añadir un poco de leche, que es lo que se conoce como "migas canas".
   Y por supuesto, puedes acompañar toda la comida mojando la cuchara en una puntita de miel y cogiendo después las migas.

Notas:
    Con las cantidades que pongo arriba, comen unas ocho personas, por lo que, tanto si sois más como si sois menos, tan sólo hay que "echar la cuenta" y amoldar los ingredientes a los que os juntéis a comer.
   Las cantidades son aproximadas, ya que dependiendo del manejo que tengáis con la paleta, puede que admita un poco más de agua, pero para principiantes, con la cantidad que pongo puede ser suficiente.
   El plato de hoy es uno de los más sencillos a la hora de elaborarlo, pero de los más complicados hasta que le coges el truquillo de los ingredientes y "remeneos"...
   Migas hay tantas como sitios dónde se elaboran, en algunos sitios las preparan en el mismo aceite en el que han frito todos los ingredientes, por lo que quedan rojitas por la grasa que suelta el chorizo. En otros añaden pimentón, por lo que igualmente quedan unas migas "colorás". En mi casa y en mi pueblo en general, los acompañamientos de las migas, excepto los ajos y las guindillas, se fríen en una sartén aparte y se sirven como guarnición. Aunque hay gente a la que le gusta mezclar todo con las migas. Ya lo dejo a vuestra elección.

   Si queréis ver la forma de hacerlas con más detalle pinchando aquí veréis un vídeo en el que lo explico, espero que os guste!!

Apuntes:
   Espero que os animéis a preparar este rico plato de migas, ahora que aún no ha llegado el calorcito, porque con las temperaturas muy altas no es que sea un plato que apetezca mucho, aunque yo lo como en cualquier época del año, para qué os voy a engañar...

   Qué tal vuestro fin de semana?? El mío ha sido un poco diferente, porque hemos hecho una pequeña quedada unas amigas de Facebook. A diario estamos en contacto en esa "oficina" virtual, pero un día, de rebote, cuando una me preguntó dónde comprar unas especias que necesitaba para hacer el pollo tikka masala le dije el sitio perfecto para hacerlo y cuando me dijo el día que iba a ir, le dije que contase conmigo, porque tenía que ir a por unas especias que me faltaban... Claro, no iba a ser yo sola, los otros tormentos de Madrid también se apuntaron y por fin llegó el día 1 de marzo!!!
   Habíamos quedado en Callao, 12:00 horas Zulú, llovía, sí, menudo día que amaneció, pero allí estaban Mayte y Loreto cuando salí de la boca de metro. Sandra ya había avisado que solía ser tardona y llegó con un retraso de unos diez minutillos, pero y mi Bea?? Llegó 40 minutos tarde!! Madre mía el frío que pasamos esperando!!! Eso sí, creo que le recordamos tantas veces su tardanza, que ya tuvo su castigo.
   Aunque la quedada era por dos motivos, el primero conocernos en persona y el segundo llevarles a la tienda de Yuli para que conocieran la que yo considero la mejor tienda de especias de todo Madrid, antes fuimos a otro sitio, porque yo necesitaba un aparatejo para marcar pasta fresca, este en concreto:


   El nombre de la tienda no lo digo, no por nada, si no porque muchas de las cosas que allí venden se encuentran más baratas en otros sitios, y no está la cosa para tirar el dinero... Lo iba a estrenar el sábado, pero al final llegué a casa a las mil y la cena fue una lasaña que ya estaba hecha, porque no eran horas de ponerse a cocinar, por lo que está esperando a ser estrenado!!
   Y en la tienda de Spicy Yuli, bueno, mejor ni hablar, porque estuvimos de reloj dos horas y media!!! Qué paciencia tuvo la pobre, aunque su marido Beto también nos tuvo que aguantar las tonterías, porque estábamos todas con el pavo en lo alto. Normalmente cuando yo voy, compro mis especias, charlo un ratito y después ella se queda atendiendo a los clientes que allí siguen, pero este viaje íbamos dejando pasar a la gente que llegaba para que no tuvieran que esperar... Y menos mal, porque yo ya no podía del hambre que tenía, por lo que no me puedo imaginar si los otros hubieran aguantado tanto!!!


   Ahí una fotino que resume el día. Los de abajo son Beto y Yuli, no os asustéis de la foto, pero el señor marido tiene gracia para aburrir!! En otra aparece Sandra pendiente de las explicaciones de Yuli, porque esa noche tenía que preparar una cena y le marcaba las directrices a seguir (Yuli, si lees esto tranquila, que la cena se aplazó para el sábado que viene). Comimos en una hamburguesería que tiene carnes exóticas, como bisonte, cebra, y algunas más, pero me han quitado mi favorita, la de avestruz, cachis!!. Y ya a última hora, nos tomamos un café de despedida, que se suponía iba a durar poco, por eso le dije a mi chico que se viniera ya para el centro y terminó alargándose hasta las 10 de la noche, por lo que los maridos de algunas de ellas se pusieron un tanto nerviosos al no llegar a casa a las siete, que es cuando se supone que iban a llegar. Claro, que culpa de ese nerviosismo era porque las dos, Loreto y Mayte se quedaron sin batería en el teléfono y no estaban localizables... Mujeres!!!

   Después de todo esto, ayer lo único que me apetecía era estar tirada en el sofá, por eso la receta ha tenido que esperar a hoy. Ahora queda que a Yuli se le olvide esta visita con las amigas de "oficina" y que me vuelva a dejar entrar en la tienda, que estoy sin curry ayurvédico!!! Nota para esta quedada?? Un diez y con ganas de volver a repetirla, porque ha estado genial!!!

   Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!