lunes, 27 de mayo de 2013

Manga gitana


Ingredientes:
- 5 huevos.
- 146 gr. de azúcar.
- 146 gr. de harina de repostería.
Elaboración:
   Lo primero que debes hacer es tamizar la harina, para que no haya grumos y quede más suelta a la hora de incorporarla.
   Pon en un bol las cinco claras y bátelas a punto de nieve. Cuando estén bien firmes añade las cinco yemas y vuelve a batir bien. Incorpora el azúcar batiendo hasta que no notes el azúcar, es decir, hasta que esté bien disuelta y cuando lo tengas, añade la harina poco a poco, mezclando con mucho cuidado para que no se baje.
   Una vez que tengas la masa lista, que debe ser como una cremita ligera, échala en la bandeja, a la que previamente le debes poner un papel para hornear (también puedes untarla con mantequilla y espolvorear con harina), alisa con una espátula si hiciera falta e introdúcela en el horno a 180º unos 12-15 minutos, hasta que tenga un color dorado no muy fuerte. Verás si está lista metiendo una brocheta de madera en la masa. Debe salir limpia!!
   Cuando esté lista vuélcala sobre una tela, quita el papel de horno y envuélvela sobre ella misma ayudándote del paño. Mientras que enfría déjala tapada. Una vez que haya perdido el calor, ábrela y rellena de lo que más te guste, volviendo a enrollar.

Notas:
   Es una receta sencillísima y que da muy buenos resultados, sobre todo por la cantidad de rellenos que se pueden poner. Antes de que se me olvide os digo que si se le quita el azúcar y se añade sal admitirá rellenos salados.
   Antes de que se me olvide os digo las dimensiones del molde que yo utilizo para hacerlo, es de 38 cm. por 25 cm. y de profundidad tiene 1'5 cm..
  
   Os muestro en la foto los pasos a la hora de elaborar la masa, que aunque no tiene complicaciones, siempre viene bien ver.


   No hay dificultad, verdad?? Pues os pongo otra foto con la otra parte de la operación, es decir, cuando la tenemos lista y la sacamos de la bandeja...


   Es importante que la enrolléis cuando está caliente y sin relleno, para que así no parta. Si no la queréis enrollar sobre una tela o paño de cocina se puede hacer también sobre un pliego de papel de hornear: Yo lo hago sobre una tela porque es más porosa que el papel, pero eso va en gustos.

   Y ahora el tema del relleno... Mi abuela, bueno, casi todas en mi pueblo, rellenan la manga gitana de mermelada, normalmente de melocotón y las más atrevidas de fresa, jejejeje... Pero admite mil rellenos, puede hacerde de nata montada,  de trufa (pincha aquí para ver la receta), también de crema pastelera (podéis ver aquí la receta, y de paso la tarta de manzana en la que la tengo), o como yo he hecho en este caso, de tiramisú, aunque tengo la receta en el blog (está aquí), está un poco modificada, ya que en este caso no va por capas, aunque seguro que vosotros sabéis como prepararlo, no??

Importante: Si la vais a rellenar de mermelada se puede hacer en caliente, pero si es alguna crema debéis hacer el paso de enrollarla en vacío y después abrir, rellenar y enrollar, no se os olvide!!!

   Estoy pensando que puede que nunca lo hayáis hecho, por lo que os contaré un poco por encima la forma de hacerlo. Aunque ya me dijo un italiano que cometía un fallo gordísimo añadiendo nata, a mi me gusta como queda... Al lío!!!
   Es muy fácil, tres yemas y 75 gr. de azúcar al baño María, ir moviendo hasta que veamos que cambia de color. Tres cucharadas de Amaretto, vino de Marsala o brandy (a elegir) y a mover hasta que veamos que espesa, cuando lo haga se deja enfríar. Se añaden 250 gr. de queso mascarpone poco a poco y se va mezclando. Se añade una clara de huevo batida a punto de nieve y por último 150 gr. de nata montada. Se pincela la manga con café, al que habremos añadido un poco del licor con el que ayamos decidido hace el tiramisú y se pone el relleno, extendiéndolo por el bizcocho. Cuidadito con pasarse o se saldrá por todos lados!!!


    Foto rápida de dos mangas gitanas distintas, una de tiramisú y otra de mermelada de frutos rojos...

     
Apuntes:
   No puedo dejar de decir que este finde lo he pasado en el pueblo y adivinad lo que me había preparado María (una amiga) cuando he llegado... Una manga gitana de las grandotas!!! Mirad el corte que tiene...


   Nos ha venido muy bien para los desayunos del fin de semana, eso sí, tengo que decir que la que ha sobrado ha ido a Sevilla en el coche de mi hermana, porque le encanta!!!

Os dejo las recetas de mi abuela y de María, por si os apetece hacerlas del tamaño de la bandeja del horno:
   La receta de María es: 12 huevos, 300 gr. de azúcar, 300 gr. de harina y un sobre de levadura, la forma de hacerla es la misma que os he explicado con la "pequeña", pero debéis añadir la levadura a la harina para que vayan bien mezcladas.

   La receta de mi abuela es: 12 huevos, 350 gr. de azúcar y 350 gr. de harina, sin levadura ni nada.

   Yo no la hago tan grandota, porque como ya he dicho muchas veces en casa somos dos y prefiero hacerla más pequeñita. Como veréis mi receta es la de mi abuela pero dividiendo cantidades. Lo mejor de todo es que se puede hacer de distintos tamaños, tan solo es amoldar las cantidades de azúcar y harina a los huevos que queráis utilizar.

   Y hablando de otra cosa, ya está decidido el menú de la boda de mi hermana, nos reímos bastante, porque ella se empeñó en poner una cosa, aunque el novio quería otra, pero la enana tiene una cosa clara, la que se casa es ella y el novio va para acompañar, jejejejeje... Pobrecito, anda que no le queda nada... No os puedo poner fotos porque se supone que debe ser sorpresa, eso sí, una cosa tengo clara, yo con hambre no me quedo... Mi padre dice que es una barbaridad de comida, pero la mitad de los que van a la boda son gallegos y esos comen mucho!!! Sí puedo decir que no habrá marisco, pero es que Extremadura no es famosa por sus gambas, no creéis??

   El finde ha estado genial, porque además el tiempo ha acompañado (ya es hora de que se empiece a entonar) y ha habido hasta baños!!


   Ahí tenéis la prueba del delito... Mi sobrino saliendo del agua, mi cuñado y novio en el borde de la piscina y mi hermana al fondo comprobando luces y cosas que utilizaremos para adornar el patio ese finde, porque no va a ser solo el día "D", no??

Ya os iré contando, ahora voy a sacar la ropa de la maleta y a preparar la comida, que voy tenendo hambrecilla...

Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!


lunes, 20 de mayo de 2013

Ternera con zanahorias


Ingredientes:
- 1 kg. de ternera.
- 250 gr. de champiñones.
- 500 gr. de zanahorias.
- 250 gr. de bacon.
- 1 cebolla.
- 4 cl. de brandy.
- 25 cl. de agua.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
- Pimenta negra molida.
- Tomillo.
- 2 hojas de laurel.
Elaboración:
   Pica la cebolla todo lo pequeña que puedas, las zanahoria las partes en rodajas, los champiñones en trozos (yo los parto en seis) y el bacon en tiras.
   Pon aceite en una olla y rehoga la ternera hasta que esté dorada.  Cuando la tengas añade las zanahorias y la cebolla, dale unas vueltas para que se hagan un poquito, haz lo mismo con el bacon y por último añade los champiñones. Rehoga todo el conjunto unos minutos. Salpimenta todo y añade el brandy, moviendo un poco hasta que se evapore el alcohol. En es momento incorpora las hojas de laurel, el tomillo y añade el agua. Tapa la olla y deja cocer todo una hora más o menos, a fuego lento, hasta que la ternera esté tierna.
   Si quieres puedes acompañar el guiso con un arroz cocido o incluso con cuscus, eso lo dejo al gusto.

Notas:
   La receta de hoy no tiene mucha complicación, verdad?? Os voy a enseñar una foto con alguno de los ingredientes para que veáis el tamaño...


   Como podéis ver, las tiras del bacon las parto al medio y después en trocitos, así no se quedan muy grandes. La ternera si la queréis más pequeña también quedará bien, pero ese tamaño queda genial. Por cierto, cuidado con la calidad, porque hay terneras que parece que solo se alimentaron de agua por la cantidad de líquido que sueltan y eso hará que en vez de rehogarse se cueza...
   Los champiñones si queréis se pueden cambiar por setas, yo lo hago a veces, pero el día que fui a comprar para preparar el plato no había setas de mi gusto.
   Importante que de vez en cuando vigiléis el guiso, no se vaya a quedar muy seco, aunque si la olla está bien tapada no debería...

Apuntes:
   Por fin!!! Por fin!!! Ya tengo el traje para la boda de mi hermana!!! Qué trabajito me ha costado encontrar uno... Eso sí, ya tiene nombre, porque le mandé unas fotos a la simpática novia, para que me dijera el que le gustaba más y le gustaron todos menos el que me gustaba a mi... El traje se llama "mojón", porque dice que es aburrido y más simple que el agua de los milagros... A que es simpática la niña??. Ya os lo enseñaré, que ahora tengo tanto frío que no se me ocurre quitarme la "batamanta" para enseñarlo... También tengo zapatos y bolso, ahhhh y otro vestido extra que le he sacado a mi querida madre (es una bendita), al que ella también le ha puesto nombre, "la vaca", por los colores y dibujos que tiene... Para ese necesito un poco de color en la piel, porque ahora mismo da penilla...

   Un momento, que voy a tender la ropa de la lavadora, que después sale con muchas arrugas....

   Ropa en el tendedero!!! Pues listo, ya está todo, a falta de un cinturón para el traje de mi chico, que por cierto, está guapo a rabiar con lo que se ha comprado, hombre, no solo va a estrenar la novia ese día, verdad??

   Ya no queda nada, el día 15 de junio pasa a ser una mujer casada. Este finde toca ir al pueblo, para ir ultimando detalles, mesas, preparativos para la comida familiar del día siguiente, cosillas y detalles que ese día deben estar todos bien atados, eso sí, una caldereta extremeña va a caer y espero que no se me olvide hacer una foto, porque es lo único que me queda para poder publicarla, ya que todas las veces que la he preparado se me ha ido el santo al cielo y nunca le he hecho fotos!!!

   No me entretengo más, voy a ponerme un rato los zapatos de la boda, que aunque son comodísimos no quiero disgustos ese día...

Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!

lunes, 13 de mayo de 2013

Salmón a la pimienta verde


Ingredientes:
- 4 rodajas de salmón.
- 100 gr. de mantequilla.
- 150 gr. de cebolla.
- 1 cucharada de pimienta verde fresca.
- 25 cl. de nata.
- 6 cl. de brandy.
- 14 cl. de zumo de naranja.
- Sal.
Elaboración:
   Sofríe la cebolla cortada en brounoise (chiquitina) en la mantequilla. Salpimienta el salmón y añádelo a la sartén. Deja unos minutos por cada lado para que se cocine. Cuando veas que está añade el brandy y flamea hasta que se queme el alcohol. Saca el salmón a un plato y reserva.
   En esa misma sartén añade la pimienta verde junto con la nata y deja a fuego lento hasta que espese. Por último añade el zumo de naranja, deja unos 5 minutos para que los sabores se unan y la salsa ligue.
   Pon en un plato el salmón y rocía por encima la salsa.

Notas:
    Aunque en principio os parezca mucha mantequilla es la justa para la receta. No, esta vez no vale hacerlo con aceite de oliva, y no es un capricho...
   Lo mejor es que lo hagáis todo a la vez, aunque necesitaréis una sartén o una olla con bastante base para poner las cuatro rodajas de salmón (yo es que normalmente cocino solo para dos, jejeje...). Cuando saquéis el salmón de la sartén lo mejor es que lo tapéis para que se mantenga caliente mientras que se hace la salsa. Yo lo hago con la tapadera del microondas.


   Importante, no olvidéis apagar la campana extractora cuando vayáis a flamear el salmón, eso hará que evitemos posibles disgustillos...
   La medida de la pimienta verde es una cucharada colmada. Si os apetece podéis poner más o menos, eso va en gustos, a mí es que me gusta cargadito, porque al masticarla te da mucha frescura.
   La nata por supuesto que es la de cocinar. Normalmente los brick traen 20 cl., pero los botes de plástico de President traen justo la medida, lo que viene genial para no quedarte con botes abiertos. Eso sí, de las dos que hay utilizo la del bote verde, que la otra (la del azul), como diría mi primo Ismael, "es mazo espesa"!!!

Apuntes:
  Pues mira, sí, la receta estaba casi lista para publicar ayer, pero me lie y mucho... Os cuento, ayer, ya que los domingos abren casi todo en Madrid, aprovechamos para ir de compras, un traje, mi chico necesitaBA (no os hacéis una idea de lo que me gusta utilizar el verbo en pasado) un traje para la boda de mi hermana pequeña, que pasa por el altar el mes que viene y claro, tocó ir a buscar uno... Para empezar diré que el gen ese que, según dicen, llevamos las mujeres YO NO LO TENGO!!! Odio ir de compras!!! Después de probarse mil trajes conseguimos que uno quedase perfecto... Señores del textil, por favor, haced tallas en las que los pantalones y la chaqueta se correspondan!!! Increible, porque para que el pantalón de algunos trajes quedasen bien tenía que tener una cintura como la de una avispita y gracias a Dios no es el caso. Unas chaquetas eran de corte italiano decían los dependientes cuando decía que le apretaban en la zona de "la sisa"... La cara de sufrimiento del churri era un espectáculo... En fin, que me enrollo, al final dimos con el traje perfecto, le quedaba todo clavado!!! Ahora solo queda camisa, corbata y zapatitos... Me temo que habrá que sufrir otra jornada de tiendas...

   Llegamos a casa, ducha y como solo llevávamos en la calle desde la una del mediodía y eran las siete, pues dijimos de dar un paseo hasta la pradera de San Isidro, que para eso estamos en fiestas... No conocía yo el vicio que hay aquí por los entresijos y las gallinejas... De eso no comentaré nada, pero sí diré... Puaggggg...
   Nos dimos un buen paseo viendo el ambiente y tal vez repitamos el día 15, que para eso es San Isidro y ya que no puedo ir a mi pueblo, estaré en Madrid disfrutando de la fiesta!!! Os enseño alguna fotillo del paseo de ayer...


   La fuente, ainsss, la fuente... Yo iba con idea de cumplir la tradición y beber del agua que de ahí sale, pero me encontré con un pequeño problema y es que casi todos bebían de los mismos vasos!!! Perdón, pero es que así yo no puedo. Y para colmo una mujer que salía de allí iba diciendo :"es un agua dura y está calentorra", lo que hizo que ya se me quitasen las ganas del todo. Eso sí, ni colas ni nada, aunque imagino que el mismo día de San isidro no será igual. Y el olor, pues no es a las ferias que yo conozco, porque os prometo que el olor de las frituras esas de las gallinejas y entresijos tapaban el olor de las brasas de algunos sitios. Cuando llegamos estaba empezando a ambientarse todo. Imagino que el día 15 eso estará llenísimo, pero nosotros aún tenemos que decidir si vamos o no...


   De lo que sí me quedé con ganas fue de comprar unas rosquillitas del santo, ahora me va a tocar hacerlas en casa!!! Rosquillas listas y rosquillas tontas... Cuáles os gustan más?? Eso sí, de las listas he visto que las hay ya de mil sabores. También nos dimos un paseo por la zona de las atracciones, yo hubiera montado en la noria, más que nada por sacar alguna foto desde arriba, pero mi chico no se animó y sola como que no. Eso sí, en el aparatejo ese que da vueltas desde luego que ni se me ocurre!!! Va muy deprisa, muy alto, da muchas vueltas... Qué miedo!!!

   Y eso es lo que ha dado el fin de semana de sí, la historia del sábado no la voy a contar, porque se juntaría esta receta con la del domingo que viene y ya bastante retraso llevo!!!

Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!
 

domingo, 5 de mayo de 2013

Zanahorias aliñadas



Ingredientes:
- 500 gr. de zanahorias (ya limpias).
- 25 gr. de ajos.
- 4 gr. de comino en grano.
- 1 gr. de orégano.
- 6 cl. de vinagre de vino blanco.
- 6 cl. de agua.
- 2 gr. de sal.
- Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración:
   Lo primero que hay que hacer es poner a cocer agua en una olla. Mientras que se calienta vas a ir cortando las zanahorias en rodajas  de un centímetro más o menos. Una vez que empiece a hervir, añade un poquitín de sal y las zanahorias. Debes empezar a contar cinco minutos desde que empiece a hervir de nuevo el agua. De esta forma no te quedarán muy blandas, pero tampoco te va a costar masticarlas.
   Mientras que cuecen las zanahorias prepara el aliño. En un mortero debes poner los ajos pelados y partidos en dos o tres trozos cada uno, el comino en grano y el orégano junto con la sal. Machaca hasta que se haya hecho una pasta y añade el vinagre y el agua, remueve y reserva.
   Cuando las zanahorias estén en su punto escúrrelas y ponlas en un cuenco. Aún en caliente añade el aliño y mueve bien para que se mezcle todo. Cuando enfríe ponlo en un tupper y déjalo reposar en el frigorífico al menos un día, para que las zanahorias cojan el sabor del aliño.
   Cuando lo vayas a servir ponlo en un plato y añade un chorro de aceite de oliva, rectificando de sal si fuera necesario.

Notas:
    Empezaré aclarando lo de las cantidades, seguro que hay gente que no se ha comprado todavía la báscula de precisión y a ellos les dedico estas fotos, jejejeje... Como veis, de comino es una cucharadita "de café" y de orégano es una cucharada y media. La cantidad de sal no la pongo, porque ya he dicho muchas veces que un gramo de sal es el equivalente a "una pizca" de las de nuestras madres o abuelas, es decir, la cantidad que coges con el dedo corazón, índice y pulgar.


      No hace falta que explique la forma de machacar en el mortero, pero sí os enseño como queda la mezcla de los ingredientes. Por cierto, los seis centilitros es algo más de la cantidad que entra en esas botellitas pequeñas de licores que te tocan en la feria al tirar con las escopetillas, jejeje...


   Y poco más... Bueno sí, el tema del ajo!!! La cantidad la pongo en gramos porque el tamaño entre unos y otros varía bastante en algunas ocasiones, por lo que prefiero orientaros en peso, aunque suelen ser cuatro o cinco más o menos. Si os gusta más suave siempre le podéis quitar un diente o dos, eso ya lo veréis vosotros. Y cuando lo vayáis a servir no olvidéis el chorrito del aceite de oliva y como ya he dicho, rectificar de sal si fuera necesario.

Apuntes:
   Empezar diciendo que esta no era la receta que tenía pensada para hoy, pero por mi mala cabeza he tenido que cambiar el orden, poner hoy esta y dejar la otra para el mes que viene... Sí, después de comprar unas judías que necesitaba para hacer el plato no las puse en agua un día y otro y otro... Diosssss, es sábado y no lo tengo!!! Pues a cambiar!!! He aprovechado que tenía unas zanahorias en el frigo para esta receta... A mi chico le encanta!!!

   La verdad es que esta receta no se hacía en mi casa, la conocí cuando fui a vivir a Sevilla, hace ya muchos años y me gustó tanto que la incluí en mi recetario. Es un plato muy agradecido en las fechas que llegan en nada, el verano!!! Esto con una cervecita está de vicio, os lo aseguro. Espero que os animéis a prepararlo.

   Un momento, que os dejo un ratín para comer y en nada termino esta entrada... Ya he comido!!! Bufff, hoy ha tocado patatas huevos y gulas... Estoy que no me puedo mover, por lo que os voy a dejar para ver si hago la digestión tranquilita en el sofá... Ya veremos si salimos después a dar una vuelta o no.

   Por cierto, os he contado que ayer me compré una falda?? Sí!!! Yo, una falda, eso sí, larga hasta los pilreles, ya os la enseñaré un día de estos... Y no me enrollo más, pendiente queda la receta que en teoría iba esta semana, pero que como ya he dicho antes, por mi mala cabeza ha sido imposible!!!

       Nos vemos en siete días... Feliz semana a todos!!!